Matrimonio de primera Capítulo 275: No la perturbes.

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 275: No la perturbes.

La novela Matrimonio de primera Capítulo 275: No la perturbes. del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 275: No la perturbes., su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 275: No la perturbes. y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

Noela se dio cuenta de qué acababa de decir cuando terminó.

Noela tenía un poco genio. Aunque Apolo estaba muy enojado, no le haría nada a ella. Pero Delfino lo haría.

Delfino no tenía piedad por ella.

Noela mordía los dientes, y se arrepentía un poco de que lo hubiera dicho.

-Dime otra vez.- Efectivamente, en el momento siguiente, escuchó la voz sombría de Delfino.

Noela no se atrevía a repetirlo.

Ella realmente se preocupaba por ser arrojada desde aquí por Delfino después de repetirlo.

En este momento, la puerta de la oficina se abrió de golpe por alguno desde el exterior.

Mirando hacia atrás, Noela vio a Apolo que estaba fatigado y sudoroso.

Parecía que vino apresuradamente porque estaba muy cansado y jadeando, y su cabello estaba desordenado.

Cuando vio a Noela, caminó hacia ella rápidamente y jaló directamente a Noela detrás de sí mismo. Su tono tuvo un poco acometividad, -Delfino, sé que te inquietas porque Yadira se ha ido. Di todo lo que quieras. Pero, ¿por qué encuentras a Noela?-

Apolo conocía muy bien el temperamento de Delfino.

Al Yadira irse, Delfino estaba en un estado de controlar el enfado, y si alguien lo provocó, le trataría muy malo.

La relación entre Yadira y Noela era buena, naturalmente Noela apoyaría a Yadira y ayudaría a Yadira, y además, ella era una persona franca, por eso sin duda provocaría a Delfino.

Si él no hubiera escuchado que Delfino había buscado a Noela, no sabría lo que sucedería hoy.

Delfino miró a Apolo por un tiempo, y Apolo se asustó un poco. Por eso Delfino bajó los ojos ligeramente para cubrir las emociones, y dijo indiferente, -La encuentro para preguntar algo sobre Yadira.-

Al ver que Delfino no estaba muy enojado, Apolo dijo razonablemente, -Yadira es tu esposa, pero Noela no, por qué quieres saber lo de tu propia esposa a través de preguntar a los demás?-

Apolo tenía razón, pero también parecía no tener razón.

Pero dejó que Delfino se estremeciera.

Él parecía que no sabía realmente mucho sobre Yadira.

Al principio Delfino había mandado investigar la información de Yadira, por eso sabía su situación familiar y que ella quería ser guionista, pero no parecía saber nada más.

Después de un rato, Delfino dijo en voz bajo, -Salid.-

Su voz no era alta, y no había emociones obvias en ella, pero nadie se atrevió a opinar.

Apolo salió rápidamente tirando a Noela.

Noela luchó por un momento, pero Apolo no solo no la soltó, sino que la tiró con más fuerza.

-¿Quieres ser arrojada por Delfino?- Susurró a Noela.

Noela lo miró con enojo, y le dio una patada en su pierna.

Apolo se sintió muy dolorido, pero no podía hacerle nada a Noela.

Fuera de la oficina, los dos lanzaron un suspiro de alivio apoyando en la puerta,

Después de un rato, apolo giró la cabeza para preguntarle a Noela, -¿Sabes dónde está Yadira?-

-No sé.- Noela resopló, -No te lo diré aunque lo sepa, ningún hombre es bueno.-

Antes, ella pensó que Delfino era una buena persona, pero no esperaba que al final la cosa se convirtiera en así.

Era imposible que Yadira empujara al abuelo Alejandro, ya que ella no era una tonta.

-Los hombres son tan malos. Si el jefe no comprometiera a Yadira a la situación desesperante, ¿ella escaparía?- Noela se quejó a Apolo.

-¿Qué significa que los hombres somos tan malos?- Apolo giró la cabeza y miró a Noela con los brazos cruzados, -¿A qué Delfino compromete a Yadira? Las cosas de la familia Dominguez son demasiado complicadas, y no puedo dejarlo en claro en corto tiempo. Delfino no le dejará tener ningún accidente aunque Yadira no escape.-

Noela contestó riendo fríamente, -¿Entonces, Yadira debería dar la vida a Delfino? ¿Debido a que él le dice que no le dejará tener ningún accidente?-

Apolo se quedó sin voz.

Noela rio fríamente, dio media vuelta y se fue.

Apolo estaba de pie en el lugar, y angustiado se arrancó el pelo.

Después de saber que Delfino dejó venir a Noela, se puso nervioso y tenía miedo a que a Noela le pasara algo.

Resultó que Noela estaba bien, pero él estaba muy mal.

Se había convertido en un deseo que él quisiera hablar con Noela apaciblemente.

*

En la oficina de Delfino.

Estaba completamente silenciosa después de que salieron Noela y Apolo.

Delfino caminó lentamente hacia el sofá para sentarse, apoyándose en el sofá, y toda la persona se veía muy cansada.

Yadira era una persona obstinada y persistente.

Ella podía tolerar a la familia Dominguez durante tantos años, y también tenía la perseverancia y paciencia para jugar a las escondidas con él.

Si Delfino la buscaba, ella se escondería.

Tal vez ella ya había pensado en una nueva ruta de escape.

Al pensar en esto, Delfino no podía evitar burlarse.

Yadira y él realmente eran similares al estar en tal situación.

Los dos personas eran obstinadas y persistentes.

Durante este tiempo, los dos estaban en un punto muerto.

Al ver a Yadira infeliz, Delfino no se sentía bien.

Sin embargo, el asunto del abuelo Alejandro implicaba mucho, por eso incluso él no se atrevía a actuar precipitadamente. Tenía miedo de que Yadira sufriera la misma consecuencia que el abuelo Alejandro después de saber la verdad.

Una vez que una persona tenía debilidad, se volvía con mucha prudencia.

Después del accidente del abuelo Alejandro, Delfino se volvía muy pasivo, ya no podía tomar la iniciativa de investigar el asunto de su madre, ni podía devolver directamente la inocencia a Yadira.

Tal vez lo que Yadira se fue fuera una cosa buena.

Él ya no necesitaba preocuparse tanto, y podía hacer sus propias cosas.

Alguien llamó a la puerta.

-Adelante.- Delfino se sentó derecho, y la expresión de la cara se volvió a la indiferencia. 

-Señor.- Xulio entró.

-Hemos encontrado a la señora Yadira.- Xulio caminó hacia a Delfino, ligeramente inclinado, y dijo respetuosamente.

Xulio creía que Delfino mandaría directamente traer a Yadira de vuelta al escucharlo.

Pero, Delfino estaba quieta y no dijo nada durante mucho tiempo.

Xulio inclinó la cabeza, observó cuidadosamente la reacción de Delfino, y descubrió que no había emociones especiales en la cara de Delfino como si solo estuviera pensando algo.

-¿Dónde?- al final Delfino preguntó.

-Sídney.- Xulio agregó, -Pero ella debería mudarse a otro lugar de inmediato, si enviamos a alguien ahora...-

-No la perturbes.- Sus palabras no terminaron, y fueron interrumpidas por Delfino

-¿Qué?- Xulio sospechaba de que escuchó mal.

Según lo que Xulio conoció de Delfino, Delfino debería volar a Sídney ahora mismo para traer a Yadira de vuelta.

Sin embargo, le oyó a Delfino decir “No la perturbes”.

Xulio confirmó de nuevo y preguntó, -Señor, ¿quieres decir que no es necesario enviar a alguien a recoger a la señora Yadira?-

-No.- Delfino afirmó.