Matrimonio de primera Capítulo 278: Realmente siento simpatía por ti

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 278: Realmente siento simpatía por ti de Gato volador

En Matrimonio de primera novela Capítulo 278: Realmente siento simpatía por ti autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 278: Realmente siento simpatía por ti en readerexp.com

En aquel entonces ella estaba cruzando la calle con el semáforo en verde. Xulio se asomó y miró, y descubrió que lo que decía Delfino era un montón de personas que estaban detrás de Yadira en la foto.

Echó un vistazo, y Xulio no descubrió nada mala.

Xulio dijo seriamente, -Solo son transeúntes.-

Delfino levantó sus ojos y también dijo en tono serio, -Esas personas no las he visto antes.-

Xulio se quedó perplejo, -¿Qué?-

Durante varios meses, Delfino nunca había llegado a Sídney, y la Yadira que vio era de la foto.

¿Acaso cuando él vio las fotos de Yadira, recordó todas las personas que presentaban en el fondo de las fotos?

Xulio todavía tuvo algunas dudas, y luego escuchó la voz baja de Delfino, -Manda averiguar quién son esas personas y vigílalas atentamente.-

-Vale.- Xulio respondió.

Xulio paró el coche ante el apartamento.

No salió hasta ver a Delfino entrar.

Delfino abrió la puerta, y la habitación estaba oscura.

Alargó el brazo, encendió la luz de la habitación, y caminó directamente al dormitorio.

La pared del dormitorio casi estaba cubierto de las fotos de Yadira.

Todas las fotos fueron tomadas por sus empleados que envían a Sídney, y algunas fueron muy claras, mientras otras fueron borrosas.

Ni siquiera fue una foto tan borrosa que solo podían distinguir el perfil, Delfino no quiso borrarla, e incluso la reveló personalmente.

Delfino se quitó la chaqueta y se arremangó elegantemente las mangas de la camisa hasta los antebrazos. Conectó el móvil a la impresora con el cable, y luego comenzó a revelar las fotos tomadas de hoy.

*

Cuando Yadira dormía en medio de la noche, la música ensordecedora la despertó.

Abrió los ojos en la oscuridad y después de unos minutos en la cama, distinguió perpleja que el ruido de la música venía de la habitación de al lado.

Sabía que los jóvenes fueron enérgicos, pero esto no significó que ellos pudieran celebrar una fiesta a la media noche y despertar a los demás sin calidad.

Yadira se levantó de la cama. Caminó hacia la ventana, y entreabrir una esquina de la cortina para mirar hacia fuera.

La casa donde vivía ella y la casa de al lado estuvieron separadas por un muro, desde su habitación se podía ver la hoguera abrasador en el patio de al lado y la gente sentada alrededor de la hoguera.

El fuego de la hoguera era muy brillante, y solo había una pequeña distancia entre las dos casas. Yadira reconoció a algunos de los jóvenes que los había visto en la puerta de su casa cuando ella fue a cenar durante el día.

Recordó sus figuras y la ropa que llevaban durante el día.

Esta zona estuvo alejada de la ciudad, y la mayoría de las personas que vivían aquí fueron ancianos jubilados, pues el grupo de jóvenes fue demasiado llamativo, por lo que no era difícil recordarlos.

Entre ellos también había algunos que ella no había visto antes, y tanto los chicos como las chicas, ellos jugaron juntos. Esto molestó mucho a Yadira...

Hicieron un ruido tan grande, Yadira no fue el único que se despertó, pero nadie salió para detenerlo. Este grupo de personas parecía muy duro, y Yadira estaba sola y embarazada, así que naturalmente no se atrevió a reprocharlos.

Regresó a la cama, se tapó la cabeza con la manta, pero todavía podía oír el fuerte ruido.

No fue hasta casi el amanecer que se calmó gradualmente.

Yadira no durmió bien toda la noche, por lo que no tenía mucha energía por la mañana. Asó dos panes cansada y se dispuso a hacer un huevo duro para desayunar.

Mientras esperaba el huevo duro, alguien llamó a la puerta.

Yadira miró hacia la puerta, frunció el ceño ligeramente y caminó hacia la puerta.

Al mirar por la rendija de la puerta, Yadira descubrió que era una chica y abrió la puerta.

La chica le saludó primero, -¡Hola!-

-Hola, ¿qué pasa?- Yadira entreabrió la puerta, la bloqueó en la puerta y no quería dejarle entrar a la chica en la casa.

La chica parecía muy joven que llevaba un suéter azul con capucha y un pantalón tan corto que apenas podía cubrir su culo.

Mientras Yadira observaba a la chica, la chica también la miraba hacia arriba y hacia abajo.

La mirada de la chica llegó a la barriga de Yadira y luego a la cara de Yadira, y le dijo en inglés, -¿Puedo usar tu baño? Hay demasiadas personas en la casa de mi amigo y tengo que hacer cola para hacerlo, quiero ir al baño ahora mismo por favor.-

Yadira pensó un ratito y dijo, -Lo siento, mi marido está en el baño porque tiene estreñimiento, si no te importa esperar una hora…-

-Madre mía…- La chica mostró una expresión s y sorprendidas, -Realmente siento simpatía por ti.-

Luego, la chica dio media vuelta y se fue.

Yadira cerró la puerta en seguida.

Pero, después de cerrarla, no regresó a la cocina directamente, sino que miró hacia fuera por la rendija de la puerta y vio a la chica salir y encontrarse con un chico.

No supo qué dijeron ellos, y el chico miró hacia la puerta de la casa de Yadira.

Aunque Yadira sabía que ellos no podía verla, todavía tuvo un poco miedo.

Este grupo de jóvenes eran duros seguramente.

La chica no solo vino para usar el baño, quizá para averiguar si vivía sola Yadira.

A los adolescentes les gustó jugar con estimulo y podrían hacer cualquiera cosa.

Yadira nunca había especulado sobre otros con malas intenciones infundadamente, ya que el comportamiento de estos jóvenes fue realmente sospechoso.

Regresó a la cocina, pero Yadira ni siquiera tuvo el apetito de desayunar.

¿Si se trasladó a otro lugar por varios días?

Cuanto más pensó en esto, más inquieta se sentía Yadira.

Esas personas habían jugado toda la noche, y deberían estar durmiendo ahora. Si ella salió ahora, no volvería a encontrarse con ellos.

Pensando en esto, cogió un traje simplemente y salió con su bolso.

No tuvo más remedio que escondérseles.

Yadira cerró la puerta, miró a su alrededor durante un rato y se aseguró de que no había nadie, y luego caminó adelante tranquilamente.

Pero cuando salió del patio, encontró a una persona apoyándose en la pared.

Era un chico local de cabello rubio y de ojos azules, vestido camisa roja. Su rostro era inmaduro pero su figura era alta, y se podía ver que estaba en el pubertad, por lo que toda la persona se veía muy delgada y desacordada.

Apoyándose en la pared del patio con una mano, levantó la comisura de labios y sonrió con maldad, -Hola, guapa.-

Yadira retrocedió dos pasos inconscientemente, asintió levemente para saludar y se volvió para ir al otro lado.

Al ver que Yadira estaba a punto de irse, el chico la siguió directamente.

Él seguía a Yadira mientras dijo en inglés, -No te apresures a irte, ¿no nos hemos visto ayer? ¿No te acuerdas de mi?-

Yadira fingió no escucharlo y aceleró el paso.

Pero el chico fue más alto que ella, y las piernas también fueron más largas. La alcanzó después de unos pasos. Tiró de su mano con fuerza, y comenzó a decir de forma molesta, -Estoy hablando contigo, ¿no me escuchas? ¿No entiendes inglés? ¿De dónde vienes?-