Matrimonio de primera Capítulo 289: Rodeada de Medios de Comunicación

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 289: Rodeada de Medios de Comunicación de Gato volador

En Matrimonio de primera novela Capítulo 289: Rodeada de Medios de Comunicación autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 289: Rodeada de Medios de Comunicación en readerexp.com

Yadira frunció los labios y respiró hondo, -Quedémonos separados por ahora.-

Delfino entrecerró ligeramente los ojos, con una mirada un poco peligrosa, -¿Qué quieres decir?-

En comparación con Delfino, Yadira parecía mucho más tranquila, -Ahora no estoy legalmente casada, no hay necesidad de vivir juntos, hablemos de cualquier cosa hasta que encontremos al bebé.-

Esta vez, ya estaba angustiada.

Delfino había pasado un mes sin tener la más mínima noticia del niño.

¿Y qué otra cosa podía hacer quedándose aquí sino esperar y sufrir sin parar?

Y entre ella y Delfino, no tenía la energía extra para ocuparse de él hasta que se recuperara el bebé.

Delfino fue muy terco, -Podemos casarnos legalmente cuando quieras.-

Yadira tampoco se compromete en este asunto, -O me dejas ir, o tendrás una casa llena de guardaespaldas vigilándome como antes.-

Era una madre que ni siquiera podía proteger a su propia hija.

Cada vez que ocurría algo, se encontraba en una posición completamente pasiva.

No quería seguir siendo así.

Sus palabras parecieron enfadar a Delfino.

Su rostro se tornó inusualmente sombrío por un momento, y el corazón de Yadira se hundió ligeramente.

¿Aceptaría Delfino separarse?

Sin embargo, Delfino habló en ese momento, -Bien.-

Yadira se sorprendió un poco, ya que no había esperado que Delfino estuviera realmente de acuerdo.

Pero poco después, sus últimas palabras hicieron que el corazón de Yadira se hundiera de nuevo.

Delfino añadió, -Pero tengo una condición.-

-¿Qué condición?- Yadira le miró con expresión de desconfianza.

Una sonrisa pareció brillar en los ojos de Delfino cuando movió sus finos labios y dijo, palabra por palabra, -Consigamos una licencia de matrimonio.-

Los ojos de Yadira se abrieron de par en par, -¿Qué?-

Casi se preguntó si había escuchado mal.

¿No lo dejó lo suficientemente claro, o había algo mal en su comprensión?

Yadira gritó, -Repite eso.-

Delfino, por supuesto, no lo repitió, sino que dijo, -¿Cómo se registra un hijo sin que sus padres se casen?-

Yadira se quedó helada.

***

Yadira nunca pensó que por tal motivo obtendría una licencia de matrimonio con Delfino.

El día en que los dos obtuvieron la licencia, fueron a registrar al niño.

La familia de tres en el registro familiar.

Delfino, el jefe de la casa.

Esposa Yadira.

Hija Raquel Dominguez.

Cuando Delfino la vio mirando su libro de cuentas, le dijo, -Es un nombre que se pensó hace mucho tiempo, tanto para niño como para niña.-

Yadira alargó la mano y rozó las dos palabras "Raquel Dominguez".

La hija que sólo había visto una vez se llamaba Raquel Dominguez.

Pensó en algo y de repente miró a Delfino.

Descubrió que Delfino también miraba las dos palabras "Raquel Dominguez" en el libro de cuentas, al igual que ella.

Yadira dijo, -Cuando nació, era hermosa, como tú.-

Había visto a Raquel, aunque sólo una vez.

Delfino había recorrido un largo camino para verla, pero no la había visto en absoluto.

A Delfino no le gustaba sonreír, pero no tenía sangre fría.

Con la niña desaparecida, tampoco debía sentirse bien en su corazón.

Delfino la miró al oír eso y asintió después de un momento, -Vale.-

***

Yadira se mudó ese día.

La casa que alquilaba estaba un poco alejada del elegante barrio en el que vivía Delfino.

Pero fue mejor porque estaba limpio y en un entorno agradable.

Por la noche, ella y Noela García quedaron para cenar.

Noela aún no sabía lo del bebé.

Yadira se lo pensó, pensando que Noela lo sabría en el futuro, y se lo dijo.

-¿Desaparecida?- Tras escuchar sus palabras, la reacción de Noela fue tan violenta como esperaba, -Joder, ¿esta gente está loca? Maldita sea, ¿para qué robaron a un niño tan pequeño? No tener humanidad!-

Yadira bajó la cabeza y no dijo nada.

Lo que le ocurrió a la madre de Delfino en aquel entonces, y luego a Alejandro, fue suficiente para demostrar que eran inhumanos.

Noela estaba tan enfadada que estaba al borde de las lágrimas, y Yadira se acercó y le sirvió un vaso de agua, -Seguro que tiene suerte, la encontraremos.-

Noela no se consoló, pero sabía que Yadira debía sentirse peor que ella por dentro.

Noela escurrió su vaso de agua, -¿Qué planes tienes ahora?-

-Me separo de Delfino por ahora, hay que encontrar al bebé y la vida sigue.- Estaba más desesperada que nadie por encontrar al bebé, pero la realidad era que incluso Delfino estaba indefenso.

No era una flor en un invernadero, había probado las dificultades desde que era una niña, y nada podía vencerla.

Noela no supo qué decir, así que cambió de tema, -Bueno, ese guión que firmaste antes con Fatima Núñez, ¿ya empezó a rodarse?-

-Todavía está en la fase final de preparación, debería empezar a rodar pronto.- La propia Yadira no estaba muy segura, ya que no había contactado con Fatima desde la última vez que revisó el guión.

Noela le recordó, -Entonces puedes ponerte en contacto con ella, puedes visitar el plató entonces, tal vez necesites guiarla de nuevo o algo ...-

Yadira asintió.

Ella necesitaba algo que hacer ahora mismo.

Pero para sorpresa de Yadira, aún no había contactado con Fatima.

Fatima ya le había contactado.

Al día siguiente, recibió una llamada de Fatima.

Fatima no habló con cortesía, -He oído que has vuelto a Ciudad Mar. Ni siquiera me buscaste cuando volviste, reniegas de la gente una vez que el dinero está en tus manos, ¿verdad?-

Yadira tuvo la rara sensación de bromear con ella, -¿Lo sabías y aún así me llamaste?-

Fatima se rio exasperada, -Yadira, eres arrogante, ¿verdad?-

Yadira contuvo la risa y dijo con seriedad, -No me atrevería, te invito a tomar café mañana...-

-Claro.- Fatima aceptó con una floritura.

Los dos concertaron una cita en una cafetería apartada.

El lugar no era muy fácil de encontrar, y cuando Fatima llegó, dijo impaciente, -¡Has elegido un infierno, llevo media hora buscando y estoy dando vueltas en el sitio!-

-Deja que te invite a una copa.- dijo Yadira, y llamó al camarero.

Fatima pidió dos tazas de café.

Yadira se quedó un poco sin palabras, y esta señorita era realmente un poco infantil a veces.

Fatima añadió azúcar a su café mientras decía, -Has vuelto justo a tiempo, el rodaje de Ciudad Abandonada comienza pasado mañana, estarás allí en la ceremonia de apertura entonces.-

Yadira asintió, -Vale.-

Su primer guión para empezar a rodar oficialmente, por supuesto que iba a ir.

Fatima parecía un poco sorprendida al ver que respondía tan secamente, -Solías ser un tema de conversación, puede que te asalten los medios de comunicación entonces, deberías estar preparada.-

Yadira dijo medio en broma y medio en serio, -¿No es eso lo que hay? Es el momento justo para crear un tema para Ciudad Abandonada y calentar por adelantado, así que tal vez sea un éxito antes de que se emita.-

-¡Tonterías!- Fatima la fulminó con la mirada, -Si es oro, brillará tarde o temprano, ¡a quién le importa crear un tópico de esta manera!.-