Matrimonio de primera Capítulo 30: ¿Quieres que nosotros dos hermanos nos peleemos?

sprite

Matrimonio de primera de Gato volador Capítulo 30: ¿Quieres que nosotros dos hermanos nos peleemos?

En Matrimonio de primera novela Capítulo 30: ¿Quieres que nosotros dos hermanos nos peleemos? , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Matrimonio de primera fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Matrimonio de primera de Gato volador Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 30: ¿Quieres que nosotros dos hermanos nos peleemos? y los capítulos posteriores de la serie Matrimonio de primera en readerexp.com

Corrió al baño y miró su feo rostro en el espejo, no podía entender por qué “Fidelio” vino a molestarla viarias veces.

Ella había oído de eso en los círculos de la clase alta, alguien tuviese particularmente excentricidad.

¿Era realmente porque ella fue la esposa de su primo, acaso tenía una atracción especial?

Tan pronto como surgió ese pensamiento, sintió un escalofrío en su espalda.

Cuando conoció a “Fidelio” por primera vez, solo pensó que “Fidelio” era un hijo de la familia rica.

Sin embargo, el incidente de su herida de bala cambió por completo su visión de él.

Era guapo, tenía un excelente origen familiar y una perseverancia extraordinaria, solo con esos, ella estaba segura de que definitivamente no era un personaje simple.

Y ese hombre tan extraordinario siempre venía a... ¿seducirla?

¿Para qué?

...

Debido a que estaba pensando, Yadira estaba un poco distraída en la cocina.

Después de desperdiciar dos trozos de carne, recién se volvía calmarse.

Ella decidió a creer en “Fidelio” una vez más y cocinar los platos que le dijo.

Tan pronto como preparó los platos, escuchó el sonido de un motor de automóvil proveniente de la puerta.

¿Regresó Delfino?

¿Podía verlo cuando salió?

Pensando en eso, se sintió un poco nerviosa en su corazón.

Cuando se quitó el delantal y salió, descubrió que Xulio estaba solo.

Entró al salón sosteniendo una caja de cartón, cuando vio a Yadira, se sorprendió por un momento, luego asintió levemente y dijo respetuosamente, -Señorita Yadira-

Yadira asintió y le preguntó, -¿Delfino ha regresado?-

-El señor Delfino ya ha subido arriba- Después de tantos días, Xulio podía ayudar a Delfino a mentir sin cambiar de gesto.

Yadira estaba un poco sorprendida, pero no pensaba demasiado, -¿Todavía no ha comido? Acabo de preparar la cena.-

Xulio era un hombre sabio y, naturalmente, entendió el significado de las palabras de Yadira.

-Voy a entregar los documentos al señor Delfino ahora, y le pregunté si bajaría a comer o los enviaría arriba-

-Gracias-

...

Xulio fue al estudio de Delfino con una caja de documentos.

Delfino estaba hablando por teléfono.

Al escuchar el sonido, ya sabía que era Xulio.

Cuando Delfino terminó la llamada telefónica, Xulio ya había sacado todos los documentos de la caja y los había colocado cuidadosamente sobre el escritorio.

Al ver que Xulio aún no se había ido, preguntó, -¿Hay algo más?-

-Señorita Yadira dijo que cocinaba para ti-

Al escuchar eso, Delfino no respondió de inmediato, retorció los dedos inexplicablemente y luego dijo ligeramente, -Bueno, ya lo sé-

Xulio sintió que desde que la señorita Yadira entraba en la familia Dominguez, el señor se había convertido aún más extraño.

...

Yadira esperaba mucho tiempo y no vio a Xulio que bajaba.

Estaba a punto de subir, solo vio a “Fidelio” que estaba bajando lentamente.

Yadira lo miró atentamente y retrocedía hacia atrás con una mirada defensiva, y preguntó, -¿No tuviste cena por la noche?-

-Sí-, Respondió Delfino y caminaba directamente frente a ella hacia el comedor.

En la mesa había varios platos que se veían bien. Además de los tres platos que mencionó antes, Yadira también hizo un pollo picante.

Yadira frunció el ceño y lo siguió, -Entonces, ¿por qué todavía no te vas?-

-¿Dije que quiero ir?- Delfino se sentó frente a la mesa del comedor y miró a Yadira con calma.

Sin embargo, ¡Yadira sintió que él estaba satisfecho!

Delfino no comió mucho en la familia Jimenez al mediodía. Ya tenía hambre, así que tomó los palillos y comenzó a comer.

Yadira se acercó para agarrar los palillos en su mano, -Esto no es para ti...-

Delfino, que había adivinado esto, y se lanzaba sus brazos largos, como ella no lo agarraba nada, de repente se caía hacia adelante. 

Inconscientemente extendió las manos para protegerse la cara y la cabeza, y cuando cayó firmemente en un sólido abrazo, la voz de “Fidelio” sonó desde arriba, -Mi primo todavía está en casa y me hiciste eso, ¿quieres que nosotros dos hermanos nos peleemos?-

Yadira se quitó las manos que cubrían la cara y la cabeza, cuando abrió los ojos, se encontró con la cara sonriente de “Fidelio”.

“Fidelio” todavía estaba sentado en la silla en ese momento, mientras Yadira estaba sentada en su pierna, todo su cuerpo estaba en sus brazos.

La postura de los dos era demasiado íntima, si alguien veía...

Yadira se ponía asustada, y quería levantarse, pero en ese momento, Xulio entró al comedor.

-El señor dijo que...- Cuando Xulio vio la situación en el comedor, se ponía muy sorprendido. 

Pero su buena capacidad de reacción lo ayudó a volver rápidamente a su aspecto normal, -El señor dijo que no tenía hambre-

Luego se alejó rápidamente.

¿Qué había visto?

El señor y la señorita estaban en el comedor ...

No, la identidad actual del señor Delfino era “Fidelio”, como el subordinado del señor Delfino, ¿su reacción fue demasiado tranquila en ese momento?

Quería volver de nuevo... pero no se atrevía a volver a perturbar a su jefe.

Sin embargo, el gusto del señor Delfino era bastante raro...

...

En el comedor.

Yadira miraba Xulio que entraba y salía, todo su cuerpo estaba aturdido.

Delfino vio cómo su gesto cambiaba, era muy interesante, le dijo lentamente, -¿Crees que Xulio le dirá a mi primo sobre este caso?-

Yadira lo refutó directamente, -¡No hacemos nada!-

Ella quería levantarse, pero Delfino no la soltó. Parecía que no agarraba con mucha fuerza, pero ella no podía escaparse.

Estaba enojada y ansiosa, sus orejas estaban rojas, -¡Fidelio! ¡Basta!-

Delfino notó que sus orejas estaban rojas, pero no había cambios en su rostro, bajó la cabeza de manera ligeramente y vio que su rostro parecía estar cubierto con algo.

Él entrecerró los ojos y le tocó la cara con el dedo.

Donde tocó era la mancha en su rostro, cuando levantó la mano, descubrió que la mancha desapareció, también aparecía un pequeño trozo de piel blanca.

¿Qué pasaba?

Yadira aprovechó su momento aturdido, se alejó de sus abrazos y cubrió su rostro, se ponía de pie a otro lado, y estaba muy asustada. 

Con los brazos vacíos, Delfino recuperó su sentido.

Miró a su dedo, tenía una capa de polvo de color cetrino.

Sus ojos, que ya estaban completamente negros, se volvieron más profundos y sus ojos se volvieron extremadamente agudos. Lentamente se levantó y caminaba hacia a Yadira.

Caminaba muy lentamente, cada paso hacía temblar al corazón de Yadira, cuando dio un paso, ella retrocedió un poco.

Hasta que ella se retrocedía a la pared ni podía moverse, el hombre puso su dedo frente a ella, su voz era muy baja, -¿Qué es esto?-

Debido a una conciencia culpable, Yadira no podía evitar subir el volumen, -¿No sabes, son cosméticos para las mujeres?-

Delfino, naturalmente, no se rendiría.

Su mirada aguda parecía que ya entendía todo, se burló y dijo, -¿A las mujeres les gusta ponerse este tipo de cosas oscuras en la cara para maquillarse?-