Matrimonio de primera Capítulo 302: Creo que eres una persona inteligente

sprite

Matrimonio de primera de Gato volador Capítulo 302: Creo que eres una persona inteligente

En Matrimonio de primera novela Capítulo 302: Creo que eres una persona inteligente , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Matrimonio de primera fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Matrimonio de primera de Gato volador Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 302: Creo que eres una persona inteligente y los capítulos posteriores de la serie Matrimonio de primera en readerexp.com

Yadira estaba sentada en el inodoro, y tuvo un mal presentimiento en su corazón cuando escuchó que alguien golpeaba la puerta del compartimiento uno por uno afuera.

Sería Severo, ¿verdad?

Pero pensó en el carácter de Severo y sintió que no podía ser él.

Aunque Severo había cambiado mucho, su orgullo se había mantenido igual.

Por lo tanto, definitivamente no sería Severo.

¿Quién sería?

En ese momento, esa persona había llamado a la puerta de su compartimento.

¡Toc, toc!

Golpeó dos o tres veces seguidas, muy rítmico, revelando cierto grado de serenidad.

Yadira tuvo un mal presentimiento en su corazón.

Ella pensó que podría ser Delfino...

El sexto sentido de una persona era así de extraño.

Aunque había una puerta entre ellos, y los dos no se habían hablado ni se habían visto. Yadira estaba segura de que la persona que estaba afuera era Delfino.

Yadira se pellizcó la nariz para cambiar la voz, -¿Quién es? Aún no he terminado.-

Al momento siguiente, la voz ligeramente sombría de Delfino sonó afuera, -¿Quieres que te ayude?-

¡Era realmente Delfino!

Yadira extendió la mano y se dio unas palmaditas en la frente.

¿Cómo podía encontrarla allí?

No habría instalado un sistema de posicionamiento GPS en su cuerpo, ¿no?.

Yadira decidió luchar hasta morir, -Este es el baño de mujeres. ¿Qué estás haciendo aquí? Llamaré a la policía si no sales. Yo...-

Delfino la interrumpió, -Sal por tu cuenta, o forzaré la puerta. Tú eliges.-

Su tono era extremadamente frío que estremeció a Yadira.

¿Podía no elegir ninguna de las dos?

Sin embargo, su cuerpo había tomado decisiones más rápidas que su cerebro.

Con un "clic", la puerta se abrió.

El rostro sombrío de Delfino apareció ante los ojos de Yadira.

Miró fijamente a Yadira, levantando las cejas.

Yadira tragó la saliva, tratando de hacer que su tono sonara normal, -¿Por qué estás aquí...? Qué coincidencia...-

-Yadira Jimenez.- Delfino la llamó por su nombre con voz tranquila.

El cuero cabelludo de Yadira se tensó, enderezó la espalda y se puso de pie con la espalda recta, como si estuviera esperando lo que viniese.

Delfino sonrió con enojo, -¿Ahora tu conciencia se siente culpable?-

Yadira bajó la cabeza y susurró, -Siempre he tenido una conciencia culpable.-

-¿Entonces por qué sigues acompañando a ese hombre al banquete?- Delfino ahora ni siquiera quería mencionar el nombre de Severo frente a Yadira.

Yadira nunca había asistido a un banquete con él, y Severo quería ser el primero.

¡Ni por soñación!

-Tengo un argumento para justificarlo.- Yadira trató de defenderse.

-¿Argumento? ¿Estás agradecida de que te haya ayudado a escapar al extranjero antes?- se burló Delfino, -Ni siquiera hice desaparecer al Grupo Perez. Ya fui muy generoso. ¿Encima él quiere que le devuelvas el favor?-

Yadira frunció los labios, -No sigas diciendo que vas a hacer desaparecer las empresas de otras personas porque sí...-

-Si puedes acompañar a otros hombres a un banquete, ¿por qué no puedo hacer desaparecer al Grupo Perez?- dijo Delfino con mal tono en la voz y arqueó las cejas.

Obviamente estaba enojado y seguía celoso.

Delfino estando tan celoso era bastante raro, Yadira lo vio algo extraño del él y no pudo evitar querer reír.

Delfino notó su expresión y extendió su mano inexpresiva para frotar su cabeza indiscriminadamente.

-Me estás dejando el peinado un desastre.- Yadira apartó su mano insatisfecha.

Delfino solamente estaba centrado en su enfado hasta que se dio cuenta de que Yadira se había hecho un peinado especial ese día.

Al ver los ojos de Delfino entrecerrados, Yadira lo sacó apresuradamente, -Salgamos primero, es demasiado extraño quedarse aquí todo el tiempo.-

Delfino no dijo nada, dejándola dirigirle.

Tan pronto como salió, Yadira vio que Severo todavía estaba allí.

Cuando Severo la vio salir, la llamó, -Yadira.-

Yadira sonrió con torpeza.

Delfino ignoró directamente la existencia de Severo y miró a Yadira, -Enviaré a alguien que te lleve de vuelta.-

Cuando Yadira pensó en las conversaciones entre las mujeres que escuchó cuando entró por primera vez al salón de banquetes, no respondió de inmediato a Delfino.

Delfino no la dejaba acompañar a Severo al banquete, pero él mismo salió a provocar a otras mujeres.

Además, hacía tiempo que no había visto a Delfino, y por fin se veían en persona en ese momento. ¿Cómo podría irse así?

Al ver la demora de Yadira en responder, Delfino supo que no quería regresar.

Delfino bajó la cabeza, le tocó la cara y susurró, -Sé buena.-

Yadira estaba un poco irritada, -Ya que vine aquí, es una lástima volver sin hacer nada, solo piensa que sería como una experiencia.-

Delfino frunció las cejas y no dijo nada.

Yadira lo miró, se volvió de lado, luego se tambaleó y caminó hacia el salón de banquetes.

La interacción entre Delfino y Yadira lo vio todo Severo. En ese momento, estaba mirando a Delfino con una expresión poco clara.

Los medios anteriores dieron a conocer la noticia de que Delfino y Yadira se habían divorciado.

Sabía lo enojado que estaba Delfino después de que Yadira se escapara, por lo que no creía que los dos se hubieran divorciado.

Ahora parece que su hipótesis no iba en mal camino.

Cuando Severo miró a Delfino, este también volvió la cabeza para mirarlo.

Delfino lo miró fijamente durante unos segundos y dijo en voz alta, -Creo que eres una persona inteligente.-

Los ojos de Severo parpadearon levemente, -Qué va.-

-Lo que se debe decir, lo que no se debe decir, lo que se debe tocar, lo que no se debe tocar. Señor Severo, debes saberlo muy bien.-

Cuando Delfino hablaba, sus ojos no dejaron de mirar a Severo, por lo que, naturalmente, no extrañó el rostro ligeramente cambiado de este.

Sonrió con desdén, luego se volvió y se fue.

¿Severo quería robarle su mujer?

***

Cuando Yadira regresó al salón de banquetes, vio a Xulio.

Xulio vino con Delfino, y cuando Delfino estaba ausente, muchas personas naturalmente fueron a adular a este.

Xulio era la mano derecha e izquierda de Delfino.

Una mujer le preguntó a Xulio, -¿El señor Delfino ha tenido una nueva novia recientemente?-

Esa mujer preguntó muy directamente y la pregunta también era lo que otras personas querían saber.

Xulio no era un subordinado ordinario, sino una persona talentosa que había sido entrenada por Delfino, -Este es un asunto privado del señor, no lo sé muy bien.-

Cuando Xulio terminó de hablar, miró hacia arriba casualmente y vio a Yadira.

Justo cuando Yadira tomó una copa de champán del camarero, ella asintió con la cabeza cuando vio a Xulio.

Xulio se sorprendió por un tiempo, porque no esperaba ver a Yadira allí.

No era de extrañar que señor Delfino no hubiera regresado después de ir al baño durante tanto tiempo. Resultó que la señora Yadira estaba allí.

Una mujer notó la mirada de Xulio y, naturalmente, también vio a Yadira.

La mujer preguntó a la persona de al lado, -¿Quién es esa mujer?-

Sintió que Yadira era un poco familiar, pero no podía recordar dónde la había visto.

-La ex esposa del señor Delfino, Yadira Jimenez.- La persona a su lado dijo, -Pero escuché que era fea antes, creo que se hizo una cirugía plástica.-