Matrimonio de primera Capítulo 304: ¿Quieres que me quede?

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 304: ¿Quieres que me quede?

En Matrimonio de primera Capítulo 304: ¿Quieres que me quede?, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 304: ¿Quieres que me quede? en readerexp.com

Yadira levantó impacientemente su mano en la frente y dijo, -Por qué me sigues?-

A Severo no le importó en absoluto la impaciencia de Yadira y dijo con una sonrisa, -¿No quieres saber los secretos que tengo de la familia Dominguez?-

-¿Me lo dirás?-, Yadira no se creía las palabras de Severo.

La sonrisa de Severo desapareció y dijo, -En tu punto de vista, ¿soy tan malo?-

Esa pregunta no valió la pena pensar para Yadira.

Pero eso le hizo pensar en el pasado.

Yadira le preguntó con curiosidad, -¿Por qué seguías con Perla después de que se revelara el video indecente? Qué tiene de ti ella?-

Yadira no creía en absoluto que Severo estaba dispuesto a contarla los secretos de la familia Dominguez.

Así que prefirió preguntar algo que le interesaba aunque Severo no le respondiera.

Severo guardó silencio por un tiempo y dijo, -¿Tienes mucha curiosidad?-

-Sí-, mientras hablaba, Yadira se dirigió hacia el ascensor, -Si no tengo curiosidad, ¿por qué te pregunté?-

Después de que Yadira llegara al ascensor, escuchó a Severo detrás de ella diciendo, -Te diré si me invitas a cenar.-

Yadira sonrió y no respondió.

-¿No me crees?- dijo Severo.

Yadira entró en el ascensor y dijo, -Ya sabes mi respuesta.-

Se dio la vuelta y encontró a Severo todavía de pie fuera del ascensor, -¿No vas a entrar?- le preguntó con la ceja arqueada.

Severo enroscó sus labios en una sonrisa forzada y dijo, -Vete primero.-

Yadira tenía la sensación de que sus palabras podrían hacerle daño.

Pero ella estaba diciendo la verdad.

No le hizo ningún daño a Severo por lo que no tuvo que acomodarse con Severo.

Por toda la noche, Severo había estado diciendo que Delfino no era adecuado para ella y Ni siquiera Noela dijo nada sobre su relación con Delfino. ¿Cómo se atrevió Severo a juzgarla?

¿Fue porque él la había ayudado a escapar?

Aunque fuera así, él no debería ser tan descortés.

Yadira estaba esperando el taxi en la puerta del hotel cuando se dio cuenta de que no le había dicho a Delfino que se iba a casa.

Sacó su teléfono y estaba a punto de llamar a Delfino cuando un auto se detuvo frente a ella.

Cuando levantó la vista, la puerta trasera del coche se abrió y un brazo salió y la metió en el coche.

Yadira hizo una pausa por un momento antes de pedir ayuda cuando escuchó la voz profunda familiar en su oído, -Soy yo.-

-¿Delfino?, -Yadira exclamó con dudas.

-Sí.- El hombre que la abrazó respondió en voz baja.

Yadira, sintiéndose aliviada y enojada, lo golpeó en el cuerpo y dijo, -No vuelvas a hacer eso, me da miedo.-

Delfino respondió de manera poco sincera, -Vale.-

Cuando los dos hablaron, el coche ya se salió.

El auto se detuvo en una zona de poca gente, luego se bajó Xulio.

Solo se quedaron los dos en el auto. En este momento, las manos de Delfino comenzaron a acariciar a Yadira.

El aire acondicionado todavía estaba encendido, pero Yadira sintió un poco calor.

-Delfino.- Yadira lo llamó en voz baja para detenerlo.

Delfino parecía no escuchar nada y su otra mano se movió a la cremallera del vestido para desatar su falda.

Avergonzada y enojada, Yadira tomó su mano y dijo, -Basta.-

Delfino tomó la mano de Yadira y entrelazó sus dedos con los de ella. Él susurró por los labios de ella, -Nadie puede vernos.-

-Xulio…-

Delfino respiraba fuertemente pero su voz era clara, -Xulio se ha ido.-

-No.,estamos todavía en el coche...-

Porque Yadira no quiso hacerlo, Delfino no la forzó. La besó duramente durante mucho tiempo antes de ayudarla vestirse luego, la abrazaba en silencio.

Yadira le preguntó, -¿Cuándo saliste?-

Ella recordó que Delfino estaba hablando con alguien cuando se fue.

Pero cuando salió a la calle, Delfino y Xulio ya estaban fuera del hotel.

-Te vi salir y seguí.-

La dijo con una voz extrema ternua después de besarla profundamente.

Yadira se curvaba los labios con una sonrisa silenciosa y no respondió.

De repente, Delfino le preguntó, -¿Quieres saber el secreto de Severo?-

-¿Qué?- Yadira no sabía por qué mencionó a Severo.

-Severo no es el hijo de la familia Perez. Su padre no es capaz de tener hijo, por eso para mantener la familia y salvar la reputación, le pidió a su madre a dar a luz a Severo con otro hombre desconocido.-

Se acercó a su oreja, le respondió con una voz magnífica, pero en este momento ahora se escucaba más profunda, lo que hizo sentirse muy emocionada.

Yadira se tomó un largo momento para pensar, -Ya lo veo...-

-Perla se enteró de este secreto, y lo aprovechó para amenazar a Severo.- Yadira hizo una pausa, -¿Ya sabía Severo antes? Así que....-

Delfino se rió, -porque no es su hijo biológico, su padre siempre toma precauciones contra él. Pero Severo lo sabe, para vivir sano y salvo en su familia, tiene que hacerse el tonto.-

Yadira asintió con la cabeza e inmediatamente le dijo, -¡Me escuchaste hablar con Severo!-

-Oh.- Delfino sonrió y dijo con la voz baja, -¡Si todavía tienes tanta energía, podemos hacer algo más emocionante!-

Los dos se quedaron en el coche por un tiempo antes de que Delfino condujera a Yadira de regreso a casa.

Pero Delfino detuvo el auto afuera de su casa.

-Un regalo para ti.- Delfino le dio las llaves de su auto a Yadira.

Él no podía recoger a Yadira en cualquier momento, por lo que tuvo que comprarle un auto.

Yadira en ese momento notó que Delfino la conducía a su casa en un auto blanco.

Era elegante y hermoso, pero no demasiado caro. Eran unos 40.000 euros los que Yadira podía permitirse.

Delfino le dijo, -Todo el tramite ya está hecho. Ten cuidado al conducir..-

Yadira dio un paso al frente, tomó su rostro en sus manos y lo besó en los labios. Ella sonrió y dijo, -Gracias.-

Bajo la luz ternura, se apareció algo sensual en sus ojos, -¿Así que vas a dormir conmigo esta noche?-