Matrimonio de primera Capítulo 47: Era principios inmutables que el hombre pagaba la cuenta

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 47: Era principios inmutables que el hombre pagaba la cuenta

La novela Matrimonio de primera Capítulo 47: Era principios inmutables que el hombre pagaba la cuenta es muy buena. En Capítulo 47: Era principios inmutables que el hombre pagaba la cuenta, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Matrimonio de primera, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Matrimonio de primera novela Capítulo 47: Era principios inmutables que el hombre pagaba la cuenta en readerexp.com

Yadira salió de la villa corriendo un camino largo de una sentada, luego se paró.

Tenía que apartarse de Fidelio Dominguez, porque él era un hombre peligroso.

Cuando la idea acababa de pasar por su mente, un coche se detuvo al lado de ella. Mientras Se volvía a mirar debido a la reflexión condicional, en ese momento, Delfino bajaba la ventanilla para verla.

La vista de los dos chocaba en el aire, tras suspenderse un rato, la chica la desvió rápidamente y la velocidad de los pasos eran más rápida.

Delfino conducía lentamente siguiendo a Yadira para mantener el paralelismo con ella. Su baja voz llevaba un tono imperativo -Sube al coche.

-No.-La chica se volvió a contestarle, y siguió andando.

Delfino entendió de repente que Yadira quería deslindar con él.

Yadira seguía su camino, al notar que el coche no la alcanzó, se quedó suspensa, pero finalmente no aguantó volverse a echar una mirada.

Cuando vio que el hombre bajaba del coche y se la dirigía con la hosca cara, se sintió asustada por su aparencia enojosa.

Él era alto con las piernas largas, únicamente dio unos pasos, llegó a la frente de ella. La levantó con los brazos directamente sin decir nada, y la metió en el coche.

Yadira se quedaba con la boca abierta, ¡qué interesante ese hombre era!

Ella se enfadó mucho hasta que se rio -¡Delfino! ¡No me hagas la broma!

-¿Quién está haciendo la broma?- El hombre le echó una mirada glacial, y continuó conduciendo seriamente.

-Por supuesto eres tú.

Pero Delfino no le hizo caso como si no le eschuchara, solo le preguntó -¿Qué es la dirección?

Yadira no le contestó. Él levantó su mano, directamente sacó el móvil del bolsillo de su chaqueta y encontró el mensaje que le hubo enviado Salia.

-¿Has escuchado a escondidas mi llamada?- Si no, ¿cómo sabía que ella iba a ver a Salia?

...

No tardó mucho en llegar al restaurante que le señalaba su madre.

A través del ventanal del restaurante, Yadira vio a Salia que llevaba mucho tiempo esperándola antes de bajar del coche.

La madre se sentaba en un puesto cerca del ventanal, vio el reloj de vez en cuando y miró hacia afuera. En su lado no hubo otra persona.

Delfino vio que Yadira únicamente se fijaba en Salia sin la intención que bajaba del coche a verla. Por eso le preguntó-¿Intentas sentarte aquí mirando a ella?

Ella le dio una oleaje sin salir ninguna palabra.

Tenía que dejarla que probara la espera.

Defino miró por la ventanilla, y descubrió que en el lado adverso del restaurante también existía uno, por eso él directamente condujo el coche en el aparcamiento del restaurante opuesto, tiró de la chica del coche y entró en el edificio.

Subió al segundo piso llevándose a Yadira derechamente, y eligió un puesto al lado de la ventana. Desde aquí, casualmente podía ver a Salia.

Un camarero les trajo el menú para que pidieran los platos, y Delfino lo puso delante de Yadira.

Ella levantó la cabeza para ver al hombre. A pesar de que ella no le contó nada, él parecía saber claramente lo que pensaba.

-¿Qué estás mirando? Pide la carta.

Yadira no se despertó hasta que sonó la voz de Delfino, el cual estaba viendo el móvil, ¿acaso en la coronilla de la cabeza hubiera los ojos, por eso sabía que ella se quedaba mirando a él?

A causa de la llegada, Yadira no hizo lo desagradable y pidió la carta directamente.

Luego Delfino añadió otros dos platos.

Antes de servirles la comida, la chica se volvió la cabeza a ver a Salia que se sentaba en el restaurante opuesto involuntariamente con expresión compleja.

En realidad, Fidelio tenía pocas palabras en el resto del tiempo, salvo que se la burlaba y la amenazaba.

-Esta es su la primera vez que me invita a comer.- Al terminar las palabras, vio que un coche se detuvo en la puerta del restaurante, y bajó Perla. 

Ella dio una risa fingida, luego dijo -Como yo pienso, es imposible que me invite a comer puramente.-

Perla fue al puesto de Salia derechamente. A cuasa de la distancia lejana, Yadira no podía escuchar lo que contaban los dos, pero podía ver que su hermana mayor estaba enfadada y la madre la consolaba según sus movimientos.

Los dos disputaban un rato, Salia bajó la cabeza y cogió el móvil. En el segundo siguiente, Yadira recibió una llamada.

Contestó el teléfono -Hola, ¿dime?-

-Yadira, ¿por qué todavía no llegas? Nos hemos hehco la cita para almorzar juntos, ¿no?- El tono de Salia mezcalaba el enojo, que parecía ser impaciente.

La hija le respondió ligeramente -Estoy en el autobús, pero hace un poco tráfico.-

Era obviamente que la madre suspiró de alivio -Pues date prisa.-

Después de colgar la llamada, vio que Salia seguía hablando con Perla, luego esa se volvió a salir del puesto, pero no se marchó del restaurante.

Anoche hubo pasado aquel asunto, Perla estaba tan impaciente por hacer a Salia que le invitara, ¿si aquella creó que su hermana menor se hubo ofendido por los malos? ¿Por eso quería ver su desgracia?

Si mal no susponía, ¿ella si debías sugir en sus frentes para dar a Perla una sacudida?

En ese momento, el camarero les servió las comidas, y las palabras le hicieron retroceder su pensamiento -Comamos.-

Cuando se despertó Yadira, de repente recordó que la pasada vez él había estado confundido pora la enfermedad, hubo llamado a mamá un par de veces. Por eso, le preguntó a Fidelio con curiosidad -Tú siempre vive en la casa de Delfino, ¿dónde están tus padres?-

Al final de sus palabras, ella vio notablemente que el movimiento de comer de Fidelio se suspendía, y el rostro mudaba de color.

Yadira notó que ella hubo hecho una pregunta que no debía preguntar, por eso le dio la comida apresuradamente, y le dijo con un tono adulado -Come más.-

Cuando se pidió la cuenta, Yadira quería pagarla por Delfino, pero el cual tiró de ella detrás de él sí mismo con una mano. Tras pagar el dinero, se volvió a contar a ella como si fuera un caso serio-Comer con la mujer, es principios inmutables que el hombre paga la cuenta.

La chica le contó con formalidad-La cuñada es como la madre, y yo pago la cuenta es razonable.

-Pero yo he pagado la cuante, si tú realmente te sientes incómoda...- Delfino se le acercó inclinándose y le dijo con voz baja -Pues dame un beso.-

Aquella se quedaba sin palabras, que prefería morir.

Se sacudió de su mano y se fue del restaurante.

Mirando su espalda, Delfino estalló en risa.

...

Finalmente, Yadira regresaba a casa directamente con Fidelio en vez de ir al restaurante opuesto a ver a Salia.

Sin hacer caso de las sucesivas llamadas de la madre.

La chica creó que se desperdía del asunto completamente. Sin embargo, al día siguiente, al amanecer, recibió la llamada de Henrico.

-Yadira, ¿estás buscando el trabajo? Sencillamente ven a nuestra propia empresa, y no hace falta obedecer la orden ajena, ¡qué bueno! ¿no?- Lo que dijo Henrico era tan sincero y verdadero que Yirada casi lo confiaba.

Pero le contestó desatentamente -Pero he encontrado el trabajo.-

Entre el Grupo Jimenez y el Grupo Auge, ella seleccionaría naturalmente el segundo sin vacilación, y totalmente no hacía falta considerarlo.

El padre se mantenía silencioso un rato, y parecía tomar alguna decisión -Ven a trabajar en la empresa, te daré las acciones, ¿qué te parece?-

¿Las acciones?

La chica se irguió conscientemente dudando de que lo escuchara mal.

Perla y su hermano mayor contaban con las acciones del Grupo Jimenez y cada año tenían los dividendos. Incluso Salia las también poseía, a pasar de que eran muy pocas.