Matrimonio de primera Capítulo 49: Mi esposa me lo servía.

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 49: Mi esposa me lo servía.

La novela Matrimonio de primera Capítulo 49: Mi esposa me lo servía. del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 49: Mi esposa me lo servía., su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 49: Mi esposa me lo servía. y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

Henrico parecía estaba preocupado de que ella se arrepentiera, por eso le contestó inmediatamente -En cualquier hora, y hoy estoy libre.-

-Pero estoy ocupada ahora, ¿qué te parece manaña?- El tono de Yadira era suave sin nada prisa.

Cuando vivía en la familia Jimenez, ella se sometía mansamente a la opresión. Todas las familias estaban acostumbradas a ella así, incluido Henrico.

Al notar que su hija le conllevó, perdió la paciencia -¿En qué estás ocupada? Ahora no tienes el trabajo, ¿no?-

-¿Papá crees que te contesto con indiferencia? Pero de veras tengo algo que hacer, voy a derte la dirección. Hasta luego.-

Tras terminar la llamada, Yadira meditó un rato, y envió un mensaje a Henrico.

Él es encapotó involuntariamente cuando recibió el mensaje y vio la dirección.

En su impresión, la hija suya era una tonta rústica. No pensaba totalmente que ella seleccionó un lugar en el Club Dorado.

Él creía demasiado alto el gasto.

El lugar era donde Fidelio la hubo llevado a comer la última vez. A causa del alto gasto, Yadira lo eligió.

En cuanto a otra razón, el Club Dorado era un legal y superior, y Henrico no se atrevía a hacer algo malo.

Pero actualmente, lo que necesitaba más Yadira era un abogado.

Ella no lo tenía ni podía pagar el costo.

...

Últimamente Apolo llamaba a Delfino para quejarse de que se tratara mal por los viejos de la empresa a deshoras de todos los días.

De hecho, en la empresa había muchas misiones, por eso Delfino fue a resolverlas.

Y regresó después de celebrar dos reuniones y disponer bien la planificación de proyectos.

Cuando llegó al chalé, ya era la hora de almorzar. Olió el aroma de la comida de la cocina en cuanto entró.

¿Ella estaba preparando la comida?

Delfino pasó el traje al azar al guardaespaldas detrás de él y se dirigió a la cocina.

En la cocina, Yadira le dio la espalda con el mandil, la cual se empinaba para encender la campana extractora.

La máquina instalada un poco alto, para la chica era difícil de alcanzarla aunque se empinó. Delfino se le acercó, levantó la mano pasando por encima de su cabez y le ayudó en encenderla.

Yadira se volvió la cara sin afeites ni aderezos. En la frente, el fleco pesado que se hubo adelgazado mucho, y ella estaba en pie allí cogiendo una espátula en la mano derecha con el mandil. Lo suave de ella se mostró en su hermosa cara.

-¡Estás de vuelta! Puedes comer ahora mismo.- Yadira quería pedirle ayuda, por eso se rio extraordinariamente complacida.

No le faltaban las personas que quisieran adularle, pero él estaba contento con que lo hizo Yadira.

Pero él no lo mostró, únicamente le contest -Bueno-.

Luego estaba en su lado mirando a ella que preparaba la comida con los manos puestas en los bosillos. El gesto de su cara parecía desatento,pero los ojos caían en Yarida.

El sonido de la cacerola cubrió las respiraciones de ellos.

Cuando estaba lista la comida, la chica se volvió, y de repente descurbió que Fidelio no salió de la cocina. 

-¿Para qué estás aquí?- ¿Acaso a él le gustaba el olor del aceite?

Delfino se volvió a marcharse afuera, -No pasa nada.-

Solamente él creó que esa ocación era agradable, por eso gustó más tiempo en mirarla.

En la mesa, luego de la comida, Yadira se le fijaba con sonrisa, -Tú y Delfino tenéis los abogados privados, ¿no?-

-Sí.- Delfino limpiaba las manos con una toalla, mientras tanto, le preguntaba desatentamente -¿Cómo? ¿Has metidos en un pleito?-

Se movió la cabeza, -No, necesito un abogado que pueda examinar el contrato comercial, ¿puedes prestármelo para que me ayude?-

Delfino fijaba la mirada en ella, y su indiferente cara no cambió de color, pero ella notó que él estaba descontento inexplicablemente.

¿Qué era la razón de su insatisfacción?

Al principio, Delfino había creido que se le había prestado Yadira a complacerle con el propósito de pedirlr una gran ayuda, pero el resultado era que le había pedido un abogado.

Se sintió un poco desesperado.

-De hecho tengo el abogado privado, sin embargo...- Hasta aquí el hombre se detuvo y la vista suya circulaba por ella.

Yadira bajó la cabeza mirando a sí misma, ¿si su vestido no estaba arreglado o él quería formular algo cachafaz? 

Al pensarlo, Yadira le miraba alerta levantando los brazos lentamente para protegerse.

Cuando Delfino vio sus reacciones, casi no podía por menos de reír. Levantó la mano y dio una tos ligera para ocultar la sonrisa.

Después de bajar la mano, en la experación de él recuperó la indiferencia, -Pues tienes que preparar la comida después.-

-¿Después?- Le preguntó en un tono tentativo, -¿Cuándo tiempo durará eso?-

-Está a mi posición.- El hombre se inclinó la cabeza bajando la vista a mirarla, el cual se entrecerró los ojos que parecía malo.

Yadira apretó los dientes, -Bueno, estoy de acuerdo contigo.-

Fidelio no tenía el deber de ayudarla y su petición era aceptable para ella. En realidad, eso no era demasiado.

Delfino trazó una sonrisa en sus mejillas, le dijo en tono imperativo-Ahora sírveme las frutas.

La chica se quedaba sin palabras. ¿Acaso el acuerdo no se limitaba a cocinar? Según su tono, ¿la tomaba como una sirvienta?

Aunque ella se le quejó, le obedeció la orden y le servió las frutas.

Después de traerle las frutas, Yadira se marchó.

Delfino sacó el móvil, tomó una foto de las frutas troceadas y lo envió a Apolo.

Parecía que este le ponía la atención especial, le respondió el mensaje al segundo siguiente -¡Menudas frutas estás tomando!-

Delfino le mandó otro -Me lo sirve mi esposa.-

Apolo le contestó una emoticón -(Indiferencia.jpg)

Al sentir la envidia de su amigo,él empezó a tomar las frutas contentamente.

...

Por la tarde, Yadira fue al Club Dorado con un abogado que había prestado de “Fidelio”.

Ella se vestía un traje de plumón blanco y un pantalón vaquero llevando un bolso sin el maquillaje. El vestido de ella era bastante ordinario.

Un club superior como el Dorado no se podía entrar fácilmente, pero Henrico tenía un gran trato social, por eso no se preocupaba de él. Radira intentaba hacerle que viniera a la puerta a recibirla.

Pero cuando llegó a la puerta con el abogado, el mozo no les detenía, sino que les reía tanto que mostraba ocho dientes, que era muy efusivo -Bienvenidos.-

¡Qué extraordinario el servicio del club superior!

Yadira fue directamente al palco que estaba Henrico.

Él también llevaba un abogado, pero sin considerar que la hija suya supiera que debía encontrar uno.

A fin de cuentas, en su opinión, Yadira era una tonta y tenía la reacción más lenta que los normales.

Ella se sentó frente a Henrico, -Papá.-

El padre le echó una mirada y descubrió que ella era diferente de lo habitual.

Parecía volverse muy guapa, ¿eh?

A pesar de que él abrigaba dudas sobre eso, aquí también estaban los desconocidos, ¿cómo él podía preguntarle si se hubo deformado?

-Sí.- Henrico retiró su pensamiento y le contestó.

Y dio un vistazo al abogado detrás de ella, luego echó una mirada al propio para que él actuara dependiendo de las circunstancias.

No serviría para nada aunque Yadira llevara el abogado, ¿no? Como ella no tenía suficiente dinero, no podría encontrar a un buen abogado, y era posible que este no pudiera descubrir la laguna del contrato.