Matrimonio de primera Capítulo 51: Yadira se reinventó.

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 51: Yadira se reinventó.

La novela Matrimonio de primera Capítulo 51: Yadira se reinventó. del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 51: Yadira se reinventó., su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 51: Yadira se reinventó. y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

Cuando Yadira entró en la puerta del chalé, le preguntó al guardaespaldas -¿Dónde está Fidelio?-

-El señor está en el segundo piso.-

Por eso ella subía al segundo piso para buscar a Fidelio cogiendo la merienda con buen humor 

¿Cuál era su habitación?

De pronto recordó que ella hubo salido de la habitación de él ayer por la mañana.

Encontró la habitación de Fidelio. Miró alrededor y creó que esta era la habitación principal según el sitio.

¿Acaso Delfino y Fidelio tenían la relación tan buena que aquel le cedió la habitación principal?

La chica llamó a la puerta, y de dentro no tardó mucho en sonar la voz de Fidelio-¿Qué pasa?-

La voz baja llevaba la indiferencia, en comparación con la habitualmente hablaba con ella, era más glacial .

Yadira le contestó -Soy Yadira, te traigo la merienda.-

En la habitacón, Delfino estaba desnudado para examinar la herida de bala.

La última vez le había pedido a Yadira que le hubiera sacado la bala, había ido al hospital privado a examinarla después. Su vida se había cambiado por la de su madre, por eso, en realidad, él era avaro de la vida.

En aquel entonces le había pedido a Yadira que le hubiera sacado la bala era una medida provisional.

La herida estaba curada, pero le dejó la cicatriz.

Él se puso la ropa, abrió la puerta y vio que Yadira estaba en la puerta cogiendo la comida.

Mientras tanto, la chica levantaba la cabeza para mirarle con la cara poca llamativa. Ella le pasó la merienda-Esto te traigo.

Cuando vio el envase, supo que era la comida del Club Dorado.

Él lo tomó y le preguntó -¿El asunto sale bien?-

-Sí, muchas gracias.- Yadira mostró una sonrisa involuntariamente, los ojos bonitos y brillantes doblaban ligeramente como los de gatos, que eran encantadores.

La nuez de Delfino se deslizó suavemente, y se le contestó indiferentemente-Bueno.

Luego cerró la puerta directamente.

Yadira casi no podía seguir hablando con él. Según sus comportamiento, ¿por qué él parecía tener miedo de ella?

La chica acababa de regresar a la habitación, recibió un mensaje de Fidelio, y el contenido era un nombre de plato.

En seguida llegaron unos mensajes continuos.

Cada mensaje tenía un nombre de plato.

¿Por qué no podía contarle todos los platos que quería comer de una vez? Tenía que enviarle tantos mensajes, ¡qué lujoso era el rico!

Cuando Yadira había sido una pobre antes, no había sido capaz de pagar la factura del teléfono, por eso su móvil hubo estado inactivo durante medio año, ni siquiera hablaba de que mandaba el mensaje de la manera tan rumbosa.

Pero cuando ella bajó por la escuela, descubrió que existía lo más exagerado.

...

Al principio ella bajó con propósito de ver qué verduras había en el refrigerador.

Al entrar en la cocina, vio que los guardaespaldas estaban sacando las verduras de la nevera eléctrica.

Se les acercó y les dijo con muchas preguntas -¿Por qué sacáis las verduras?-

-Estas fueron enviadas al medidía de ayer. Hoy tenemos que cambiar por las frescas.-

-¿Por qué hay que cambiar por las nuevas? Estas verduras no están compuestas y todavía se pueden comer.-

Yadira bajó la cabeza para examinar las verduras, que estaban bastante frescas.

Los dos guardaespaldas se miraron, -Siempre como así... Cada día tenemos que cambiarlas.-

-Pues... Bueno.-

Cada vez ella preparaba la comida, el refrigerador estaba lleno. Creía que alguien añadía las verduras a él todos los días sin pensar que cambiara por las frescas.

Cuando cocinaba por la noche, ella hecía los platos de máximo peso.

Como sabía si no se comieran, se perderían.

A pesar de que pensaba que cada día cambiar las verduras era demasiado derrochador, los señores ricos tenían sus propios modos de vida.

La comida todavía no estaba lista, Yadíra oyó los ruidos defuera.

Ella hizo un plato, lo puso en la mesa y de paso que salió a dar un vistazo.

En el salón, además de Fidelio, estaban dos hombres.

Eran Apolo y Cerilo.

Fidelio conocía a Cerilo, ya que era normal que Apolo también le conociera.

Este tenía vista de lince y vio a Yadira inmediatamente.

Debía de que en aquel entonces que Delfino había estado enfermo, él ya se había expuesto el carácter verdadero, por eso esta vez no llevaba las gajas para fingirse gentil y la saludaba con la mano riendo como si ellos fueran los conocidos.

Él actual tenía menor la gentileza y mayor malvado, que parecido al compañero más travieso de la clase en la escuela.

Era más llamativo y malo, pero también más agradable.

Yadira creó que él tenía mucha puerilidad.

-Dama, Dama Dominguez...- Cuando miró claramente la cara de Yadira, comenzó a tartamudear.

Él se volvió la cabeza a dirigirse hacia Cerilo, y el cual le extendió las manos con sonrisa inocente.

Apolo consideró que la sonrisa de Cerilo era muy falsa.

Por la tarde, los dos disputaban sin cesar sobre la apariencia de Yadira, luego Apolo tomó la decisión de venir derechamente a la casa de Delfino a ver a ella.

Y el resultado demostraba que Delfino y Cerilo no estaban ciegos, y la razón era que Yadira se reinventó

Apolo le preguntó violentamente -¿Por qué no eres parecida a ti antes?-

-Tal vez antes haya tenido el flequillo pesado y me haya maquillado mal.- Yadira le contestó medio en broma medio en serio, Luego saludó a Cerilo y regersó a la cocina.

Apolo abrigaba dudas sobre lo que contó, porque la diferencia era demasiado grande como el cielo comparaba con el suelo.

Él se quedaba absorto, y no derivaba la vista de Yadira hasta que esta entró en la cocina.

Delfino se le acercó, le dio una patada en la pierna y le echó una mirada indiferente -Si te basta con ver mi esposa, vete.-

Él gritaba por el dolor de pierna -Delfino, ¡qué inhumano eres!-

Antes de caer la voz, Delfino le dio un vistazo apático, Apolo inmediatamente reaccionó que hubo dicho lo que no debía decir, apresuradamente se tapó la boca con la mano.

Por suerte, la cocina estaba lejos del salón, y Yadira se quedaba preparando la comida, por eso no lo escuchó.

Apolo fijaba la mirada con miedo -Tu esposa no lo oye.-

-Ya es la hora de salir.- Al terminar las palabras, se dirigió a la cocina.

Apolo ya olía el aroma de la comida, y andaba siguiendo a Delfino.

Él se volvió la cabeza y le miraba sin expresión -¿Acaso quieres ir a África?-

Mientras le contaba, descubría con sorpresa que Cerilo también le serguía.

Al notar la vista de Delfino, Cerilo bajó la cabeza para arreglar la manga y mirar los pies fingiéndose que no sintió la orden de que salieran los invitados que escondía en sus ojos,

Había 365 días en un año, y Cerilo como si comiera en los restaurantes 366 días. En ese momento podía disfrutar de la comida casera, ¿por qué se marcharía?

¡Él ya olió el pescado picante!

Yadira terminó por el último plato, el pescado picante, y lo trajo a la mesa. En cuando salió de la cocina, vio que estos tres hombres estaban en la puerta del comedor sin entrar.

Totalmente no sabía que los tres hombres se estancaban un buen rato allí ridículamente infantil, y pansaba que Fidelio quería mantenerlos para comer.

Si él quería que los dos se quedaran para comer, ¿por qué no entraron?

Yadira se dirigió hacia Fidelio y le preguntó con inseguridad -¿En dónde quieres cenar? ¿Sales con tus amigos o en casa? Los platos preparados son fáciles...-

Apolo tenía una buena posición social, y Cerilo también era un noble. Era incierto que los dos no fueran estómagos de avestruz como Fidelio, y tal vez prefieran ir a los restaurantes superiores a canar.

Apolo entró en el comedor por el lado de Delfino, le contó riendo -A mí me gustan los platos fáciles.-