Matrimonio de primera Capítulo 52: Sólo coquetearé con Delfino Dominguez

sprite

Matrimonio de primera de Gato volador Capítulo 52: Sólo coquetearé con Delfino Dominguez

En Matrimonio de primera novela Capítulo 52: Sólo coquetearé con Delfino Dominguez , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Matrimonio de primera fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Matrimonio de primera de Gato volador Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 52: Sólo coquetearé con Delfino Dominguez y los capítulos posteriores de la serie Matrimonio de primera en readerexp.com

Cerilo Oliver también entró, sonrió amablemente a Yadira Jimenez, y dijo -Yo también.-

Cuando terminó de hablar, se sentó con naturalidad en la mesa del comedor, y Apolo Tapia también se apresuró a sentarse a su lado.

Sólo Delfino se quedó en la entrada del comedor con expresión de enfado sin entrar.

Yadira -...-

Por qué sentía que el ambiente no era del todo correcto.

Delfino entró con el rostro frío y se sentó en la mesa del comedor.

Al ver esto, Yadira quiso ir a la cocina para traer dos tazones más.

Delfino pateó fríamente a quienes se sentaron frente a él bajo la mesa -¿No vais a buscar los tazones para la cena?

Su propia mujer puede servirle a él y sólo a él ¿Queréis que os sirva ella también?

Apolo y Cerilo se dirigieron inmediatamente a la cocina a por tazones.

Yadira observó a los dos hombres ir apresuradamente a la cocina. Se sorprendió de que "Fidelio", un hombre insincero y descerebrado pudiera hacer a estos dos extraordinarios hombres tan... obedientes.

Sí, le dieron a Yadira la sensación de que estaban obedeciendo a ""Fidelio"".

Yadira también se sentó a la mesa.

Escuchó el sonido áspero de los palillos golpeando el plato cuando cogió algo de comida y se dispuso a comer.

En cuanto los miró, vio que estos tres hombres agarraban la comida con violencia, "Fidelio" era especialmente excesivo, y les quitaba la comida de los platos.

Yadira tomó un bocado de su comida en silencio, sintiendo que no estaba frente a tres hombres, sino frente a tres niños de jardín de infantes.

Fue Cerilo quien sintió primero la mirada de Yadira, y dijo disculpándose -Siento que veas esto. Hace tres años que no estoy en casa y no he comido comida casera.-

Apolo siguió -Estoy demasiado ocupado trabajando en la empresa, como todos los días comida para llevar.-

Delfino -No escuches esas tonterías.-

Apolo y Cerilo bajaron la cabeza y comieron juntos, en silencio.

Desde el punto de vista de Yadira, era como si "Fidelio" los intimidara.

Golpeó a "Fidelio" con el codo, y cuando vio que se giraba para mirarla, le dijo -Ya que los invitaste a cenar, no seas tan grosero. Vamos a comer bien.-

¿Cuándo les pidió que se quedaran?

Delfino hizo una mueca y miró a los dos hombres, con un tono sombrío -Se sirven ustedes mismos.-

Yadira agitó la mano, ¿por qué sintió que esos hombres podrían pelear en cualquier momento?

...

Yadira sintió que el ambiente era raro y se fue al salón después de comer.

Ella no entendía a estos hombres.

En cuanto Yadira se fue, el comedor volvió a ser armonioso.

Apolo encontró por fin la oportunidad de comentar sus dudas -Yadira...¿Qué está pasando?-

Delfino lo miró con frialdad.

Apolo hizo un gesto como si cerrara la boca y se calló de inmediato.

Cerilo era en principio una persona prudente. Después de estar mucho tiempo con Apolo, de vez en cuando hacía bromas. Pero seguía siendo muy serio cuando hablaba de temas importantes.

No sólo se quedó aquí hoy, sino que también tenía otras cosas que decir.

Cerilo dijo con cara seria -El contrato de cesión de acciones que Henrico firmó con Yadira es, en efecto, un poco fraudulento, y no es una estrategia contractual muy inteligente.-

Delfino se mofó -Henrico lo ha planeado perfectamente, pero Yadira no es tan fácil de engañar. Ella se fue al grupo de Jimenez, y definitivamente romperá la vida pacífica en Grupo Jimenez. Tarde o temprano, traerán a Evelio Jimenez para que se haga cargo de la situación incontrolable.-

Poco después de que él y su madre fueran secuestrados y rescatados, en aquel entonces, la familia Dominguez hizo un contrato de matrimonio con la familia Jimenez. Evelio Jimenez también se retiró del cargo de presidente de la familia Jimenez y se fue al extranjero para jubilarse.

Hablando de los antecedentes de la familia, aunque Delfino estuviera realmente desfigurado e incapacitado, la familia Jimenez no tendría la oportunidad de casarse con los hombres de la familia Dominguez.

Precisamente porque ese contrato matrimonial era demasiado coincidente y las cosas eran demasiadas anormales. Sospechaba que algo estaba relacionado con el secuestro de él y su madre hace más de diez años, así que cuando Horacio Dominguez le pidió que se casara, aceptó sin resistirse.

Según su plan original, comenzaría la investigación a partir de su prometida Perla e investigaría a la familia Jimenez.

Sin embargo, fue Yadira quien se casó con él, una mujer un poco inteligente y un poco tonta que escondía secretos.

Delfino se echó hacia atrás, un rastro de amargura apareció en sus ojos.

Yadira cocinaba como su madre, así que no puede evitar acercarse, y acercarse...

Apolo golpeó un par de veces la mesa del comedor y dijo -Creo que puedes invitar a Evelio Jimenez directamente.

-No, eso alarmaría a los que planearon esto.- La expresión de Delfino era decidida -Evelio Jimenez tuvo que irse al extranjero por jubilación de forma repentina, debe haber algo extraño en él. Han pasado quince años. Averigua todos los implicados en ese asunto.-

¿Encontrarlos a todos? ¿Y luego?

Aunque Delfino no habló más, Apolo sabía que Delfino nunca los dejaría escapar fácilmente.

Sospechaba que en el secuestro habían miembros de la familia Dominguez que planearon el secuestro junto con los secuestradores. Después de cerrar el caso del secuestro, especuló repetidamente y luego llegó a una conclusión basada en las pistas que fue recopilando en todos estos años.

...

El lunes.

Yadira fue al grupo de Jimenez para registrarse.

A ella no le importaba el puesto que Henrico le iba a arreglar. De todos modos, tenía acciones a su nombre. Ella no tenía miedo de nada.

Ahora que ya no se hace pasar por retrasada, no necesita volver a ponerse esa ropa.

Todas las chicas quieren ser bellas. Ella no era una excepción.

También tenía ropa bonita, comprada por ella misma, y Noela García le compró mucha.

Noela tenía un buen entorno familiar. Era famosa en la escuela como líder de un grupo que intimidaba a la gente. Había mucha gente que la seguía, y mucha gente la odiaba, la mayoría eran chicas.

Al tratar con las personas que odiaban, naturalmente, las chicas utilizaban métodos desagradables y llenos de malicia.

Aprovecharon el momento en que estaba sola y la llevaron a un edificio abandonado. La golpearon, la obligaron a ladrar, le quitaron la ropa y le hicieron fotos desnuda...

Yadira fue a dar de comer al gato callejero. Cogió un cuchillo de acero oxidado y entró en la habitación cuando oyó el ruido. Las asustó -Una tonta tampoco será encerrada por asesinato.-

Las chicas huyeron gritando con la cara pálida.

Entonces Noela era una buena amiga de ella desde hacía muchos años.

Yadira eligió un abrigo rojo con un jersey negro por dentro y unos pequeños zapatos de cuero negro en los pies, que la hacían parecer enérgica y capaz.

Bajó las escaleras con su bolso y justo vio a "Fidelio" leyendo el periódico con una taza de café.

Al oír los pasos, levantó la cabeza y vio a Yadira de reojo. Su abrigo rojo hacía que su piel fuera más blanca, sus ojos brillantes y sus labios rojos la hacían aún más bonita. Y su pelo largo parecía una cascada.

El largo del abrigo llegaba apenas un centímetro por encima de la rodilla, dejando al descubierto la mitad de una esbelta pierna recta.

Esbelta y delgada, viva y fragante.

Delfino la miró durante unos segundos, sus ojos se entrecerraron y su tono fue cortante -Mientras mi primo no está, quieres salir a coquetear con otros hombres.-

Lo que dijo no fue una pregunta, sino una afirmación.

Cuando Yadira se miró antes en el espejo, pensó que estaba guapa, así que estaba de buen humor.

Se acercó a Delfino, condescendiente, mirándolo con desprecio -Aunque quiera coquetear, sólo lo haré con Delfino. No juzgues a los demás por tu propio rasero.-

Después de que Delfino escuchara esas palabras, le tembló la mano, y el café se derramó de la taza sobre su traje.