Matrimonio de primera Capítulo 56: Si no lo necesitas.

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 56: Si no lo necesitas.

La novela Matrimonio de primera Capítulo 56: Si no lo necesitas. es muy buena. En Capítulo 56: Si no lo necesitas., no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Matrimonio de primera, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Matrimonio de primera novela Capítulo 56: Si no lo necesitas. en readerexp.com

Delfino bajó la cabeza y miró los dedos blancos y delgados que ella colocó en su brazo, Y no se deshizo de ellos sino dijo con voz profunda.

-¿Acaso no es normal? ¿De verdad crees que nuestra familia Dominguez puede tolerar que tu familia Jimenez nos ultraje? -

Su expresión era inusualmente seria y fría, y Yadira quería escalofriarse de nuevo.

Desde el primer día que Yadira entró en la casa de la familia Dominguez, Delfino había enviado a alguien para que la indagara y, naturalmente, sabía que le gustaba Severo Perez. En cuanto a que ella fingía ser una tonta y fea,  esto había pasado demasiado tiempo, por lo que no había forma de verificarlo.

Yadira se sorprendió por un momento y no pudo evitar ponerse seria

-¿Delfinote pidió que me indagara? 

-¿Qué te parece? - Delfino se dio la vuelta y se paró cara a cara frente con ella mirándola. Al verla un poco asustada, no dijo nada más y entró directamente en el Club Dorado. 

Delfino originalmente quería reservar una habitación privada, peroYadira sintió que tenía malas intenciones, por lo que estuvieron en el vestíbulo.

Entonces, los dos finalmente encontraron una mesa junto a la ventana en el vestíbulo y se sentaron.

Después de pedir la carta, Yadira le preguntó a "Fidelio".

-¿Cuándo volverá tu primo? -

-No lo sé-. 

Después de que Delfino terminara de hablar, al ver su rostro lleno de la incredulidad, puso los brazos sobre su pecho, y la miró sin ninguna expresión diciendo.

-Si incluso sé cuándo va a volver. ¿será necesario contártelo? -

Parecía que tenía un poco de razón ...

Yadira bajó la cabeza y jugó con el teléfono móvil en su mano.

Delfino le daría un teléfono móvil, del que no le costaría nada de esfuerzo. Y nadie se enteró de su paradero. Definitivamente no quería que otros lo supieran.

Yadira suspiró pensando que Delfino en realidad tenía una vida bastante dura. 

Delfino, quien estaba viviendo una vida difícil, la miró a Yadira que estaba enfrente, y la vio fruncir el ceño y  muy "triste", creyó que le había hablado muy fuerte, así que después de pensarlo un poco, le contó una serie de números.

Yadira parecía confundida

-¿Qué? -

Delfino frunció las cejas levemente, aparentemente impaciente

- La llamada de mi primo.-

Yadira inmediatamente se puso enérgica y rápidamente abrió el contacto del teléfono para guardar el número- Dímelo de nuevo.-

Al ver que ella estaba tan alegre, Delfino lo dijo nuevamente con paciencia.

-¡Gracias! -Yadira guardó el número y le preguntó con una sonrisa -¿Quieres pedir más ? -

Delfino se veía indiferente -No es necesario.-

Evidentemente estaba justo en frente de ella, pero no podía decir directamente que era Delfino.

Por lo cual la repentina angustia lo hizo quedarse un poco apático con una expresión indiferente mientras comían.

Sin embargo, a Yadira no le importaba su expresión, estaba pensando en llamar o enviar un mensaje de texto a Delfino más tarde. 

Lo último sería mejor, lo primero sería un poco vergonzoso, ¿No?

Ella sintió que era más probable que la bloqueara colgando su teléfono directamente.

....

Después de que los dos hubieron comido, Yadira y Delfino se levantaron y salieron uno tras otro. La salida estaba en el mostrador, así que de paso fue a pagar la cuenta. Pero cuando pagaron la cuenta,se encontraron con Perla y Severo.

Severo  sonrió con ternura hacia Yadira -Yadira.-

-Hola.- y Yadira simplemente asintió moviendo la cabeza, sin querer hablar con ello.

Perla apretó los dientes con odio cuando los miró a los dos allí tonteando, pero insistió en forzar una sonrisa -Severo, por cierto, págale la cuenta de paso.-

-No, ya la he pagado.- 

Dijo Yadira, justo después de que Yadira terminara de hablar, la cajera le devolvió la tarjeta negra cortésmente a Yadira -Señorita, aquí tiene su tarjeta.-

La voz de la cajera llamó la atención de Perla y Severo Perez.

Yadira cogió la tarjeta -Gracias.-

Pero los otros dos se sorprendieron cuando vieron la tarjeta negra en su mano.

Los Domínguez, como una familia adinerada con bastantes influencias, poseía innumerables industrias, incluidos los bancos, que emiten exclusivamente tarjetas negras limitadas a nivel mundial. Sería imposible tener una tarjeta de este tipo si no fueran las personas importantes de la familia Dominguez.

Aunque la que llevaba Yadira es una tarjeta secundaria, pero era suficiente demostrar que esta familia la trataba muy bien a ella.

Yadira miró sus expresiones y la tarjeta negra en su mano.

Esta tarjeta negra ... parecía de puta madre.

Yadira les dijo con calma -nos tenemos que ir primero.-

Tan pronto como regresó al coche, Yadirale preguntó a "Fidelio" -¿De dónde sacaste esta tarjeta? -

Delfino respondió simplemente -La uso para comprar algo.-

Yadira pensó intuitivamente que "Fidelio" la estaba asustando. Y sintió que sostener la tarjeta negra en su mano era como una papa caliente. Por lo tanto inmediatamente le dio la tarjeta a "Fidelio" -Ahora te he invitado a cenar. Entonces, acéptala. -

Delfinola miró con frialdad y luego le tiró la tarjeta. 

-¿Qué estás haciendo?-, se la volvió a dar Yadira.

Delfino cogió la tarjeta y la tiró por la ventana, con un tono muy tranquilo e indiferente como si estuviera comentando si la comida de hoy estaba deliciosa -Tíralo si no lo quieres.-

Yadira abrió la puerta del coche, bajó y recogió la tarjeta.

Ya no se atrevía a dársela a "Fidelio", ni tampco a meterse con este señoritingo.

Creyendo que sería mejor que ella se la diera a Delfino cuando regresara.

...

El día siguiente.

Yadira tomó el autobús para ir la familia Jimenez, y principalmente porque el taxi era demasiado caro.

Tan pronto como se bajó del autobús, vio a alguien no quería ver.

Severo se acercó a ella

-Yadira.-

Yadira retrocedió dos pasos

-¿Qué pasa? -

Severo no pareció haber notado su indiferencia, y un rastro de decepción brilló en sus ojos, agregando un temperamento suave y melancólico

-Acabo de verte y quiero hablar contigo a solas.-

En comparación con él, la actitud deYadiraes mucho más indiferente

-Ya hablaste que tengo que ir a trabajar, me tengo que ir primero.-

A ella le había gustaba Severo, pero era porque se había dejado embaucar por este Donjuán, por lo que sintió que él era perfecto de pies a cabeza.

Ahora que descubrió su verdadera naturaleza, Severo solo tiene una identidad para ella, y esa es el novio de Perla.

Severo se reía de sí mismo diciendo en voz baja -Si te trata bien,entonces todo bien.-

Yadira-...-

Salia nunca le diría esas cosas. ¿Por qué tenía Severo el coraje para decirle esas cosas? 

-Si estás tan libre, ve al loquero para que lo vea.- 

Severo miraba a su figura que se alejaba, la frustración en su rostro disminuyó gradualmente revelando una mirada que reflejaba que estaba decidido a ganarla.

La razón por la que Yadira era tan indiferente debería ser para que todo no fuera tan vergonzoso, a ella le había gustado durante tantos años, era imposible que no ya no le gustara.

Delfino incluso podría darle aYadira las tarjetas negras limitadas de la familia, lo que debería tratarla muy bien.

La familia Pérez había caído en decadencia en los últimos años. Siempre y cuando convenciera bien a Yadira de que ella hablara bien de ellos en ese momento para poder sacar unos beneficios, y también para que la situación de esta familia se mejorara un poco. 

......

Cuando Yadira llegó a la oficina, tan pronto como se sentó, Perla se acercó con los ojos que reflejaban una complacencia en su desgracia.

-Papá le llamó a que fueras a su oficina.-

-¿Ha pasado algo? -Yadira cogió el teléfono, se levantó y la miró.

Perla obviamente no quería decir más -Lo vas saber enseguida.-

Cuando llegó a la oficina de Henrico Jiménez, Yadira vio al gerente de marketing que había sido electrocutado ayer por su aparato de descarga eléctrica.