Matrimonio de primera Capítulo 59: El hombre que tenía esposa no salía para buscar la vida nocturna

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 59: El hombre que tenía esposa no salía para buscar la vida nocturna de Gato volador

En Matrimonio de primera novela Capítulo 59: El hombre que tenía esposa no salía para buscar la vida nocturna autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 59: El hombre que tenía esposa no salía para buscar la vida nocturna en readerexp.com

Como había otras personas alrededor, para guardar la imagen, Henrico habló irreflexivamente con Yadira, -Come con nosotros. -

-Bueno.- después de terminar esta palabra, vio que su cara cambió levemente y entonces siguió -Pero hoy no puedo, porque tengo que comer con mis compañeras. Papá, comemos juntos el otro día. - 

Henrico no llevaba bien con Yadira ni le gustaba ella, y naturalmente no quería comer con ella. 

Al oir su negación, él se sintió aliviado mostrándose en la cara y se vio mucho más suave -Está bien. Hazlo primero. -

A esta hora, Perla volvió su cabeza bruscamente y sirvió a Henrico sonriendo -Papá, prueba este plato. Me parece que hoy su comida es muy deliciosa. -

Henrico dijo con sonrisa -Cómelo también. Recién estás más flaca que antes. -

¡Qué cariño era entre el padre y la hija!

Perla sonrió hacia Yadira de burla, cuya mirada era como diciendo - Eras una pobre chica que a los padres no les gustaba. 

Tenía que confesar, que Perla realmente le había dado al clavo en la cabeza. 

Pensaba que había fortalecido un corazón de acero por el aprovechamiento y el abandono de la familia Jimenez desde hace mucho tiempo, pero todavía se sintió espinada fácilmente por la escena de la armonía entre el padre y la hija.

Hasta cuando se sentaba con las colegas, su cara aún andaba mal. 

Antes durante una época, los asuntos entre Perla y ella estaban difundiéndose en ebullición. Como estas compañeras eran muchachas jóvenes, naturalmente sabían cómo consultar el Internet y también sus cosas.  

Sobre lo que acababa de suceder, lo vieron con los ojos y podían sentir más o menos que parecía que a Henrico no le gustaba Yadira. 

Una de ellas empujó el menú hacia delante de ella -Mira, ¿qué quieres comer?-

Yadira lo empujó hacia atrás sonriendo -Tengo un estómago de avestruz y ustedes pueden pedir la comida primero. Además, no he venido aquí antes ni saber cuáles platos son típicos. -

Al oírlo, las otras colegas empezaron a pedir los platos sin pensar más. 

Creían que Yadira era amable al estar juntas, entonces alguien le preguntó -¿Sabes por qué Pietro pidió un descanso de nuevo hoy? ¿Qué pasó en la oficina del presidente antes?-

-No lo sé. ¿Hizo muchas cosas malas antes? Quizás fuera un castigo de la ley natural y la transmigración. - Yadira despotricó con toda seriedad. 

A los otros no les importaba, se rieron y luego empezaron a contar la historia pasada de Pietro. 

De vez en cuando Yarida habló con unas palabras y el ambiente era armonioso. 

Hasta que una pregunta rompió esta armonía. 

-Yadira, ya has sido la nuera joven de la familia Dominguez, sin embargo, ¿por qué todavía trabajas en el Grupo Jimenez?-

La gente que hizo la pregunta no tenía mala intención pero en realidad era difícil de contestar. 

Yarida paró un rato y su voz se volvió un poco indecisa -Esto...-

Alguien le liberó de un apuro dinámicamente, -Vaya, apúrate a comer. No tenemos mucho tiempo. Si terminamos temprano, todavía podemos descansar un poco al regresar. -

La persona que le consultaba no siguió haciendo más preguntas. 

Actualmente la gente de la empresa creían que Yadira no andaba muy bien en la familia Dominguez. 

Aunque el señor de la familia Dominguez, ese hombre desfigurado sin capacidad de tener sexo, era el primer heredero del Grupo Dominguez, con su estado corporal radicalmente no era disponible para tomar posesión en la empresa. Por lo tanto, muchas personas preveían que iría a cambiarse el heredero y simplemente faltaba una noticia definitiva. 

Después de quitar la fama del heredero de la familia Donminguez, ese señor era una persona mutilada. Yadira no se trataba bien en su familia e incluso tenía que trabajar afuera. 

Estaría bien si solo trabajaba afuera, pero con un trabajo tan duro como una investigadora, lo que resultaba lastimable para ella. 

Yadira estaba un poco confusa mirando a las colegas que seguían serviéndole la comida sin parar, cuyas miradas hacia ella eran como - ¿una simpatía? 

Cambiando las ideas, entendía qué pasó. 

Desde el punto de vista de un espectador, parecía bastante lamentable ...

...

Delfino se quedó en la empresa todo el día. 

Al terminar el trabajo, Apolo vino con exaltación a buscarlo -¡Vamos a tomar algo!-

Como Delfino llegaba a la empresa, su trabajo era mucho más fácil y con un buen humor, quería salir para divertirse. 

-No. - Delfino lo negó sin levantar la cabeza. 

Apolo puso los ojos en blanco -¿Por qué regresas tan temprano? Quedarte en casa cuando no tienes más que hacer o después del trabajo, sin participarte en ninguna actividad, esto realmente es como una vida para los mayores. - 

Delfino le respondió con solo una oración sencilla.  

-Los que tienen esposas son así. -

Apolo rió con disgusto -Jaja. -

A este momento, justamente entró Cerilo. 

No sabía que hace poco le pasó a Apolo un ataque fuerte de Delfino y preguntó -¿Nos podemos ir?- 

-Vámonos. - Luego Apolo salió hacia fuera. 

Cerilo echó un vistazo hacia Delfino -¿No vienes?- 

Apolo contestó con una cara impasible para Delfino -Los que tienen esposas no salen a buscar la vida nocturna. - 

Como lo que prevía Apolo, Cerilo mostró una expresión de consternación.  

-Vamos. Nosotros dos vamos a tomar algo, porque no tenemos esposas.- Apolo puso su mano sobre su hombro y le empujó hacia afuera. 

Cerilo frunció los ceños, tiró su mano, volvió la cabeza y dijo con un tono un poco simpático -Aunque tiene esposa, simplemente no puede hacer nada sino mirarla. -

Delfino sonrió fríamente -No tengas más ganas de comer en nuestra casa. - 

La cara de Cerilo se puso un poco congelada, cambió su tono y dijo -Envidio a los que tienen esposas.-

¡Apolo no podía contenerse para patear a Cerilo una vez! 

¿Por qué no podían tener más capacidad? ¿Por qué cada vez frente a Delfino lo que podían hacer era solo perder completamente el triunfo? 

Parecía que Cerilo no estuviera dolido, sin doblar su pierna. 

Apolo le empujó hacia afuera -No nos quedemos más perdiendo la cara. - 

Después, volvió la cabeza y dijo a Delfino -Salimos primero. - 

Delfino estaba de buen humor y se podía descubrir la alegría en su voz profunda -Vayan. La cuenta será mía. - 

No obstante, cuando condujo a casa mirando la villa vacía, su buen humor desapareció bruscamente. 

Sacó el teléfono para llamar a Yadira pero nadie le contestó hasta se colgó de forma automática. 

Telefoneó dos veces pero todavía nadie le contestó. 

¿De propósito o le sucedía algo?

Delfino se puso en pie en el salón vació hasta la guardia personal no podía aguantar para preguntarle -Señor, ¿qué pasa? - 

El señor tenía una cara muy seria y seguramente había algo grave sucedido. 

Delfino se calló, sacó su abrigo y caminó hacia afuera, pero cuando llegaba a la puerta, parecía que le recordara algo y ordenó -Llámame si la señorita regresa. -

-...- ¿Por eso el asunto importante era que la señorita no había regresado?

...

Mientras tanto, Yadira estaba siendo arrastrada al centro comercial por los demás. 

Al terminar su trabajo, quería regresar a casa directamente. 

Pero las colegas que le acompañaban a almorzar al mediodía pensaban que sería demasiada lamentable si regresara a casa mirando la villa vacía, por eso tenían que invitarle a pasear por las calles.  

De veras, ella no creía que era una pobre aunque después del regreso solo podía enfrentarse al hogar vació, todavía era una villa lujosa, que era mil veces mucho mejor que la pequeña casa que alquilaba antes. 

Pero era difícil de rechazar la hospitalidad de sus compañeras, por lo que tenía que salir a pasear junta con ellas.