Matrimonio de primera Capítulo 62: Si no te he hecho nada indecente

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 62: Si no te he hecho nada indecente de Gato volador

En Matrimonio de primera Capítulo 62: Si no te he hecho nada indecente, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 62: Si no te he hecho nada indecente, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Matrimonio de primera Capítulo 62: Si no te he hecho nada indecente del autor Gato volador en readerexp.com

Los ojos de Delfino estaban fijos en ella, con escrutinio y seriedad no dejaba escapar ninguna expresión sutil en su rostro.

Se miraban mutuamente, ninguno dijo ni una sola palabra, como si fuera una competencia silenciosa.

Al final, Yadira apartó la mirada primero.

¿“Fidelio” era Delfino?

Pensándolo de cualquier forma, le parecía muy absurdo eso.

Delfino miró las expresiones cambiantes en su rostro y supo que había dicho las cosas demasiado abruptamente.

Retiró la mirada, tomó un sorbo de agua con calma y dijo sin prisa, -Si te digo que no, ¿me creerías?-

Yadira se dio cuenta de su tono en broma y se sintió aliviada, -Por supuesto que no, ¿de verdad te crees que soy tan tonta?-

Delfino dijo a la ligera, -No, qué va.-

No creía que era tonta, sino que era tonta sin más.

Después de comer regresaron al dormitorio. Yadira seguía pensando en lo que dijo “Fidelio”.

No había convivido con “Fidelio” durante mucho tiempo, pero la arrogancia y altivez en su ser no le permitiría nunca ser manipulado por otros como para casarse con una mujer que no le agradaba.

Sin importar que fuera Perla o ella quien se casó, ellos podían averiguar sus identidades de cualquier modo.

Jadira era “fea y estúpida” en ese momento, Perla tenía su vida privada hecha un caos, salía con sus amigos por allí en pleno semestre, así que ninguna de ellas era una buena opción.

Si “Fidelio” era realmente Delfino, no necesitaba aceptar esa injusticia de casarse con ella o Perla.

Además, Delfino era una persona con discapacidad, y en comparación su indiferencia hacia Yadira era más auténtica y creíble.

Con ese análisis, Yadira se calmó y llevó la ropa al baño.

Al salir de la ducha, escuchó sonar el teléfono.

Cogió la llamada sin mirar quién había llamado.

-¿Te escabulliste hoy del trabajo?-

Yadira se quedó sorprendida por un momento con la voz severa de Henrico. Luego puso el manos libres y dejó el teléfono sobre la cama. Mientras se estaba secando el cabello dijo, -Me volví a casa nada más salí esta mañana. Y te enteras de que falté al trabajo ahora que ya es de noche, qué eficacia tienen tus noticias, papá.-

Seguro que el hombre que le acompañó a hacer el estudio comercial esa mañana era alguien enviado por Pietro para vengarse de ella.

Porque si no, con lo mucho que le gustaba a Perla molestarla, ¿cómo habría podido esperarse hasta la noche para contárselo a Henrico?

Probablemente Perla también se había involucrado en ese asunto, tal vez después de confirmar que ese hombre no tuvo éxito, fue a chivárselo a Henrico.

Perla realmente anhelaba fastidiarla a toda costa.

¡Todavía no había saldado las cuentas con Perla sobre el asunto del Club Violado de la última vez!

Ese día cuando estaban en la oficina de Henrico, dijo que Perla había ido al Club Violado de nuevo a propósito para averiguar si Perla de verdad había ido al Club Violado ese día.

Aunque el cerebro de ese asunto no podía ser nadie más que Perla, necesitaba verificarlo una vez más.

Henrico no sabía nada sobre lo que le había sucedido a Yadira hoy. Así que al escuchar su tono arrogante, la ira en su interior se hizo más fuerte, y gritó en la llamada, -¡Yadira! ¿Te crees que siendo la señora de la familia Dominguez no puedo controlarte?-

El tono de Yadira era perezoso, -Qué va, si quieres controlarme puedes hacerlo en cualquier momento.-

Sin embargo, desde que era pequeña, Henrico no se había preocupado nunca por ella, solo le echaba un vistazo cuando quería sacarla provecho.

Las palabras de Yadira dejaron a Henrico sin saber qué decir durante un rato, luego dijo varios “bien” con voz fría, -¡Bien, bien! ¡Hablaré contigo el lunes en la empresa!-

Dicho eso, colgó el teléfono.

Perla le puso un vaso de agua enfrente a Henrico, -Papá, ¿qué dijo Yadira para enojarte tanto?-

-Creo que piensa que nadie puede con ella, ¡por eso es así de arrogante!- Henrico estaba tan enfadado que dio un golpe en el escritorio con dureza.

Perla extendió su mano y le dio palmaditas en el pecho para calmar su respiración, luego dijo en consolación, -Papá, creo que Yadira se ha pasado demasiado esta vez. Mira lo bien que le tratas y lo irrespetuosa que es contigo. Será mejor darle una lección.-

Escuchando sus palabras, Henrico se lo pensó un segundo para asentir lentamente.

Con respecto a lo que Henrico dijo sobre hablar con ella el lunes en la empresa, Yadira se lo había esperado, sabía que ese asunto no acabaría tan fácilmente.

Se había atrevido a ir al Grupo Jimenez, así que no le tenía miedo.

Noela todavía estaba filmando en otra ciudad, y como Yadira no tenía más amigos en la Ciudad Mar, no salió el fin de semana, se quedó en casa para ver series y escribir guiones.

Seguramente no se quede mucho tiempo en el Grupo Jimenez, así que no podía dejar de lado su profesión.

No sabía lo que estaba haciendo “Fidelio” en los últimos dos días, no apareció mucho en casa, se podría decir que casi no lo vio en todo el fin de semana, en realidad eso le quitó problemas.

El lunes por la mañana.

Anoche sobre las doce de la madrugada, escuchó el sonido del motor de un auto, por lo que supuso que “Fidelio” debería estar en casa.

Entonces, cuando estaba preparando el desayuno, hizo dos porciones.

Cuando llevó su desayuno a la entrada del comedor, vio a “Fidelio” en traje sentado en la mesa.

Ese fue el primer encuentro oficial en persona desde la cena del viernes pasado.

Yadira aún estaba disgustada con lo que dijo ese día, y se sentó con su desayuno, le miró y le dijo, -Ve a coger tu desayuno que está la cocina.-

Delfino no habló, sus ojos se posaron en su desayuno.

El desayuno que preparó fue muy simple, arroz congee y tortitas de huevo.

Yadira notó su mirada y sintió como si le iba a quitar el desayuno.

Entonces, agachó la cabeza para comerse un bocado de su tortita, como diciendo que la tortita era suya.

Después de hacer eso, sintió que su gesto era un poco infantil.

Sin embargo, no esperaba que “Fidelio” fuera más infantil que ella.

Se puso de pie directamente, aprovechándose de sus brazos largos, le quitó el desayuno que tenía enfrente para llevárselo a donde estaba él.

No solo eso, sino que, como señal de demostración, le dio un mordisco a su tortita mordida.

Yadira no había tenido mucho trato con los hombres, por lo que se sonrojó, -¡Tú, descarado!-

Delfino dejó los palillos, con su expresión seria pero tranquila dijo, -Si no te he hecho nada indecente, ¿por qué me insultas?-

Yadira no sabía qué decir al respecto.

Como no podía vencerle hablando, volvió a la cocina para coger el otro desayuno, directamente devoró la comida allí dentro antes de salir.

Cuando salió, Delfino la miró un poco sorprendido.

Yadira se dirigió hacia fuera apresuradamente, Delfino no pudo contener una sonrisa mientras la veía desaparecer.

En realidad, le parecía bastante divertido que no sepa que él era Delfino.

Aunque estuvo muy ocupado esos dos días, todavía le preocupaba el hecho de que Yadira regresó tan temprano el viernes pasado.

Perla era una malvada y definitivamente intentará fastidiar a Yadira. Pero no se iba a entremeter si no se veía obligado a hacerlo. Después de todo, era muy divertido ver a Yadira enfrentarse a la otra con ingenio y coraje.

Eso era lo que pensaba en su corazón, pero su cuerpo había reaccionado antes para levantarse y caminar hacia afuera.