Matrimonio de primera Capítulo 84: Arruinar el Proyecto

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 84: Arruinar el Proyecto

La novela Matrimonio de primera Capítulo 84: Arruinar el Proyecto es muy buena. En Capítulo 84: Arruinar el Proyecto, no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Matrimonio de primera, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Matrimonio de primera novela Capítulo 84: Arruinar el Proyecto en readerexp.com

“Fidelio” tomó la carpeta de su mano y dijo con ligereza -¿No sabías qué carrera fue la que estudiaste?-

-...-

Yadira recordó que cuando entró la familia Domínguez, ya la habían investigado por completo, así que obviamente sabían la carrera que estudiaba, ella no sabía nada sobre negocios.

“Fidelio” hojeó el documento y lo dejó a un lado con el ceño ligeramente fruncido.

Yadira le preguntó confundida -¿Pasa algo?-

“Fidelio” la miró y dijo -No hay nada que valga la pena ver en este documento, el Grupo Jiménez no concuerda con este proyecto-

Justo cuando empezaron a servir la comida, Delfino levantó los cubiertos y empezó a comer.

Yadira levantó el documento y con dudas lo miró de nuevo, pero realmente no pudo ver nada especial.

Sin embargo, como había pedido ayuda a “Fidelio”, debía confiar en él, así que no hizo más preguntas.

....

Por la tarde, Perla llevó a un grupo de personas a negociar un proyecto.

La empresa de la que fueron a negociar se llamaba Grupo Totem, una empresa mediana de Ciudad Mar, con mejores perspectivas que el Grupo Jiménez.

El grupo se dirigió a la sala de conferencias y tardó un buen tiempo en llegar la encargada del proyecto.

La encargada del proyecto era una mujer de casi cuarenta años, con el pelo meticulosamente peinado, se notaba que es el tipo de mujer empoderada.

Perla se levantó y la saludó de una manera que podría calificarse de muy arrogante -Gerente Méndez, nos volvemos a encontrar-

La Gerente Méndez le echó una mirada y se sentó, como si no notara la arrogancia en el tono de Perla, en un tono formal -La última vez, dejé muy claro que si el Grupo Jiménez quiere cooperar con nosotros en este proyecto, tiene que demostrar su buena voluntad y sinceridad-

Perla se rió y giró la cabeza para mirar a Yadira -Sabes que el presidente del Grupo Jiménez es mi padre y esta vez nos ha mandado a las dos hermanas para negociar del proyecto juntas, ¿no es eso suficientemente sincero y de buena voluntad?-

La Gerente Méndez miró a Yadira y su rostro empeoró aún más, odiaba esas inútiles conexiones en su vida, ya le desagrada Perla y ahora con el agregado de Yadira, le desagrada aún más.

-Discúlpeme, tengo una reunión más tarde a las tres, me retiro- La Gerente Méndez se levantó enseguida y se dirigió a la puerta.

Yadira finalmente entendió por qué “Fidelio” había dicho que el Grupo Jiménez no podría negociar este proyecto.

La Gerente Méndez era una mujer fuerte que claramente despreciaba a Perla, ella estaba con una actitud arrogante, además de llevar a Yadira provocando que le causara más ira a la Gerente Méndez.

Perla dijo a la espalda de la Gerente Méndez -Mi hermana puede ser una novata recién llegada, pero también está trabajando duro, Gerente Méndez, ¿podría reconsiderarlo?-

Los pasos del Gerente Méndez se aceleraron.

Yadira frunció el ceño, parecía comprender para qué la había traído Perla hoy.

La Gerente Méndez a su edad debería ser una trabajadora de mucha antigüedad en la empresa, con cierto nivel de experiencia e intimidación, mientras que el Grupo Jiménez envió a Perla que no sabía nada de nada y ahora más encima añadió a Yadira ...

Esto es un insulto para la Gerente Méndez y una falta de atención al proyecto.

Cuando la Gerente Méndez salió, Perla se volvió con cara fría y reprendió a Yadira -¡Papá valora mucho este proyecto y ahora lo has arruinado, a ver cómo vas a volver a responderle!-

Yadira -? ? ?-

Desde que entró la Gerente Méndez hasta que se fue, Yadira no dijo ni una palabra, ¿así que es ella la que va a cargar con la culpa de haber arruinado el proyecto?

Yadira giró la cabeza para mirar a los otros dos hombres que la acompañaban, quienes al percibir la mirada de Yadira solo giraron la cabeza a mirar hacia otro lado, obviamente estaban del lado de Perla.

-¿Qué están haciendo allí quietos, acaso están esperando que la Gerente Méndez regrese?- Perla levantó la barbilla, lanzó una mirada despectiva a Yadira mientras iba saliendo primero.

Yadira la siguió, saliendo lentamente.

Consideró que Perla era simplemente una tonta, que prefería arruinar un proyecto tan importante para el Grupo Jiménez, con el objetivo de tenerla pisoteada.

Perla definitivamente estaba muy mimada, podía disfrutar de su vida de familia adinerada con tranquilidad gracias al Grupo Jiménez, pero trataba los proyectos de la empresa como si fuera un juego de niños.

A este ritmo, el Grupo Jiménez acabará tarde o temprano.

...

Una vez de vuelta en el Grupo Jiménez, Perla llamó a Yadira para ir juntas al despacho de Henrico.

Henrico acababa de regresar de una reunión y al verlas a ambas allí, les preguntó -¿Cómo ha ido el proyecto de hoy ?-

Perla se mordió el labio, con los ojos ligeramente enrojecidos -Papá, lo siento, no debí consentir a Yadira y dejar que me acompañase para negociar sobre el proyecto del Grupo Totem ...-

Antes de que pudiera terminar sus palabras, fue interrumpida por Henrico con una mirada enfadada -Grupo Totem... ¿Quién te ha pedido que vayas a negociar el proyecto de cooperación con el Grupo Totem?-

El conoce claramente cómo es su propia hija. El proyecto del Grupo Totem era muy importante para él y sabía que Perla no tenía capacidad de negociarlo, así que iba a tomarse las cosas con calma y encontrar a la persona adecuada para ir a negociar cuando llegara el momento.

-Fue Yadira la que dijo que quería probarse a sí misma y quería negociar grandes proyectos, me dejé convencer y acepté llevarla a negociar el proyecto del Grupo Totem...-

La declaración de Perla estaba en realidad llena de lagunas, pero Henrico tenía preferencia por ella, y aunque supiera que Perla mentía, sólo descargaría su ira sobre Yadira.

-¡Yadira! ¡Acordé que te trasladaran al Departamento de Proyectos para que aprendieras, no para que estorbaras a Perla y arruinaras los proyectos de la empresa!-

Henrico hizo una mueca de enojo como si quisiera acercarse y abofetear a Yadira.

Yadira se burló mirando a los cínicos padre e hija -¿Perla necesita que le estorbase? ¡No puede hacer nada por sí misma como una inútil! Pregúntate cuántos proyectos Perla ha negociado para ti desde que entró en el Grupo Jiménez y cuántos ha arruinado-

-¡Yadira, estás diciendo tonterías! Hay innumerables proyectos que se negocian cada año en la empresa y fueron resultados de mi arduo trabajo con mi equipo para conseguirlos-

Perla sacudió la cabeza con una expresión de dolor en su rostro -Yo hice todo para la empresa y tú arruinaste un proyecto tan grande sólo por tu egoísmo de demostrar tu capacidad, ahora me acusas falsamente, ¡cómo te atreves!-

Qué cosa tan... diciéndola como si fuera verdad.

-Si es por la empresa o no, solo lo sabes tu misma- Yadira con expresión de burla en sus ojos.

Perla no pudo evitar sentirse culpable al ser mirada así por ella.

-¡Claro que lo hago por la empresa!- Perla alzó el volumen de su voz para poder ocultar su culpabilidad.

Henrico vio que las dos discutían sin parar y gritó -¡Ya basta! ¡Las dos, salid!-

Perla seguía negándose en ir, su propósito para hacer esto hoy era sacar a Yadira del Departamento de Proyectos.

-¡Papá, Yadira realmente no encaja en el Departamento de Proyectos! ¡Trasládala de nuevo al Departamento de Marketing!-

Las palabras anteriores de Yadira habían entrado realmente a la mente de Henrico, al Departamento de Proyectos había ido cada año peor desde que Perla había tomado el mando.

Ahora él estaba muy molesto -¡Fuera!-

-¡Papá!- Perla le llamó una vez más, pero no le convencía por eso tenía que salir.