Matrimonio de primera Capítulo 9: Las ganas de tocarla

sprite

Matrimonio de primera novela Capítulo 9: Las ganas de tocarla

En Matrimonio de primera Capítulo 9: Las ganas de tocarla, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Matrimonio de primera Gato volador Capítulo 9: Las ganas de tocarla en readerexp.com

Yadira, que le estaba aplicando la medicina, parecía tan tierna que emocionó a Delfino.

Entonces, le dio muchas ganas de de tocarla.

Era su esposa, así que era natural que le hiciera cualquier cosa.

Pero para Yadira, él era Fidelio, el primo de Delfino.

La coqueteó y la besó repetidamente, lo cual alcanzó más allá de su tolerancia.

Yadira lo empujó violentamente y retrocedió varios pasos para alejarse de él, diciendo con mucha frialdad, -¡Fidelio, soy tu cuñada! Por favor, muéstrame algo de respeto.-

Después de lo que pasó hace un momento de sacar la bala, ya no odiaba tanto a este "Fidelio", pero no esperaba que siguiera siendo tan imprudente.

Delfino se frotó los labios como si estuviera saboreando lo que dijo Yadira. Dijo con su agradable voz que tenía un matiz de compulsión, -Cuñada mía, solo serás viuda en todo el resto de tu vida si sigues con mi primo. ¿No me tendrás en cuenta?-

Yadira se negó directamente con sequedad y dijo, -No.-

Con una carita impacible y un traje feo, parecía una viejita, nada atractiva para los demás.

Sin embargo, a Delfino le pareció muy vívida una Yadira así.

Yadira pensó que no podía quedarse quieta por más tiempo, esto solo haría que este "Fidelio" fuera aún más imprudente.

-Deberías llamar a alguien para que te recoja, si no, llamaré a una ambulancia y entonces sabrán que tienes una herida de bala.-

Su voz sonaba tan suave, y no tenía ningún efecto disuasorio a pesar de decir palabras amenazantes.

Delfino solo la echó un vistazo como si no la hubiera oído. Luego, cerró los ojos para descansar.

Yadira se quedó sin palabras.

Se mordió el labio, mirando su cara pálida como el papel, y no pudo soportar despertarlo para alejarlo.

Aprovechando el tiempo de descanso de este "Fidelio", Yadira fue al mercado.

Aunque era nominalmente la tercera hija de la familia Dominguez, no tenía la vida de una dama joven. La mayor parte del tiempo estaba enferma y no tenía a nadie que la cuidara; tenía hambre y no tenía a nadie a quien preguntarlo, y apretaba los dientes cuando sentía dolor.

Por lo tanto, tenía una gran capacidad para vivir.

Aunque odiara a este "Fidelio" , no podía dejarlo solo ya que expondría la vida de éste a riesgo.

Yadira siempre vivía con una actitud muy seria y mucho esfuerzo, y no quiso meterse en un caso de homicidio, ni tampoco ser enterrada viva junto con él.

Por lo tanto, le preparó un caldo a regañadientes.

...

Al caer la noche, Yadira despertó a este "Fidelio" y dijo,

-¿Tienes hambre? Te he hecho un caldo, ¿quieres tomar un poco?- mantenía un distanciamiento de dos pasos de él, temiendo que volviera a cometer alguna imprudencia.

Delfino levantó sua miradas para verla y soltó una palabra Sí como si fuera oro precioso.

Yadira sirvió el caldo y la colocó en la pequeña mesa frente a su cama. Luego, se alejó de inmediato.

Pero su habitación individual era demasiado pequeña.

Aparte de una pequeña cocina y un cuarto de baño divididos, solo contaba con pocas cosas sencillas tales como una cama de un metro y medio, una pequeña mesa plegable, un sofá pequeño para una persona y una librería medio nueva, etc. No obstante, tales cositas ya ocupó la mayor parte de la habitación.

No podía quedarse muy lejos, y fue imposible escaparse de la vista de Delfino.

Delfino le echó una ojeada y se sentó lentamente con la espalda recta. Después, retiró la manta sin ninguna expresión, revelando la gasa empapada de sangre en su pecho, y dijo distraído, 

-La herida está agrietada.

Ese tono de despreocupación, como si estuviera hablando de la herida de otra persona en vez de la en su cuerpo que era de vida o muerte.

Yadira no quería tomarle a su cargo, pero no pudo despreocuparse por él .

Por ello, solo pudo acercarse a él lentamente. Sostuvo el plato de sopa con una mano y pasó el caldo a los labios de Delfino con cuchara en otra mano.

Delfino no dijo nada más esta vez con los ojos hacia abajo, tragando la sopa que ella le daba de comer.

La pequeña habitación estaba en silencio. Solo se escuchaba el diminuto sonido de la cuchara tocando el borde del cuenco, y un olor amoroso se extendía silenciosamente.