Matrimonio de primera Capítulo 90: Sígueme

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 90: Sígueme

La novela Matrimonio de primera Capítulo 90: Sígueme del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 90: Sígueme, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 90: Sígueme y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

Por el instinto de sobrevivir, Yadira forcejeó violentamente e incluso cayó al suelo con la silla.

-¡Joder! -

El secuestrador la regañó, pateó el vientre de ella y extendió la mano para arrastrar su cabello, que estaba a punto de tirar de ella hacia arriba.

La patada fue un poco más fuerte y le dolía mucho a Yadira que sudaba enseguida.

Ella no tenía pensamientos adicionales en su mente ahora, solo sabía evitar la mano repugnante del secuestrador.

Tiró su cabello. Antes de que él pudiese levantarla, la puerta de la habitación se abrió por una patada desde afuera.

El fuerte sonido fue muy abrupto.

A Yadira le dolía mucho la cabeza debido al hombre. Apretó los labios con fuerza y miró hacia la puerta de la habitación.

Cuando vio la figura familiar de pie en la puerta de la habitación, dejó que el miedo la inundase de repente como una marea. Las lágrimas caían una tras otra como cuentas rotas.

Aunque le cayeron lágrimas, no produjo sollozos, sino que sonrió y le dijo a la persona que estaba en la puerta-Fidelio, ya vienes. -

En este momento, cuando vio a "Fiedelio Dominguez", Yadira se dio cuenta de que lo que había apoyado la calma y la resistencia era que sentía que alguien vendría a rescatarla.

El que la vendría a salvar debió ser el más poderoso de los que conocía.

Entre ellos, era "Fidelio".

Cuando Delfino vio la situación en el interior, sus manos ya estaban apretadas en puños y su cuerpo estaba cubierto con un aliento sombrío, como si Shura saliese del infierno. Si se le dio una mirada, hizo que se sintiese asustado.

Los dos secuestradores se asustaban aún más y sus voces temblaban -Tú ... ¿quién eres? -

Cuando el que se apellidaba Jimenez les pidió que secuestrasen a Yadira, ¡no dijo que ese vendría a rescatarla!

-Ven y hazme esta pregunta de nuevo en su próxima vida. -Delfino se acercó a su dirección paso a paso. Su voz baja llevó la frialdad como si saliese recién del hielo -En esta, no tienes la oportunidad de saber. -

Después de hablar, el hombre que se les dirigía lentamente de repente dio un paso rápido y caminó hacia ellos. Antes de que pudiesen ver sus movimientos con claridad, cayesen pesadamente al suelo y se acurrucó de dolor gimiendo.

Delfino se puso en cuclillas, apoyó con cuidado a Yadira con la silla y desató la cuerda rápido.

No había expresión superflua en su rostro sino la tristeza indescriptible, que parecía más aterrador de lo habitual.

Pero Yadira estaba un poco preocupada en ese momento, porque descubrió que nadie entró detrás de "Fidelio".

Es decir, "Fidelio" vino solo.

"Fidelio" le preguntó a ella -¿Estás bien? -

-Bien. ¿Por qué viniste solo? -Aunque no sabía cómo él encontrase ese lugar, era siempre demasiado arriesgado que viniese solo.

-Basta con que yo venga solo. -

Hablando Delfino, sus ojos bajaron levemente, lo que dificultó ver la expresión.

Dijo con tono de órdenes -Sal y espérame. -

Al verlo tener confianza en sí mismo, Yadira se sintió aliviado, pero cuando levantó los pies, se dio cuenta de que no tuvo energía para andar en absoluto.

Aunque estuviese más tranquila, el cuerpo era más honesto que el corazón.

Ella estaba muy asustada.

De repente, Delfino extendió la mano para quitarse la corbata, le tapó sus ojos y se la ató a la cabeza. Le hizo sentarse en la silla y la empujó hacia la esquina.

Luego, le susurró al oído -Pronto todo irá bien. -

Después, Yadira escuchó el sonido de la lucha y los gritos. Y, el olor a sangre.

A medida que el olor se hizo más y más pesado, los gritos desaparecieron.

Finalmente, la habitación se quedó en silencio.

Yadira sintió que se le envolvió la mano en una palma grande, y luego sonó la voz de "Fidelio" -Ya está. Vamos. -

Yadira extendió la mano para quitarse la corbata que le ataba los ojos, pero "Fidelio" se la detuvo.

-Hazlo después de salir. Sígueme. -

Con los ojos vendados, su visión era completamente oscura. Fue dirigida por "Fidelio", sintiéndose a gusto que nunca.

Esto incluso le hizo un poco sorprendida.

Después de salir, "Fidelio" extendió la mano y arrancó la corbata que cubría sus ojos.

Yadira se adaptó de nuevo con unos parpadeos.

El cielo se había oscurecido, pero la hierba seca a su alrededor todavía se puede ver débilmente.

Obviamente, la ubicación que se encontraron todavía estaba en los suburbios, pero se había mudado de un garaje abandonado a este lugar.

Las manos de los dos todavía estaban fuertemente juntas. Las de ella estaban muy frías, pero las de "Fidelio" estaban un poco caliente.

Por primera vez, no pensó en evitarlo, sino que fue dirigido por "Fidelio" sin resistirse en absoluto.

Sé voluntariosa sola una vez ...

Antes de irse, miró hacia atrás con un miedo persistente. Desde la puerta medio cerrada, vio a los dos secuestradores inmóviles en un charco de sangre. Uno de ellos miró con un par de ojos, la dirección que se fue ella, como si no quisiese cerrar los ojos al morir.

¿No cerrarían los ojos al morir?

Yadira estaba impactada por sus propios pensamientos. ¿Esas dos personas fueron muertas a golpes por "Fidelio"?

Notando la extrañeza de ella, "Fidelio" giró la cabeza y la miró. Se inclinó y la sostuvo entre los brazos, sin que se supiese lo que estaba pensando.

-Tú ... Yo puedo caminar por mí misma. - Reaccionó Yadira, y subconscientemente le abrazó el cuello.

"Fidelio" todavía no habló nada.

Yadira se dio cuenta de que desde que apareció hasta ahora, parece que no había hablado mucho.

"Fidelio" la llevó directamente al coche.

Yadira había tenido muchas preguntas que hacer, pero dentro del coche estaba demasiado caliente y estaba "Fidelio" a su lado. Sus nervios tensos se relajaron de repente y se quedó dormida por cansancio.

Después de que Delfino condujo a una cierta distancia, notó que Yadira estaba dormido.

No parecía sufrir mucho. Su cabello estaba en desorden. Ni siquiera se rascaban las manos y la cara.

No había peligro, pero se infundía un miedo mortal.

Lo que más odioso eran los secuestradores.

Todos merecían la muerte.

En ese momento, sonó el móvil de repente.

Era Xulio Ruiz.

-Señor, ¿dónde estás? -El tono de Xulio era un poco ansioso, porque había oído que el señor se alejó conduciendo y no se sabía a dónde fue.

Delfino bajó la voz y ordenó -Te envío una dirección y traerás a los demás para arreglar lo sucedido. -

Xulio se suspendió por un segundo y luego respondió respetuosamente -Sí. -

La calefacción del coche estaba completamente encendida y el calor despertó a Yadira.

No estaba "Fidelio" a su lado. Volvió la cabeza. Obeservó una figura alta, que estaba borrosa hasta casi se mezcló con la noche, y una pequeña chispa fuera de la ventana.

Cuando Yadira abrió la puerta del coche, la estremeció el viento frío de la noche de invierno.

Al escuchar el sonido, "Fidelio" dio media vuelta y dijo -No te apees. Voy a subir después de terminar este cigarrillo. -