Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 1: Feliz divorcio

sprite

Mi pretendiente es mi EX-MARIDO de Gato volador Capítulo 1: Feliz divorcio

En Mi pretendiente es mi EX-MARIDO novela Capítulo 1: Feliz divorcio , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Mi pretendiente es mi EX-MARIDO fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Mi pretendiente es mi EX-MARIDO de Gato volador Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 1: Feliz divorcio y los capítulos posteriores de la serie Mi pretendiente es mi EX-MARIDO en readerexp.com

-Feliz tercer aniversario de bodas. Vuelva a casa temprano. Te preparo una sorpresa, y estoy cierto de que te encantará.-

Después de enviar el mensaje, Doria Aparicio dejó su teléfono y volvió a entrar en la cocina, apagó el fuego del hornillo, y se fue a cortar verduras, ocupada pero encantada.

Él no lo contestó este mensaje, pero parecía que no afectó su buen humor.

La sirvienta dijo, -Señora, déjeme ayudarle.-

-No, tú haz lo tuyo, quiero prepararle una comida esta noche, por mí solo.-

La sirvienta dijo con envidia, -Ustedes estaban tan enamorados.-

Doria sonrió torpemente, y no la respondió.

¿Enamorados, ella y Édgar Santángel?

No se trataba tanto de afecto, se trataba más de una actuación.

A las siete de la tarde, Édgar Santángel llegó a casa y la sirvienta se fue sabiamente.

Tan pronto como Doria puso la mesa, sintió el calor del hombre sobre ella. Su barbilla se dobló, y los labios fueron bloqueados bruscamente por el hombre. Ella quedó aturdida por un momento, después lo empujé con las manos.

Édgar agarró su cintura y pellizcó su barbilla con dedos largos. Sus ojos negros se entrecerraron levemente, pero sus palabras fueron frío. -Me pediste que volvía temprano, ¿no es solo por esto?-

Doria explicó en voz baja, -No, hoy es nuestro tercer aniversario. En efecto, tengo un regalo para ti.-

Édgar la soltó, y arregló la camisa arrugada ligeramente, dijo, -¿Regalo? No lo necesito. Después de todo, tus sorpresas siempre me asustan sin alegría.-

Doria frunció los labios, y se dio la vuelta a la cocina sin replicar.

Pronto, el ultimó plato ya estuvo en la mesa.

Doria se sentó frente a Édgar, se sirvió vino tinto en su copa y se lo sirvió a sí mismo.

Cogió la copa de vino, -Para celebrar nuestro tercer aniversario, salud.-

Bajo la luz, los rasgos faciales del hombre eran hermosos. La línea de la mandíbula inferior era limpia y profunda, y la nariz era recto. Se mordió el labio fino ligeramente, lo que indicó que no estaba satisfecho con este aniversario de solo dos personas.

Doria sonrió y no esperaba que él respondiera a ella, así que tomó la copa de vino tinto y se la bebió con la cabeza levantada.

Después de beber, continuó sirviéndose una segunda taza.

Una y otra copa.

Al final, Doria se emborrachó un poco, y miró al hombre pegando a la mesa, cuya expresión siempre así. El tono de Doria se alargó un poco más, -Édgar Santángel, ¿no puedes sonreírme en este día tan especial?-

-¿Qué quieres, que me vuelva loco contigo o que pase este aniversario extremadamente aburrido contigo?-

-¿Cómo puede ser aburrido? ¿Cuántos aniversarios de bodas puedes tener en la vida? Tal vez después de esto, no habrá el otro.-

Parecía haber oído una broma, Édgar se rió suavemente, -¿Lo dejarás pasar?-

Doria agitó la copa, sus ojos estaban humedecidos bajo la suave luz, -Debería ser... no.-

Édgar no quería perder el tiempo aquí con ella y subió las escaleras.

Muy molesto, se quitó la corbata y la chaqueta, cuando estaba a punto de desabrocharse la camisa, lo envolvió por un par de suaves manos detrás de él, y el olor a vino lo siguió, muy abrumador.

Doria dijo, -Un momento, todavía no te doy el regalo...-

Édgar se dio la vuelta, metió las manos en los bolsillos del pantalón y la miró en silencio.

Las mejillas de Doria se sonrojaron y un par de ojos espléndidos lo miraron con inocencia, haciendo que el hombre no pudiera desviar la mirada.

Rozando la manzana de Adán, Édgar pensaba, aunque no quería admitir, la persona frente a él era indudablemente hermosa, y poseía suficiente atractivo para los hombres.

Si no, no habría sido engañado por ella.

Más abajo, estaban los labios que se habían empapado en vino tinto, rojo y vivo.

Cuando esas manitas se metieron en su camisa, él le levantó la barbilla casi sin dudarlo, puso los labios en su boca, y la apartó con fiereza.

Doria sintió dolor, y resopló suavemente.

Cuando llegaron a la cama, sus ojos ya estaban borrosos, solo enganchándole el cuello.

El hombre le puso las manos a la cintura. Los ojos entrecerrados, como una burla silenciosa, -¿Dijiste que no querías, no?-

-¿No sabes que cuando una mujer dice que no quiere, es en realidad lo contrario?-

Édgar hizo una mueca, y la besó otra vez.

Doria tomó la iniciativa esta noche, le mordió los labios y el olor a sangre llenó de las bocas.

Este beso, como un juego, quien ganara pudiera dominar a la otra parte.

Justo cuando estaba a punto de alcanzar el condón de la mesilla, Doria dijo de repente, -Édgar, divorciémonos.-

El hombre que estaba suspendido sobre ella, preguntó, -¿Qué dijiste?-

Aunque Doria sabía que escuchaba con claridad, repetía otra vez, -Divorciémonos.-

Édgar perdió todo interés en un instante, y se puso de pie lentamente, respondió con una voz fría, -¿Cuánto quieres?-

Ella siempre así, para obtener dinero, tenía un sinfín de trucos.

-No quiero ni un centavo.-

Doria sacó los papeles de divorcio de su almohada, -Míralo, puedes firmarlo si no hay problemas.-

Édgar se veía terrible, - Doria Aparicio, será mejor que lo dejes en el momento oportuno. No tengo tiempo para gastar en los trucos tan aburridos contigo.-

-Te dije que te voy a dar una sorpresa esta noche, mira, es un suceso feliz, que vale la pena celebrar todo el mundo, ¿no?-

Édgar la miró con expresión pasible, y sintió que su sonrisa era un poco deslumbrante.

Doria se rio, -Édgar, feliz divorcio.-

Édgar frunció sus labios, y unos segundos después, -¿Hablas en serio?-

Doria asintió, -¿Qué te parece? Es solo una sorpresa, no es un susto.-

-Está bien, no te arrepientas.-

Después de decir esto, Édgar se fue sin piedad.

La puerta se cerró con un golpe.

Doria miró los papeles de divorcio que Édgar ni siquiera los había echado un vistazo. Estuvo en silencio durante mucho tiempo y finalmente se rio con renuencia.

Doria, feliz divorcio a ti también.

Esa noche, Doria empacó todo.

Y todas sus cosas estaban solo en una maleta.

Ni siquiera tomó las joyas, los bolsos, los zapatos y la ropa que compró Édgar, porque él no se los dio voluntariamente. Estas cosas glamorosas se volvieron llamativas cuando se divorció de él.

Para ella, las cosas no funcionaron en absoluto.

Cuando se fue, Doria miró los papeles de divorcio que estaban sobre la mesa helada y lo recogió.

Al pasar por el comedor, Doria miró la mesa de allí, el cubierto de Édgar estaba limpia y brillante, obviamente, no se había usado en absoluto.

Este aniversario era tan impopular, lo que era enteramente previsible.

Pero, afortunadamente, era también el aniversario del divorcio.

Cuando Édgar lo recordará más tarde, al principio pueda haberse molestado, y reírse después.

Esto podía ser lo más satisfactorio que había hecho desde que se casó durante tanto tiempo.

Sentado en el taxi, Doria de repente se sintió aliviado, viendo el paisaje que pasaba afuera.

Después de haber sido una señora de una familia rica y poderosa durante tres años, estaba a punto de regresar a su barrio bajo.