Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 4: No le gusta su esposa a Édgar

sprite

Leer Mi pretendiente es mi EX-MARIDO novela Capítulo 4: No le gusta su esposa a Édgar de Gato volador

En Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 4: No le gusta su esposa a Édgar, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 4: No le gusta su esposa a Édgar, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 4: No le gusta su esposa a Édgar del autor Gato volador en readerexp.com

A la familia Santángel no le agradaba Doria, y después de que se descubrió el embarazo falso, se sintieron más disgustados.

La actitud hacia Doria siempre era fría e indiferente.

No era extraño que Édgar estaba tan enojado esta vez, resultó que había acercado a su límite.

...

Doria regresó y esperó unos días más, pero todavía no recibió ninguno mensaje de Édgar.

La reunión en el club ese día le dio todas las razones para sospechar que la razón de que Édgar estaba tan atrasado fuera para darle asco por completo y dejarle burlada en todas las partes.

Para tomar represalias por las cosas que le hizo antes.

Édgar se prolongó con mucha paciencia, pero Doria no podía seguir esperando así, lo que pensaba antes era que después de que se completaran los procedimientos de divorcio, podía hacer planes para el futuro.

Pero todavía tenía que vivir por sí sola, y ya no quería esperar así sin hacer nada.

Cuando Claudia se enteró de que estaba buscando trabajo, paró de comer papas fritas en la mano e inmediatamente dijo, -Trabaja para nuestra revista. Estamos buscando diseñador recientemente para establecer una marca propia.-

Doria frunció el ceño al escuchar esto, -Pero, no he cumplido ni una obra casi tres años.-

-Cariño, puedes hacerlo. Inténtalo, por favor, no tendrás pérdidas.

Doria pensó un rato y asintió, -Vale.-

Claudia era adicta a la acción, y al día siguiente llevó el trabajo antiguo de Doria a la oficina de su editor.

Después de mirarlo, David Laguna vio la firma de la obra, y después de mucho tiempo, dijo, -¿ Aparicio es tu amiga?-

-Sí, es realmente excelente, y su trabajo es muy especial. No podemos perder este talento.-

Por supuesto, David ya lo sabía. Aparicio era como una flor pasajera en el negocio del diseño de joyas. Desapareció sin dejar rastro después de que floreció por un instante.

Algunas personas dicen que después de ganar el premio, su inspiración se agotó y ya no pudo hacer obras.

También se dice que fue llevada por un millonario, se casó con un hombre rico y dio a luz a un hijo.

En definitiva, había todo tipo de rumores.

Pero, nadie pensó que después de tres años, cuando todos la habían olvidado, volvió.

David dijo, -¿Tienen tiempo esta noche? Vamos a comer juntos.-

Claudia sabía lo que quería decir, básicamente estaba de acuerdo. Ella inmediatamente asintió, -Sí, lo voy a decirle ahora.-

...

Durante la comida, Doria y el editor de Claudia tuvieron una muy buena charla. Aunque ella dijo repetidamente que no había dibujado en los últimos tres años, David dijo que estaba bien, solo le pidió que cumpliera un boceto de una obra dentro de una semana, basado en el estilo designado.

Si el jefe no tenía problema, podía firmar el contrato directamente.

Después de la cena, ya era un poco tarde, David dijo, -Es difícil tomar un taxi por aquí. Por consideraciones de seguridad, las llevaré de vuelta.-

-Está bien, pero tengo que ir al baño ahora.- Diciendo, miró a Doria, -¿Y tú?-

-Bien, vamos juntos.-

Claudia dijo, -David, espérenos, volveremos pronto.-

David sonrió, -Bien, no te preocupes.-

Al salir del baño, Claudia dijo mientras se lavaba las manos, -¡Finalmente está listo!-

Doria no esperaba que las cosas funcionaban tan bien, y todavía estaba un poco preocupada, -Me temo que su jefe no estuviere satisfecho con mi trabajo. Y así, lo lamentaré mucho por ti y el editor.

Claudia dijo, -Cariño, no es lo que piensas. Nuestro jefe es un hombre anciano muy alegre. Es muy amable y casi no está a cargo. David básicamente tiene la última palabra en todos los asuntos de la revista, y preguntar al jefe es solo una formalidad. No te preocupes, David te valore tanto.-

Tan pronto como la voz de Claudia bajó, el sonido de tacones altos pisando el piso provino desde la puerta del baño.

En el siguiente segundo, Amaya apareció frente a ellos.

Parecía que no esperaban encontrarse aquí. Después de que ambos lados se congelaron por un tiempo, Amaya resopló con desdén, -Eres una perra tan sarnosa. ¿Por qué me sigues a todas las partes?-

Doria sacó un pañuelo y se secó el agua con la mano, y dijo casualmente, -Si quieres que te abofetee, dímelo directamente. No tienes que andar con rodeos.-

-Qué…-

Amaya sabía que no tenía ninguna posibilidad contra Doria por la última vez, y ahora eran dos de nuevo, no importa qué, no tenía ninguna posibilidad de ganar.

Claudia dijo, -¿Cómo? ¿Quieres que te ayude a gritar con un altavoz para que todos vengan y vean cómo se ve la amante viva?-

Amaya se burló levemente y dijo con una voz gruñona, -Doria, todavía eres una descarada, ¿Qué truco usaste para casarte con Édgar, y no lo tomaste en cuenta? Somos igual. ¿Cómo, has hecho el mal en secreto pero quieres ser una buena persona?-

Justo cuando Claudia quería contraatacar, Doria la agarró de la muñeca.

Doria la miró tranquilamente, -¿Quién te lo dijo? ¿Édgar?-

Amaya parecía una mujer hermosa pero tonta. No lo había mencionado antes. Y ahora era muy triunfante, lo que muestra que lo supo hace poco tiempo.

-Sí, dijo que era repugnante con los mujeres como tú, y dijo que lo último de lo que se arrepintió en su vida fue conocerte en el Club Crepúsculo. Eres apestosa y pegajosa, como la arcilla. Ha preferido mil veces estar lejos de ti.-

Después de que Amaya terminó de hablar, mirando el rostro inexpresivo de Doria, se dio cuenta de que tenía miedo y dio un paso atrás para evitar que ella volviera a abofetearla.

Pero Doria no dijo nada y no quiso hacerlo, simplemente tiró el pañuelo a la basura, se dio la vuelta y se fue.

Al ver esto, Claudia la siguió la seguida.

-Cariño, no te preocupes por las palabras de esa mujer, esa desvergonzada y ese cabrón son unos pelmazos. Solo trátala como si se tirara un pedo, no te enojes ...-

Antes de que Claudia terminara de hablar, vio a ese tipo de su boca que estaba parado allí, hablando con la gente.

Doria fingía no haberlo visto y caminaba rápidamente sin mirar ni a la derecha ni a la izquierda.

Alex Curbelo percibió una frialdad que se acercaba vagamente detrás de él. Giró la cabeza, mirando a la mujer acercándose cada vez más y dijo, -¿Es tu esposa? ¿Por qué está aquí?-

Édgar miró hacia ella frunciendo el ceño, y un rastro de impaciencia apareció en sus ojos negros.

Lo siguió hasta aquí y dijo que solo quería el divorcio.

¿Desde cuándo esta mujer comenzó a ser más complicada?

Al verla acercarse, Édgar estaba a punto de hablar, pero no sabía que Doria ni siquiera lo miró, y no ralentizó sus pasos.

Pasó junto a él sin parar, tan rápido como una ráfaga de viento.

-...-

Claudia, que la seguía de cerca, se detuvo junto a Édgar, quería insultarlo, pero pensó que no era el momento adecuado y se escapó.

Alex, que había presenciado todo el proceso, rio dos veces para aliviar la vergüenza, -¿Reconozco a la persona equivocada?-

A Édgar no le agradaba su esposa, e incluso repugnante. Esto es algo que todos en el círculo saben.