Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 5: Por favor, sálvame ...

sprite

Leer Mi pretendiente es mi EX-MARIDO novela Capítulo 5: Por favor, sálvame ... de Gato volador

En Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 5: Por favor, sálvame ..., lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 5: Por favor, sálvame ..., la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 5: Por favor, sálvame ... del autor Gato volador en readerexp.com

Por lo tanto, nunca la llevaría a afuera.

Alex solo vio a Doria dos veces.

La primera vez fue Édgar se olvidó de llevarse el archivo, Doria lo llevó a la empresa para prevenir los retrasos del trabajo. Ante la mirada indiferente de Édgar, se veía un poco perdida, pero no se quejó, bien educada y sensata.

Y la segunda fue el banquete de cumpleaños de Saúl Santángel, y ese año fue el segundo año de su matrimonio. Toda la familia no le agradaba ni le presentó a nadie.

Esa noche, Doria era como una sirvienta contratada por la familia Santángel, sin costo alguno. Estaba ocupada, pero nadie dijo nada bueno de ella. En cambio, les molestaba tanto.

Y después, se quedó en la esquina todo el tiempo, enfrentándose al ridículo de las personas, no refutó, pero silenciosamente bajó la cabeza y se alejó un poco más.

En la memoria de Alex, la esposa de Édgar era un felpudo que no podía golpear ni regañar ante los insultos.

La mujer que era tan agresiva esta noche, como si vaya a cortar a alguien, definitivamente no era Doria.

Édgar miró la espalda de Doria, sin hablar.

Alex tosió y cambió el tema de hablar, -Me encontré con David Laguna en la puerta cuando llegué hace un momento.-

Édgar preguntó sin preocupación, -¿Quién?-

-El editor de la editorial de Joyería SG.-

-Ah, sí, tengo memoria.-

El Grupo Santángel y la editorial de Joyería SG han trabajado antes. Y Édgar se ha reunido con su editor varias veces.

Alex dijo con emoción, -David me dijo que encontró a Aparicio, y si no se sorprende, se convertirá en diseñadora por contrato para su revista. ¿Te acuerdas de Aparicio?-

-No recuerdo.-

¿Por qué debería recordar a estas personas irrelevantes?

Alex dijo, -Y el hecho de que patrocinó el séptimo concurso de diseñadores emergentes hace tres años, ¿lo recuerdas? Aparicio ganó el primer lugar en el concurso y podría haber recibido la financiación del grupo para ir a París a realizar más estudios. Pero dejó esta oportunidad, y nadie sabe la razón.-

-Pero escuché que parece haberle preguntado a la persona a cargo del concurso, y le preguntó si podía rechazar la financiación, en cambio, darle dinero en efectivo. La persona a cargo le pidió instrucciones, pero lo negaste. Después de eso, nunca más supe de ella. Realmente es una diseñadora muy especial. Qué lástima.-

Édgar dejó de mirar a la distancia. No se supo lo que estaba pensando, o si había escuchado lo que acababa de decir.

-Ah.-

-No recuerdo.-

En el camino de regreso, David podía sentir claramente que Doria estaba de mucho peor humor, en comparación con el tiempo de comer.

No podía preguntar directamente, por eso miró a Claudia y preguntó con sus cejas.

Claudia negó ligeramente con la cabeza, expresando que fue una gran historia.

Cuando el coche se detuvo en la planta baja, David dijo, -Doria, espero con ansias su trabajo y también nuestra cooperación.-

Doria se calmó mucho en este momento, despejó su mente, y asintió, -Gracias, David, haré lo mejor que pueda.-

David sonrió, -Entonces no perderé su tiempo. Nos vemos la semana que viene.-

De regreso a casa, Claudia dijo, -Cariño, ¿todavía estás enojada por la pareja sin vergüenza?-

Doria estaba un poco distraída, dijo inconscientemente, -Ah.- Y después de dos segundos de reacción, dijo, -No, no, estoy pensando en el trabajo.-

El tema que David le pidió fue "primer amor", Claudia dijo que esta era también la primera serie lanzada por su revista, después de contratar a una diseñadora. Y el enfoque principal estaba en el mercado joven.

Por tanto, este trabajo era muy importante para ellos.

Pero el primer amor era demasiado remoto para Doria, y ya era muy borroso.

El sentido hermoso que tenía cuando se llevaba bien con la persona que le gusta, había desaparecido durante los tres años de matrimonio de Édgar, y no quedó nada.

Claudia dijo, -Hablando de esto, quiero preguntarte, ¿todavía tienes algún contacto con Abraham Valerio?-

Doria negó con la cabeza.

Hace tres años ganó el primer lugar en el concurso de diseñadores emergentes, pudo estudiar en París, pero se negó.

Abraham la encontró varias veces para preguntarle la razón.

Se veía dudas, soledad y desilusión en su expresión.

Pero ella nunca tuvo el valor de decirle la verdad y borró toda su información de contacto.

¿Qué podía decir ella?

¿Acaso tenía que decirle que la noche en que obtuvo el primer lugar, cuando estaba envuelta en alegría, de repente supo que Armando Aparicio le debía un millón de usureros?

Todavía no lo había superado y tenía cicatrices.

Claudia suspiró acostándose en el sofá, -Sigo pensando que se trata de una lástima. En ese momento, tú y Abraham era una pareja muy adorable en la escuela. Todos sabían que se gustaban, pero los dos no lo habían dicho. Pensé que estarían juntos cuando fueran a París, pero no sabía que algo pasaría después ... Ay, el destino está engañando a la gente.-

Doria guardó silencio durante mucho tiempo, luego dijo, -Todo está en el pasado.-

-Bueno, no mencionemos lo triste. Ah, de repente me acordé del chisme de Amaya. Te lo cuento. Cuando empezaba en el negocio, fue a ...-

Claudia le contó a Doria varios chistes y, después de hacerla reír, insultó a los desvergonzados durante toda la noche.

Pero cuando Doria estaba acostada en la cama, las palabras que Amaya le dijo en el baño todavía resonaban inconscientemente en su cabeza.

Aunque esas palabras groseras nunca saldrían de la boca de Édgar, transmitían el significado completamente.

Doria sabía que ella le molestaba a Édgar, por lo que durante los tres años de matrimonio, hizo todo lo posible para desempeñar el papel de una buena esposa. Ya sea que se enfrentara a sus insultos o al cinismo de la familia, nunca se quejó.

Ella también sabía cuánto la odiaba.

Pero cuando la realidad la golpeó sin piedad como un cuchillo envenenado, todavía sentía dolor, como si el corazón se cortara.

Doria hundió la cabeza en la colcha, medio despierto y medio sueño, pensando en algo.

Hace tres años, tras enterarse de que Armando debía un millón de usureros, anduvo a todas las partes para recaudar dinero, incluso bajó su dignidad para preguntarle al responsable del concurso si no podía darle dinero en cambio de dejar de ir a París.

Todavía recuerda lo que dijo la persona a cargo, -Señora Aparicio, lo siento, nuestro jefe dijo que esta oportunidad estaba reservada para personas con sueños de diseño, en lugar de las personas que trataban esta competencia como una oportunidad de negocio y quería ganar dinero.-

Después de escuchar estas palabras, Doria se sorprendió durante mucho tiempo. Volvió a casa llorando y regañó al llamado jefe toda la noche.

-¿A quién menospreció? Cada persona tiene sueño puro, especialmente yo.-

Unos días después, Armando Aparicio se escapó y el acreedor llegó a su casa y le pidió que tomara una decisión.

O cortara una de las manos de su hermano o se fuera con ellos.

Doria no tuvo más remedio que ignorar los gritos roncos de Ismael Aparicio y los siguió fuera de la casa sin decir una palabra.

Esa gente la vendió al Club Crepúsculo, un lugar dedicado a la diversión para los ricos y los borrachos.

Pusieron medicina en su vino.

Aunque estaba lista para morir, cuando el hombre gordo de los cuarenta o cincuenta años entró, de repente se le ocurrió a Abraham, pensando en su cita inconclusa en París.

No se sabía de dónde venía la fuerza, empujó al hombre de mediana edad y salió corriendo a trompicones.

Alguien estaba persiguiéndola atrás.

No supo cuánto corrió, y finalmente vio una figura alta y vaga frente a ella. Se cayó al suelo y arrancó los puños de su traje costoso, -Por favor, ayúdame ...-