Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 8: ¿Es lo que un hombre debía hacer?

sprite

Mi pretendiente es mi EX-MARIDO novela Capítulo 8: ¿Es lo que un hombre debía hacer?

En Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Capítulo 8: ¿Es lo que un hombre debía hacer?, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Mi pretendiente es mi EX-MARIDO Gato volador Capítulo 8: ¿Es lo que un hombre debía hacer? en readerexp.com

Doria sonrió, se puso de pie y dijo, -Ve la televisión.-

Cuando bajó las escaleras, Doria se dirigió a la farmacia y luego caminó hacia la tienda cercana.

Después de comprar las cosas que Claudia requería, miró las compresas frente a ella y de repente recordó que no tenía la regla durante casi dos meses.

Desde su aborto espontáneo hacía tres años, su período siempre había sido irregular, a menudo solo tenía la regla cada dos o tres meses.

Pero también debería llegar pronto.

Por si acaso, Doria tomó varios paquetes de compresa más.

Cuando Doria iba a salir de la tienda después de pagar la cuenta, una mujer entró de la puerta, quien la tocó contra el hombro, por lo que se tiró su bolsa de compras al suelo. Sin embargo, esta mujer solo dio unas palmaditas a su propia ropa y dijo con un tono de repugnancia, -¡Cuídate! ¿No tienes los ojos?-

Doria levantó la cabeza y la miró con frialdad, -¿Todavía no has aprendido a caminar durante tanto tiempo?-

Aitana la miró, además de tiranía, su expresión llena de desprecio, -Eres tú, ¿qué estás haciendo aquí a esta hora tan tardía, debería ligar con hombres en secreto cuando mi primo no está presente, ¿no?-

Doria no le hizo caso, se inclinó y levantó la bolsa de compra que cayó al suelo y dijo, -Aitana, ya que te escapaste al extranjero, no deberías volver. Quizás tú no sabes que yo no solo sea una persona siniestra sino también rencorosa, ojo por ojo diente por diente.-

Al escuchar esto, la expresión de Aitana cambió y no pudo evitar retroceder unos pasos, -¿Qué quieres hacer?-

Doria enarcó las cejas, -Nada, pero es mejor que no te embaraces durante toda la vida, de lo contrario, tienes que tener cuidado conmigo en cualquier momento. Si quiero hacerte pagar algún día, me acercaré a ti de todas maneras, y luego...-

Cuando hablaba, Doria la miró como si no hubiera pasado nada.

Aunque todavía no era posible que Aitana se quedara embarazada, estaba asustada por la mirada de Doria, -Estás loca. Solo tú sabes si estuviste embarazada de verdad o no. No creas que me puedas calumniar solo porque te golpeé por accidente. Intenta perjudicarme, ¡y mi familia te vengaría! Y ... y mi primo se divorciará de ti sin duda alguna y te echará de mi familia. ¡No puedes conseguir nada!-

-Entonces inténtalo, no sufriré una pérdida de todos modos.-

-¡Loca!-

Después decir maldición, Aitana se dio la vuelta y se alejó, mostrando una expresión inquieta y nerviosa.

Después de salir de la tienda, Aitana subió un coche de marca Land Rover estacionado al borde de la calle. Parecía sentirse incómoda.

El hombre a su lado dijo, -¿Vas a comprar agua, ¿no?-

Aitana parecía estar esperando a que él hablara y se quejó, -Abraham, ¿recuerdas lo que te dije antes? La mujer que obligó a mi primo a casar con ella con la excusa del embarazo falso. Sorprendentemente la encontré aquí. Me da asco.-

Abraham dijo, -Si no compras agua, nos vamos-.

-Abraham, tú...-

Antes de terminar de hablar, Aitana se dio cuenta de que la mirada de Abraham se concentró en algún lugar fuera del coche. Ella siguió su mirada, pero no vio nada. Cuando estaba a punto de preguntarle qué le pasaba, Abraham de repente abrió la puerta del coche y salió corriendo.

Al ver esto, Aitana lo siguió apresuradamente y atrapó a Abraham quien parecía buscar a alguien entre la multitud, -Abraham, ¿qué te pasa? ¿Qué estás buscando?-

Abraham se recuperó sus pensamientos, bajó los ojos y dijo, -Nada, debería tomar a alguien por otro.-

Acababa de ver una figura de espaldas que parecía mucho a la persona que le echaba de menos del día a la noche.

Aitana dijo, -Entonces vámonos.-

Abraham tiró su mano del brazo de ella, -Aitana, te pido un taxi, tengo otras cosas en que me ocupo, así que no te llevaré a casa.-

-Pero me prometiste ...-

Al ver que Abraham no le prestó la atención a su acoso, Aitana pidió un taxi por móvil, -Te envié un mensaje con el número de matrícula de este taxi. Me voy.-

Ignorando los gritos de Aitana detrás de él, Abraham se alejó.

Después de regresar a casa, Doria puso las cosas que compró en el refrigerador y le sirvió una taza de agua con azúcar morena a Claudia, que estaba acostada débilmente en el sofá.

Claudia tomó la taza, y sus cejas mostraron su entusiasmo, sacudiendo su móvil hacia Doria, -¿Adivinas con quién acabo de llegar a conectar?-

-¿ Kuroba Kaito, o Crayon Shin-chan?-

-Hablo en serio.- Claudia puso el móvil frente a Doria, con solo dos líneas, lo cual era sencillo y claro.

【Soy Abraham Valerio .】

【¿Sabes alguna noticia sobre Doria?】

Doria se quedó atónita durante mucho tiempo al ver estos dos mensajes hasta que se bloqueó el móvil.

Después de un rato, Claudia dijo, -Después de regresar al país, Abraham te buscó por todas partes. No sabía quién le dio mis datos de contacto. Oye, ¿quieres decirle que ahora vives conmigo? ¿O le diría tus datos de contacto directamente?-

Doria negó con la cabeza inconscientemente, -No, no por ahora...-

Claudia sabía lo que ella le preocupaba, por eso no la obligó a tomar la decisión. Solo suspiró y le respondió a Abraham de manera evasiva. Le envió el mensaje de que no había visto a Doria durante mucho tiempo, pero si obtenía sus noticias, le informaría inmediatamente.

No se sabía si Abraham podía descubrir que ella estaba mintiendo, y solo le respondió con "gracias" y nada más.

Tumbada en la cama, Doria no se durmió durante toda la noche.

Esos pensamientos confusos habían dado vueltas en su mente, y cerró los ojos aturdida hasta que salió el sol.

Pero el móvil no tardó en vibrar fuertemente y ella costó mucho conectar la llamada.

La voz de un hombre sonó del móvil, -Señorita, algo anda mal con la empresa. Es mejor que venga y lo solucione.-

En cuanto a lo que él dijo al siguiente Doria no escuchó una palabra con claridad, y se despertó gradualmente más de diez minutos después de que colgó la llamada.

Ella pensó, “¿La empresa? ¿Qué empresa?”

Doria volvió a chequear el identificador de llamada. Era la asistente de Édgar, Vicente.

Se ordenó el pelo, se cambió de ropa, corrió al baño a lavarse y se fue a la empresa apresuradamente.

Cuando llegó al Grupo Santángel, eran exactamente las 12:10, la hora del almuerzo, y el número de peatones que iban y venían se duplicó.

En este momento, estos peatones se reunieron a la entrada del Edificio del Grupo Santángel, observando el bullicio con entusiasmo.

-¡No me toques! Soy el suegro de vuestro gerente. Lo creas o no, ¡puedo pedir a mi yerno que os despidiera!-

-Eso es increíble. Dile a Édgar, incluso si quisiera divorciarse con mi hija, nos daría al menos la mitad de su propiedad.-

-Mi hija ha estado casada con él durante tres años y se ha dormido con él en la misma cama todos los días. Y este hombre, no quería pagar ni un centavo por el divorcio. ¿Esto es el comportamiento que un hombre tiene que mostrar?-

Cuando Doria llegó, solo escuchó la última frase, su rostro se puso blanco en un instante, y la vergüenza sin precedentes recorrió todo su cuerpo, deseando desaparecer donde estaba.

Justo cuando quería irse, no se supo cuándo Vicente se paró a su lado y le susurró, -Señorita, su padre ha provocado agitación aquí durante media hora, lo que ha tenido un gran impacto en el Grupo Santángel. El Señor Édgar te exige que resuelvas este asunto en tres minutos. De lo contrario, llamaría directamente a la policía para que pase por el proceso judicial.-