¡Se busca un millonario! Capítulo 53. La Fontana di Trevi.

sprite

POV: William.

Por motivos desconocidos, Alessandro no puede encontrarse con nosotros en el hotel en la tarde, por lo que dejamos el encuentro para mañana. Dejo el teléfono a un lado y decido ir en busca de Ashley; haremos un poco de turismo para aprovechar el día.

Me acerco a su habitación, de la que he intentado mantenerme alejado la última hora. Llamo a la puerta y espero. Pasa todo un minuto y nada se escucha. Pienso si será buena idea abrir y ver por mis ojos que todo vaya bien; ya han pasado más de diez horas desde que nos fuimos a dormir. Rodeo el pomo de la puerta y abro, notar que no puso seguro me hace sentir bien, eso significa que confía en mí.

Entro a la habitación y es una copia de la mía, solo que todo está ubicado del lado contrario. La encuentro a ella completamente dormida y cubierta por uno de los edredones; hace un poco de frío, aunque la temperatura aquí dentro se mantiene agradable. Me acerco por un lado de la cama y la llamo. Me preparo mentalmente por si sucede lo mismo de antes, en el avión. Toco su hombro y me tapo los ojos. Miro por entre mis dedos y la veo despertar.

Con los ojos medio cerrados, ve mi estampa y sonríe.

—Will...¿qué hora es? —pregunta, somnolienta—. Solo necesito cinco minutos para cambiarme.

Hace amago de levantarse y yo me volteo torpemente. Le hablo desde esa posición.

—No tienes que apurarte, vamos a ir donde Alessandro mañana temprano. Solo te despertaba para ver si querías dar un tour por la ciudad.

—¡Siii! —chilla y yo sonrío. Siento como la cama traquetea con su peso—, por supuesto. —Hace una pausa y luego pregunta—: ¿Will, por qué estás de espaldas?

—Porque si te miro no creo que podamos hacer algún tour —respondo sincero.

—Uhm...vale —murmura y suelta una risita—. Will, estoy vestida.

Me giro con rapidez y la veo de rodillas sobre la cama y sí, está vestida, pero no hace mucho la diferencia.

Su cuerpo está cubierto por un fino juego de satén, un conjunto para dormir. Y aunque en realidad no se ve nada, yo no puedo dejar de imaginarme lo que sé, está ahí. Mis ojos fijos en la forma que la tela se pega a su cuerpo y en la piel cremosa de sus hombros y muslos.

Un carraspeo llama mi atención y levanto mi mirada. Ella tiene sus mejillas encendidas, pero intenta ocultar una sonrisa.

—No sirvió de nada, ¿verdad? —pregunta con una mueca. Y yo niego, sin atreverme a ocultar lo que pienso.

—Demasiado sexy, aunque agradezco tu intención de cubrirte.

Ella ríe y se sienta en la cama, saca los pies y busca sus zapatos.

—Mejor, voy a cambiarme —dice y se levanta. Va hasta su maleta, toma unas piezas de ropa y se encamina hacia el baño. Desde el umbral de la puerta, exclama—: Deseo muchísimo que me regales un orgasmo, Will, pero también quiero pasear por Roma. Es una de mis ciudades favoritas.

Y cierra la puerta. Me quedo boquiabierto, sin saber cómo reaccionar.

Se supone que debo reír, alegrarme de que ella desee ser mía; pero ahora yo no quiero dar un paseo por Roma; me apetecen otras cosas.

Dos minutos después, sigo en su habitación.

—¿Sigues ahí, Will? —escucho su voz amortiguada por la puerta.

—Pues sí.

—Will, yo quiero dar un paseo por Roma —habla, aún sin salir.

Resoplo. Y luego suspiro. —Ni modo, necesito una ducha fría.

Ya me estaba imaginando cien formas diferentes en que la haría gritar de placer.

«Pero al parecer, eso tiene que

(...)

La Piazza Navona es la plaza más bonita de la ciudad y una de los lugares que considero imprescindible visitar, por lo que es el primer destino al que nos dirigimos. Según mi experiencia, para disfrutarla al máximo debemos hacerlo comiendo del mejor tiramisú de Roma en el cercano Two Sizes, mientras observamos el ajetreo de turistas y se escucha la música de artistas callejeros.

Caminamos tomados de la mano, con nuestros dedos entrelazados. Al llegar a la plaza, le explico a Ashley sobre el significado de las tres fuentes barrocas y lo que representan. Ella escucha con atención mis palabras y sus ojos brillan emocionados por todo lo que

Por la ribera oeste del río Tíber, llegamos al Trastevere; uno de los barrios más famosos de la ciudad, repleto de rincones llenos de encanto, tiendas artesanales y tabernas con aire bohemio. Es de mis favoritos y se lo hago saber a Ashley, mientras paseamos al atardecer por sus callejuelas adoquinadas hasta llegar a la bonita Basílica de Santa María. Cuando nos aprieta el hambre, nos detenemos en la Prosciutteria y degustamos una deliciosa pasta y pizza para los dos.

Bien entrada la noche nos recibe La Fontana di Trevi, iluminada y más tranquila por el horario, la enorme escultura de Neptuno guiando su carro tirado por caballos marinos y tritones, impresiona a Ashley y la hace apretar mi mano. Me observa sonriente y con la mirada, me pide que nos

—Dicen que es la fuente más bonita del mundo —murmura ella, admirando cada detalle de las esculturas.

niego que es de las más hermosas que he visto —respondo y la observo con atención.

Ella mira el agua caer y observa como las pocas personas que también disfrutan de las vistas, lanzan monedas. Me mira de una forma extraña y yo le sonrío. Me acerco y saco de mi bolsillo dos monedas. Le entrego una y ella la toma divertida.

cosas que puedes pedir —digo y Ashley asiente, atenta—. Volver a Roma y encontrar el amor.

Se pone seria por unos segundos y luego sonríe. Cierra sus ojos y de espaldas, lanza la moneda al agua. La sigo, haciendo lo mismo.

Después de eso, regresamos en silencio a nuestro hotel, exhaustos, pero felices. Ya en la suite, antes de ir cada uno a su habitación, me hace una pregunta.

—¿Qué pediste, Will? En la fuente.

—¿Qué pediste tú?

Su respuesta, no se hace esperar.

la más obvia... —dice y se encoge de hombros—. Regresar

y entra a su habitación, dejándome intrigado y decepcionado a

(...)

dispuso un auto y uno de sus choferes para que nos llevaran hasta su casa; así que sobre las nueve de la mañana vamos saliendo del hotel. Un silencio incómodo se estableció entre nosotros desde la noche anterior, luego de que Ashley me respondiera lo que pidió en la fuente; por lo que solo tuvimos una pequeña conversación para planificarnos los horarios y a dormir.

siento frustrado por eso y, además, por cómo viste esta mañana. Tal parece una jodida diosa de la seducción con esa falda ajustada y esa blusa vaporosa; su cabello suelto y labios rosa

de la vida personal de Alessandro, pero si está soltero e intenta acercarse a Ashley, creo que por primera vez podríamos tener un problema. Mi mal humor crece a medida que los minutos pasan y no puedo evitarlo; estoy celoso de Roma, eso es lo más tonto de todo. Yo quería que ella pidiera el amor; que me pidiera

O' Sullivan? —llama un hombre trajeado y con gorra—. Yo lo llevaré a la Mansión

y agradezco. Tomo la mano de Ashley un poco posesivo y ella me sigue.

tiempo pasa lento y el camino se me hace demasiado largo, para estar acorralado con ella en este pequeño espacio. El chófer nos dejó un poco de privacidad al levantar el oscuro cristal que divide las secciones, por lo que me dan ganas de pedirle explicaciones, mientras la beso,

Leer ¡Se busca un millonario! novela Capítulo 53. La Fontana di Trevi.

La novela ¡Se busca un millonario! Capítulo 53. La Fontana di Trevi. es muy buena. En Capítulo 53. La Fontana di Trevi., no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de C. P. Cruz , pero con el libro ¡Se busca un millonario!, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia C. P. Cruz es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la ¡Se busca un millonario! novela Capítulo 53. La Fontana di Trevi. en readerexp.com