¡Se busca un millonario! Capítulo 67. Deje de locura.

sprite

POV: William.

—Will, ¿ya estás listo? —pregunta Leonel y entra a mi habitación, sin esperar respuesta.

—Si vas a entrar sin permiso, para qué carajos preguntas —replico, rodando los ojos, mientras termino de arreglar el nudo de mi corbata frente al espejo.

—Porque me da la gana —responde y se sienta en la silla de escritorio, a unos metros de mí.

Yo lo ignoro y sigo a lo mío. Siento la mirada suya sobre mí; algo me quiere decir este loco. Lo conozco y sé que está buscando la forma de decirme algo. Lo miro a través del espejo y él, para desviar la atención, comienza a hablar sus habituales tonterías.

—Ese traje acentúa el color de tus ojos.

El tono de voz que utiliza y su seguido pestañear, en actitud coqueta, me hacen soltar la carcajada. Literalmente, me ahogo con mi propia saliva. Mientras toso, el muy imbécil no me ayuda, solo se ríe sin parar; aunque no lo culpo. Leonel vive en un mundo muy diferente al de nosotros. Incluso, aunque con su gemelo son muy parecidos, su personalidad es más fresca y liberal que la de Rafael. Este tipo de comentarios, que nada tienen que ver, son comunes cuando él se siente desubicado y quiere llevar la situación a su terreno; precisamente por eso, estoy seguro que algo le sucede.

Le sigo el juego y finjo que solo me divierto con sus ocurrencias, hasta que me pongo serio y voy directo al grano.

—¿Qué quieres, Leonel? —pregunto y lo miro a través del espejo.

Su expresión cambia en el mismo instante y puedo imaginar que me dirá algo importante. Retuerce sus manos y duda, antes de suspirar.

—¿Cómo supiste que Ashley era…era importante…importante para ti? —tartamudea y yo, primero lo miro, desencajado.

Luego, cuando comprendo el significado de sus palabras, suelto una carcajada. Una y dos, muchas más. Leonel rueda los ojos y resopla, incómodo; pero no me interesa, voy a divertirme a su costa y cobrarle todas las que me hizo antes.

—¿El cazador resultó cazado, Leonel?

—No molestes, Will —protesta y yo continúo riendo. Se levanta y pretende irse—. Ya sabía que era mejor no preguntar nada.

—No, no, no te vayas —logro decir entre risas y voy hasta donde está, para evitar que salga de la habitación—. No puedes soltar algo así y esperar que yo no quiera molestarte.

—Will, por favor, si es para molestar, mejor me voy —pide, con seriedad y un tono enfadado.

Me trago las ganas de soltar más carcajadas, porque si se atrevió a hablar conmigo es porque necesita soltar sus frustraciones.

—Ok, ¿qué te sucede? —pregunto y lo jalo, para sentarlo otra vez en la cama—. Ya no me reiré, te lo prometo.

Hago un gesto con mis dedos sobre mi boca, confirmando mi silencio. Leonel me mira suspicaz, por unos segundos, hasta que decide confiar en mí. Suspira otra vez y lleva sus manos hasta cubrir su rostro, apoyando sus codos sobre sus muslos. Se ve, desesperado.

—Me siento demasiado mal, demasiado hundido donde no debo —comienza, yo lo dejo estar, aunque no estoy entendiendo—. Se suponía que era un trato, como hacemos siempre, pero ya no quiero cumplirlo. Ya no lo quiero ahí, aunque sea mi hermano.

Frunzo el ceño, porque me parece estar entendiendo mal.

—Nunca imaginé que llegaría a sentir celos de esta forma, por eso te pregunto qué sientes cuando estás con Ashley, quiero comparar con mis propias reacciones. —Me mira, con sus ojos tristes, azules como los míos, destrozados.

—¿La compartías con Rafael? —pregunto, sin dudarlo. Leonel me mira un segundo de más y luego asiente—. Estás enamorado de ella y ahora no quieres compartirla. ¿Es eso? No quieres sentirte mal por tener celos de tu gemelo.

Asiente otra vez y yo suspiro, a la par suya. No es tan sencilla esta situación. Y aunque quiero burlarme y recordarle cómo se burló de mí cuando yo me puse territorial, no lo hago.

—Ella es hermosa, es única —confiesa, embobado, mirando hacia un punto frente a él.

Sonrío, porque me gusta verlo así. Pongo una mano en su espalda, para intentar darle ánimos.

—¿Y si vas con la verdad?

Él me mira, la desilusión en sus ojos tala profundo en mi pecho. Niega con la cabeza y no dice nada más. Pretendo preguntar, pero me interrumpe.

—¿Nos vamos? Llegaremos tarde.

Asiento, porque me doy cuenta que ya el tema está cerrado. Tendré que esperar a nuevos avances, ya sean malos o buenos.

—Sí, vamos.

(…)

El enorme edificio que nos recibe, resulta ser más pomposo de lo que esperábamos. Rafael nos estaba esperando justo en la entrada cuando Leonel y yo llegamos. Y solo tuve que ver la expresión del otro gemelo, para entender que pasó muy buenos ratos con la tal Anne del hotel; su sonrisa de mil voltios me lo confirmó.

Entramos y no demoramos mucho para subir, ya que nos están esperando. Mientras estamos en el ascensor, no dejo de pensar en lo raro de este encuentro; pero no quiero ir por lo peor. Mejor espero a ver qué tal todo y luego defino qué creer.

Al llegar al piso correspondiente, un amplio salón nos recibe. En un escritorio, al final de todo, nos espera la chica que supongo es la secretaria de Marco

señores. El señor Bianchi los espera.

un asentimiento, la seguimos hasta la oficina que tiene detrás. Un solo toque en la puerta y luego, la abre, para invitarnos a

Bianchi, un hombre joven y ocurrente, nos espera con una sonrisa dibujada en su expresión.

mi humilde morada, señores —exclama, con los brazos abiertos y mucha emoción en su voz—. Es un honor tenerlos

—respondo, por pura cortesía, mientras tomamos asiento dónde él

hablar de negocios sin demora, no vine aquí a perder el tiempo y se lo hago saber; aún más, porque quiero regresar con Ashley de una vez por todas. Sin embargo, en un punto de la conversación, cuando me parece entender que sabe demasiadas cosas de nuestra empresa, decido salir de dudas con algo que me da vueltas la cabeza

conoce, señor Bianchi? Nuestro mercado principal no incluye esta área y no creo que hayamos sido siquiera una opción para usted, en un estudio previo. Los costes serían muy

ríe, pero se pone nervioso. Lo noto en su expresión falsamente jocosa.

confesar que no fueron mi primera opción, pero la calidad se paga, señores —disimula una respuesta aduladora—. Ustedes conocen

suponía, no me dio una respuesta exacta, solo referencias ambivalentes. Y precisamente por eso, decido ponerle fin a esta reunión. No obstante, nos hace una invitación que, por formalidad, no podemos rechazar.

a almorzar, tengo un reservado en el mejor restaurant de todo New York —murmura, levantándose de su asiento e invitándonos a

pero ya el hombre, como si esperara una negativa y no estuviera de acuerdo con ella, está abriendo la puerta y pidiéndole a su secretaria que cancele todas sus citas. Mis hermanos y yo nos miramos, pero no decimos nada. Lo seguimos,

el viaje tranquilo hasta el restaurante, el Bianchi anda entretenido en su teléfono y no habla mucho, lo que es un alivio. Cuando llegamos, podemos certificar que la atención es maravillosa y el almuerzo transcurre agradable. Hasta que una visita, nuevamente inesperada, me hace atragantarme con mi propia comida y sentir en el ambiente, la molesta tensión que expulsamos los gemelos

Leer ¡Se busca un millonario! novela Capítulo 67. Deje de locura.

La novela ¡Se busca un millonario! Capítulo 67. Deje de locura. del autor C. P. Cruz es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 67. Deje de locura., su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor C. P. Cruz Construcción Cada personaje en ¡Se busca un millonario! es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 67. Deje de locura. y los capítulos posteriores de la novela ¡Se busca un millonario! en readerexp.com