Sortilegio Capítulo XVIII: Buscando un cómplice

sprite

Margot se encuentra un poco preocupada por lo que sucedió hace unos días en el estacionamiento de donde vive Samanta. Más ahora que le avisaron que necesita volver hacia su empresa.

—Samanta, he estado pensando un poco y creo que deberías de irte a casa de nuestros padres. No me gustan las amenazas de Fernando, me da miedo que te llegue a hacer algo más estando sola —le dijo Margot a su hermana quien se encuentra cocinando.

—Aunque no lo he querido admitir la verdad es que a mi también me da un poco de miedo el hecho de quedarme sola aquí, más que recordé que le di una llave a Fernando del departamento, después de que él me entregó una del suyo.

—Eso es enserio, como no habías recordado eso antes —le dijo Margot a Samanta.

—Pasaron tantas cosas en tan poco tiempo, que fue muy fácil el hecho de recordar eso que para mi no fue un hecho tan relevante.

—Eso lo comprendo, pero ahora que sabes lo que sucedió es momento de ponernos manos a la obra. Antes de que yo me vaya necesito que estés ubicada en otro lugar.

—Hoy mismo me pondré a buscar un nuevo departamento para mudarme —le dijo Samanta a su hermana.

—Si eres necia, solo debemos comentarle la situación a nuestros padres, ellos con mucho gusto te van a recibir en la casa y eso me dejará más tranquila a mí —le dijo Margot a su hermana.

—Después vemos eso, necesito apresurarme, me están esperando en la empresa ya que tenemos mucho trabajo debido al lanzamiento de un nuevo producto.

—Solo te aviso que no dejaré que te vayas a vivir tú sola. Necesito estar segura de que Fernando no se podrá acercar tan fácilmente a ti —le dijo Margot en tono serio.

Samanta terminó de preparar el desayuno y lo sirvió. Después de comer Samanta salió hacia la oficina, mientras que Margot se fue hacia casa de sus padres para comentarles la situación.

—Me estás diciendo que ese poco hombre se atrevió a amenazar a mi niña, piensa que ella se encuentra sola. Dile a tu hermana que quiero que se venga a vivir aquí con nosotros, no quiero que viva sola.

—Mamá, ya estuve tratando de convencerla, pero no quiere dejar su independencia. Ya sabes como es ella, si se le mete una idea a la cabeza muy difícilmente se le sale. Y ella no quiere que la vean con miedo y mucho menos que Fernando piense que ha ganado, es por esa razón que jamás va aceptar eso de venirse a vivir con ustedes.

—Entonces qué sugieres que nos quedemos esperando a ver si ese le hace algo a tu hermana para intervenir.

—No, he estado analizando la situación. Sé que ustedes aún no saben nada, pero Maximiliano Montalvo está pretendiendo a mi hermana. Él sí es un hombre recto, estoy pensando hablar con él y preguntarle si existe algún departamento disponible en el edificio donde él vive para que Samanta se vaya a vivir ahí.

—Eso no nos garantiza nada.

—No, pero al menos tendrá a alguien que esté al pendiente de ella, sin quitarle su independencia que ella tanto defiende.

—Ese es un buen punto mi niña, pon en marcha lo que estás pensando, habla con el joven Montalvo, espero que acepte estar al pendiente de tú hermana.

—Ya verás que sí aceptará encantado —le dijo Margot a su madre.

Después de poner al tanto a sus padres de los últimos acontecimientos. Margot salió de regreso hacia el departamento de su hermana Samanta. Cuando se encontraba por bajar de su vehículo recibió una llamada de Maximiliano.

—Margot ¿Podemos vernos? —le preguntó Maximiliano.

solo dime en qué lugar y a qué horas y ahí te veo.

—En este momento te envió la ubicación de mi oficina, espero que no te moleste el tenernos que ver

—No te preocupes, no hay problema. En unos minutos nos vemos ahí.

Después de colgar la llamada, Margot salió con dirección a las empresas Montalvo.

—¡Buenos días! Espero no interrumpir —le dijo Margot mientras ingresaba a la oficina de Maximiliano.

interrumpes nada, pasa adelante —le dijo Maximiliano

te presento al vicepresidente de la empresa, mi mejor amigo y mano derecha el ingeniero Samuel

—Mucho gusto señor Landaverde. Soy Margot Castañedo —le dijo mientras le daba la mano

de conocerla, es usted una mujer muy hermosa —le dijo sin poder quitarle la

me dijiste que tenías muchos compromisos que atender —le dijo

—Así es, los dejó solos para que platiquen. Me dio mucho

salió de la oficina de Maximiliano casi golpeándose con la puerta. Después de que Samuel salió de la oficina. Maximiliano invitó a Margot a tomar asiento, cuando ya se encontraban cómodos comenzaron

¿Para qué necesitabas verme? —le

proponerle a tu hermana que seamos novios, quiero hacer algo espectacular y pensé que tú podrías ayudarme con

Leer Sortilegio novela Capítulo XVIII: Buscando un cómplice

La novela Sortilegio Capítulo XVIII: Buscando un cómplice del autor Sofía Benítez es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo XVIII: Buscando un cómplice, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Sofía Benítez Construcción Cada personaje en Sortilegio es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo XVIII: Buscando un cómplice y los capítulos posteriores de la novela Sortilegio en readerexp.com