Alfa Dom y Su Sustituta Humana romance Capítulo 68

Sinclair

-¿Dominic?-, mi beta, Hugo, está detrás de mí, observándome con expresión preocupada, -necesitamos que vengas a la sala de guerra.

-Quiero estar aquí cuando ella despierte-, insisto, manteniendo mi mirada fija en Ella.

Está dormida en mi cama, su pequeño cuerpo enroscado bajo las sábanas, sus brazos están vendados desde el hombro hasta la punta de los dedos, y moretones salpican su piel clara en demasiados lugares para contar.

La culpa me aprieta por dentro solo con mirarlos, algunos de esos moretones fueron causados por mí, resultado de mis esfuerzos por contenerla.

Ella había permanecido inconsciente mientras la llevaba fuera del bosque, pero cuando despertó, luchó contra mí tan fuerte como siempre.

El médico se vio obligado a darle una fuerte dosis de un sedante para tratar sus heridas, aunque prometió que la poción ayudaría a romper su estado de shock.

-Entiendo, pero todavía estamos limpiando la escena y necesitamos asegurarnos de que nadie se entere de esto-, Hugo suspira.

Gracias a la rápida reacción y resistencia de Ella, el ataque ocurrió en lo más profundo del bosque, mucho más lejos de lo que otras parejas estarían corriendo en la caza.

Pude evacuarla al otro lado del parque, lejos de las miradas curiosas de la manada o los medios de comunicación, y mis hombres se apresuraron de inmediato a limpiar los cuerpos antes de que pudieran ser descubiertos. -Hasta que podamos demostrar que el príncipe estuvo detrás de esto, los ataques de los renegados solo te harán parecer débil.

-Soy débil-, declaro roncamente, sumiéndome en más que una pequeña cantidad de autocompasión y odio.

-Es mi culpa, no los vi venir, sabía que el príncipe estaba conspirando contra nosotros y aún así no los vi venir.

-Eso no es justo, Dom-, gruñe Hugo, su voz muy firme, -solo puedes prepararte hasta cierto punto y ninguno de nosotros puede prever el futuro, estoy seguro de que Ella no te culpa.

-Bueno, debería hacerlo-, le respondo, la emoción obstruyendo mi garganta. -¿Sabes?, ¿sabes que estaba tan traumatizada que ni siquiera podía reconocerme?, ¿que nuestro bebé estaba desesperado después de soportar todo su miedo?

-Lo sé-, Hugo confirma sombríamente.

-Pero está fuertemente sedada, pasará algún tiempo antes de que despierte, y si quieres mantenerla a salvo, lo mejor que puedes hacer por ella es ir a la sala de guerra y lidiar con las consecuencias.

Ayúdanos a idear una estrategia contra el príncipe, colocaremos guardias adicionales en su puerta.

-No en su puerta-, corrijo, viendo el sentido de sus palabras aunque odio escuchar lógica en este momento.

-Quiero que estén apostados aquí con ella, y vendré a la sala de guerra, pero hay algo que debo hacer primero.

-Dominic.

-Si alguien tiene información privilegiada sobre los planes del príncipe, es mi hermano-, Interrumpo, frotándome la cara con la mano.

-Necesitamos inteligencia si vamos a estrategizar de manera efectiva, y él la tiene.

-Está bien-, Hugo acepta.

-Solo trata de no perder los estribos, matar a tu hermano no es el tipo de publicidad que necesitamos en este momento.

Suelto una risa sin humor, -eres un aguafiestas.

El sol está saliendo sobre las montañas mientras me estaciono en el camino de entrada de Roger, tomando respiraciones medidas y realizando ejercicios de conteo silencioso para tratar de mantener la calma.

En mi estado de ánimo actual, no me tomaría mucho provocación para matar a cualquiera que se cruce en mi camino, y Roger es más exasperante que la mayoría.

Salgo del auto y camino por el sendero del jardín, instando a mi lobo a calmarse.

Sin violencia, la violencia es mala, solo piensa en lo decepcionada que estaría Ella.

Sé que es irónico que me esté instando a mí mismo a no recurrir a la violencia después de la masacre que cometí anoche, pero eso fue diferente, no tenía elección entonces, pero ahora sí la tengo.

La puerta se abre poco después de que golpeo, y aparece el rostro sorprendido de Roger, parece tan genuinamente impactado de verme que realmente considero la posibilidad de que haya estado involucrado en el ataque, por otro lado, mi hermano siempre ha sido un buen actor.

-Dominic, ¿a qué debo el placer?-, dice con desdén, dejando claro que mi visita no es precisamente placentera.

Lo empujo, chocando contra su hombro y obligándolo a retroceder de la entrada mientras avanzo.

-¿Estuviste involucrado?-, exijo, mi voz poco más que un gruñido, -¿sabías lo que él estaba planeando?

Roger parpadea, -¿de qué estás hablando?

-No te hagas el tonto conmigo, Roger-, frunzo el ceño, -sé que has estado trabajando con el príncipe.

Me ofrece una risa sin humor.

-Estás siendo paranoico, Dom.

-Mentira-, estallo, -¿esperas que crea que casualmente apareciste en el mismo callejón oscuro donde Ella estaba siendo atacada en medio de la noche por coincidencia?, ¿o que el príncipe descubrió misteriosamente que no he reclamado a Ella cuando tú eres la única persona que tiene esa información?

-Creo que estás olvidando a todo tu personal: tus guardias, tus médicos, Hugo y Aileen-, contraataca Roger con suavidad.

-Mi gente es leal, tú eres la única persona que sabía y que también tiene una vendetta contra mí-, combato.

Las palabras estallan de mi pecho en un gruñido vicioso, y apenas logro controlar mi temperamento, usa tus palabras, Dominic.

Capítulo 68 - Consecuencias 1

Capítulo 68 - Consecuencias 2

Comentarios

Los comentarios de los lectores sobre la novela: Alfa Dom y Su Sustituta Humana