El Amor De Antonio Capítulo 103: Dios desciende

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 103: Dios desciende de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio novela Capítulo 103: Dios desciende autor Rosa amarilla los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 103: Dios desciende en readerexp.com

Él también frunció el ceño. Especialmente al ser mirado por los ojos ardientes de Delia. Toda su cara se volvió fría. Se parecía un poco a Antonio.

No abrió la boca, sino que miró a Clara en silencio.

No dijeron nada. Pero Amaya y Delia se sintieron avergonzadas.

Preguntar a la gente y no obtener respuesta. No hay nada más embarazoso que eso.

Amaya y Delia también ensombrecieron sus rostros. Pero Delia se calmó rápidamente. Se dirigió a Aquiles y le dijo con lo que le pareció una sonrisa encantadora, -Hola, señor. Me llamo Delia. Debe haber oído hablar de mí, ¿verdad? Pienso si tengo el honor de conocerle.-

Delia también tiene mucha experiencia. Cada acción saca a relucir su temperamento sexy. Los ojos de muchos hombres junto a ella se dirigieron hacia ella.

Sin embargo, Aquiles ni siquiera se molestó en mirarla. Dijo fríamente -No me interesa.-

La expresión de Delia se puso rígida. Parecía estar un poco aturdida por el hecho de que la trataran así.

Se apresuró a volver a sus cabales, algo impávida -Eh, señor. No quise decir nada más. Sólo...-

-No me interesa. ¿No entiendes el lenguaje humano?-

Aquiles la interrumpió con impaciencia. Esos ojos bonachones miraron finalmente a Delia -Incluso una mujer vulgar como tú quiere conocerme. Tengo muy buen gusto. No me interesan en absoluto las mujeres de cirugía plástica.-

Amaya -...-

Clara -...-

Aunque Clara ha visto el carácter de Aquiles. Ella estaba aturdida por sus palabras todavía.

Delia también estaba aturdida por las palabras viciosas. No pudo reaccionar.

Miraba increíblemente con los ojos muy abiertos. Parecía que no podía creer lo que oía.

¿Mujer de cirugía plástica?

¿Este hombre dijo que era una mujer de cirugía plástica?

No quedan muchas personas en todo Grupo Entretenimiento hoy en día que se atrevan a decir que ella se ha sometido a una cirugía plástica. Incluso si los hay, no son muchos.

Delia no esperaba que ese hombre tan apuesto y noble hablara tan mal de ella. Incluso él es el primer hombre que ella quiere conocer inicialmente.

La cara de Delia se puso fea. Se sintió humillada y enfadada. Era una escena extremadamente maravillosa.

-Señor, ¿se excede con sus palabras?-

Amaya también volvió a sus sentidos en este momento. Su cara estaba un poco enfadada.

-¿Se excede?-

Aquiles levantó los labios. Poniendo una encantadora sonrisa de caballero en su cara. -Pensé que ya estaba siendo educado. Después de todo, la cirugía plástica es obviamente mejor que “un autobús al que cualquiera puede subir”. Además, ¿están ustedes ciegas? ¿No veis que ya tengo una mujer tan maravillosa a mi lado? Sólo vosotras dos, ¿podéis competir con Clara?-

Aquiles era cierto.

El vestido de Clara esta noche era conservador. Pero de alguna manera, ella ganó fácilmente a Amaya y Delia.

No es que los vestidos de Amaya y Delia no sean lo suficientemente bonitos.

Al contrario, los vestidos de estas dos mujeres eran de Chanel. El estilo era elegante. Pero no eran tan hermosas como Clara. Es la diferencia de temperamento.

Clara desprende una elegancia que ellas no tienen.

Durante un rato, Amaya y Delia no supieron qué responder.

Clara también se sintió muy impotente. Pensó: Aquiles, ¿no sabes que no puedes avergonzar a los demás delante de tanta gente? No puedes ser tan directo aunque lo que digas sea cierto. Tú lo has dicho tan directo y ¿cómo lo hacen estas dos arrogantes?

Justo cuando Clara no sabía qué hacer en respuesta. Los rostros de Amaya y Delia se volvieron repentinamente sombríos.

Las palabras de Aquiles ya no son viciosas. Es evidente que las regaña.

En estos años de trabajo en el Grupo Entretenimiento, todos tienen algo que no pueden decir. No es fácil que se lo digan a la cara.

Delia estaba tan enfadada que todo su cuerpo temblaba, -¿Excelente Clara? Oh, esta mujer es la perra que Francisco no quiere. No sabemos cuántos hombres se la han follado. Tú eres el único que la trata como un tesoro.-

-Delia. No digas esas cosas.-

La cara de Clara se hundió. Sus ojos eran tan fríos como una granizada de invierno.

-¿Me equivoco? Has estado con Francisco durante muchos años. No me digas que todavía eres inocente.-

Delia resopló fríamente sin molestarse en ocultarlo. Era obvio que tenía la intención de tomar el enojo de Aquiles y echárselo todo a Clara.

Amaya añadió inmediatamente desinformación a Clara, -Señor, conozco a Clara desde hace más tiempo que usted. También sé más que usted sobre que es. Espero de verdad que no se deje engañar.-

-¡Cállate! No te toca juzgar cómo es ella. Si tienes tiempo, podrías pensar en cómo mejorar tu propia calidad. A ver si hay hombres que te quieran.-

Las miró con desdén y directamente se fue con Clara. Aquiles no quería hablar de tonterías con ellas.

Delia y Amaya los odiaban tanto que querían gritar mirando a su espalda.

-Maldita sea, esa zorra Clara tiene hombres que la siguen todos los lados. ¿Qué tiene de bueno?-

-Cuñada. No te lo tomes en serio con lo que acaban de decir esas dos mujeres.-

En cuanto se alejaron, Aquiles consoló inmediatamente a Clara a su lado.

-Con que me defiendas, ¿hay necesidad de que me enfade?- Clara le miró con una sonrisa -He descubierto que tu boca a veces puede ser dulce como el cielo. O es tan venenosa que ahoga a la gente.-

Aquiles se encogió de hombros, -Mi boca varía de una persona a otra. Si es para los míos, naturalmente debe ser más dulce. Pero si es para tratar con esas dos mujeres de ahora, debe ser absolutamente más despiadada. El hermano suele decir: la mejor manera de tratar a un enemigo es no darle ninguna oportunidad de resistir.-

Clara asintió con aprobación, -Es cierto. Tu hermano es realmente sabio.-

Los dos estaban charlando cuando se produjo un caos en la entrada. Clara se apresuró a mirar hacia la entrada del local. El hombre que había estado esperando estaba por fin aquí.

Esta noche llevaba un traje azul oscuro a rayas. El sencillo patrón, la exquisita confección, la hermosa corbata y los deslumbrantes gemelos... todo junto en su cuerpo le daba una sensación de magnificencia. El pelo negro que se acariciaba en lo alto dejaba ver una frente. Y las cejas exudaban una frialdad. La sensación ascética de su cuerpo tenía un encanto infinitamente fascinante.

La llegada del hombre fue como una bomba lanzada al agua. Hizo hervir al instante toda la sala.

-¡Oh, Dios! Ese es el señor Antonio del Grupo Nevada ¿verdad?-

-¡Parece ser él! Rápido, rápido, rápido. No esperaba verlo aquí hoy. Asegúrate de subir a saludar más tarde.-

-Totalmente un hombre emperador. ¡Es tan guapo! Ese sentimiento, ese temperamento, ¡quiero arrodillarme ante él! Me moriría si pudiera hablar con él ...-

Muchos famosos no pudieron esperar más. Corrieron rápidamente hacia el frente.

Tras la entrada de Antonio, el presidente del Grupo Santa tomó la delantera para darle la bienvenida. Le dijo con una sonrisa entusiasta, -Señor Antonio, gracias por sacar tiempo de su apretada agenda para asistir a la reunión anual de la empresa. Debería haberme avisado antes de venir. Podría haber salido a recibirle.-

-No se moleste. Hoy es un día importante para su empresa. Por eso he venido a ver.-

La expresión de Antonio no cambió. Esa mirada ociosa hizo que los corazones de muchas mujeres a su alrededor latieran más rápido. Algunas incluso se llenaron de una fuerte adoración.

Obviamente, ¡muchos no esperaban que esta noche pudieran ver realmente a ese hombre legendario aquí!