El Amor De Antonio Capítulo 124: ¡Veía que quería morir!

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 124: ¡Veía que quería morir!

En El Amor De Antonio Capítulo 124: ¡Veía que quería morir!, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 124: ¡Veía que quería morir! en readerexp.com

José no tardó en entrar desde el exterior. Cuando vio la cara asustada de Clara, no pudo evitar fruncir sus cejas. Luego, fijó su mirada en el rostro de Antonio con cierto sobresalto.

El rostro del último era sombrío y sorprendente. Obviamente, el daño que había recibido Clara le enfadó mucho.

José juró que era la primera vez que le veía enfadarse tanto en todos los años que servía a Antonio.

En ese momento, los cuatro hombres corpulentos habían sido inmovilizados, con las manos esposadas y la cara desalentada.

José tembló ligeramente y se apresuró a decir al oficial que estaba a su lado, -Oficial, debes atender bien a estos cuatro hombres. Nuestro gerente está muy enfadado, lo mejor sería que pudiéramos dejarles decir la información sobre el patrón. Nuestra señora no tendrá problemas con estos gamberros.

-Por favor, no se preocupe, asistente Campos. Definitivamente mandaré a mis hombres para que los atiendan bien. En cuanto a otra información, pronto se la enviaré al señor Díaz para que la señora no se vea perjudicada por nada-

El oficial tenía una actitud respetuosa, mientras maldecía mentalmente a aquellos cuatro hombres.

Por qué se metieron con los miembros de las cuatro grandes familias en lugar de los otros, ¡veía que quería morir!

Los cuatro hombres fueron llevados rápido por los oficiales de policía. La tranquilidad en el almacén abandonado se restableció rápidamente. Antonio no se quedó mucho tiempo, y directamente cogió a Clara por la cintura, y salió del lugar sin demora.

Cuando Antonio llevó a Clara a casa, ya eran las once de la noche.

Tal vez por el sobresaltado, Clara se acurrucó en sus brazos sin decir ni una palabra.

Después de volver a la habitación, Antonio la llevó al baño y le lavó la suciedad del cuerpo. Durante lo cual, Clara finalmente se despejó.

Todo su cuerpo estaba a remojo en la bañera, desnuda ante él. Sus largas piernas blancas como la nieve estaban extendidas, y su cuerpo perfecto bañado en el agua se puso erguido y atrayente.

Clara se estremeció. Mirando al hombre en frente, no pudo evitar rodearle el cuello con los brazos y besar torpemente sus finos labios.

Ella se movía de forma muy juvenil, siguiendo sus besos, amordazando sus labios para tomar su aliento.

-¿Antonio, quiero olvidar lo que ha pasado esta noche, puedes ayudarme?-

Le suplicó en voz baja, con ojos lastimeros, como una bestia herida que necesitaba curarse.

El corazón de Antonio se desmoronó, sentía mucha autoculpa.

Asintió, la abrazó de la bañera y la puso de pie bajo la ducha.

El agua tibia bajó lento desde arriba, empapando el cuerpo de ella y la ropa de él.

Era mucho más alto que ella. Al mirarla desde esa altura en ese momento, sólo podía ver sus tiernas mejillas, su nariz respingona, sus ojos conmovedores y esos labios rojos y delicados.

Tenía el cabello largo, oscuro y suave. Se veía claramente su grácil cuello, como el de un cisne. Y más abajo, la hermosa clavícula y el canalillo vislumbrante.

La figura de Clara, no era tan buena, pero tenía una proporción perfecta, de temperamento fresco, muy hermosa, y no exagerada. Era como una flor en su primer florecimiento, fragante y encantadora, de modo que uno no podía evitar besarla.

-Lo que quieras-

Sus ojos eran tan profundos como el mar, clavados en su carita pura. Dijo en voz ronca.

Bajó lentamente la cabeza y besó sus labios y su lengua explorando su boca.

Esta vez, no era rudo, pero seguía siendo loco.

La besó moviéndose desde sus labios hasta el lóbulo.

Parecía ser consciente de su sorpresa. Entonces bajó lentamente hasta su clavícula.

Satisfaciéndolo, Clara le desabrochó la camisa. La ropa se quitó, aparecieron el pecho y una cintura fino y fuerte.

Sus pequeñas manos tantearon sin descanso su cuerpo. Cada vez un toque llevaba una palpitante excitación.

La abrazó con fuerza, agarrando su cintura con una mano y manoseando su cuerpo con la otra.

En este momento, la postura era demasiado... y Clara podía oler claramente el aroma de su cuerpo, reservado, frío y con un poco de maldad, y con un sabor seductor.

Su corazón no dejaba de latir, y se ponía de puntillas respondiendo a su beso sin cesar.

Poco a poco, la temperatura corporal de ambos comenzó a calentarse...

Su piel estaba extremadamente encantadora y deliciosa como cubierta por color rosa. La fuerza de todo el cuerpo era como si fuera arrebatada por una fuerza mágica, parecía poder derretirse en cualquier momento, e incluso sus pensamientos se vuelven caóticos. Su cordura se iba y se hundía.

Hasta... el momento en que no pudo resistirse a entrar en su cuerpo, un pensamiento pasó por la mente de Clara.

Ella pertenecía a este hombre, y sólo a su lado podía estar tan satisfecha y contenta.

Así que se dejó llevar sumergiéndose en la alegría que le producía la sensación sentimental sin pensar nada.

Aquella noche, Clara no durmió a pierna suelta. Mientras se dormía, tuvo una serie de pesadillas y se despertó repetidamente.

Pero siempre que se despertaba, había un cuerpo cálido a su lado que calmaba su inquietud.

A la mañana siguiente, Clara se despertó. Afuera, las noticias sobre Delia volvieron a dar la vuelta al mundo.

Justo en la madrugada pasada, Delia fue encontrada en un hotel barato. muchos reporteros se arremolinaron para detenerla.

Delia estaba tan asustada que se escondió en el hotel, sin atreverse a salir. Al final, fueron los agentes de policía quienes intervinieron y se la llevaron.

Sin embargo, lo que resultó un poco chocante fue que el motivo por el que los agentes intervinieron no fue para ayudarla, sino para detenerla como sospechosa del delito de secuestro.

Numerosos medios de comunicación y comentarios se alborotaron.

La popular estrella era amante, ¿también se había convertido en delincuente?

Además del escándalo, todos sabían que esta vez Delia no tendría oportunidades para ser reconocida.

Cuando Clara vio esta noticia, también se quedó atónita. Entonces pensó en algo, su columna vertebral de repente sintió algunos escalofríos.

-¿La persona que me secuestró es Delia?-

-Según el mensaje de las declaraciones de los cuatro gamberros de anoche, quien les instigó a realizar el secuestro no fue otro que Delia-

Antonio respondió a su pregunta con sinceridad, pero había frialdad en sus ojos.

Las personas que le hicieron daño siempre tuvieron que pagar el precio.

¡Y Delia merecía morir!

Lo que le esperaba a continuación sería una interminable condena de cárcel.

-¿Por qué hizo eso? Si perdía esos respaldos, todavía tiene un apoyo. ¿Por qué...?- Hablando de esto, el tono de Clara se detuvo de repente: -¿Acaso ella pensó que yo di a conocer la noticia de que era una amante?

Antonio asintió: -Creo que fue por ese asunto que hizo daño a mi esposa.

-¡Inexplicable! ¿Esa mujer no tiene cerebro?, ni siquiera sabe comprobar lo que pasa antes de hacer algo-

Clara sólo sintió que un sentimiento absurdo golpeaba su corazón.

Ella no había hecho nada, pero había sido injustamente culpada para nada, y casi perdió la vida.

Esa Delia era más descerebrada que Cecilia.