El Amor De Antonio Capítulo 282: La ama mucho

sprite

El Amor De Antonio novela Capítulo 282: La ama mucho de Rosa amarilla

En El Amor De Antonio novela Capítulo 282: La ama mucho autor Rosa amarilla los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a El Amor De Antonio Rosa amarilla Capítulo 282: La ama mucho en readerexp.com

Entraron varios hombres con uniforme de policía y el encabezado sacó una identificación oficial de policía, -Somos de la brigada de policía criminal. Alguien ha denunciado que aquí se están llevando a cabo actividades comerciales ilegales.

Guillen hizo una pausa, volvió la cabeza y sus ojos fríos se cayeron en la cara de Ramon, y solo vio que este hombre no esperaba que la policía viniera al club, y todo su rostro estaba pálido.

Lentamente retiró su mirada, con una risa burlona en los delgados labios, porque desde esta noche el Entrenamiento de Cielo iría a desaparecer en la Ciudad Paz.

Los policías que entraron estaban revisando cada rincón mientras que Guillen y Ramon fueron dirigidos abajo.

El club, que originalmente era bullicioso y ruidoso, en este momento se quedó muy silencioso y solo las luces coloridas siguieron brillando.

Una docena de policías rodearon a una multitud, y entre ellos, algunos estaban turbados a la vez que otros les miraron con una cara feroz.

-Guillen. -

Al verlo acercarse, un policía caminó hacia él.

Al ver al llegado, finalmente Guillen mostró la primera sonrisa sincera de esta noche, -Alonzo.-

Golpeó su hombro sonriendo, -Guillen, ¿por qué estás aquí?-

-Tengo compromiso con alguien- Guillen le contestó ligeramente.

-¿Compromiso?- frunció las cejas, -Aunque tienes una cita, no deberías quedarte con la gente en este lugar malo.

En las palabras, se podía comprender cuánto despreciaba al club.

Guillen sonrió y dijo expresivamente -Sólo esta vez. -

-Ojála- le miró Ramon con irritación, -Si la próxima vez no te encuentras conmigo, te meterías en los líos. -

-La gente honrada no tiene miedo de habladuría- dijo solemnemente.

Ramon no podía evitar reír. -Sí.-

Luego, ordenó a los otros que hiciera la averiguación en todo el club completamente, y entonces levantó la mano, le agarró por el hombro y caminó hacia afuera.

Al ver que Guillen tenía una relación tan buena con la policía, Ramon no quería perder la oportunidad de engatusar al hombre poderoso. Se apresuró a vocear hacia él que iba a salir -Guillen, no te vayas. Hable con tu amigo por mí de que en mi club no hay ninguna actividad comercial ilegal. -

Al oírlo, Guillen se paró y Alonzo que estaba a su lado volvió la cabeza para mirarlo, con las cejas fruncidas, -Oye, Guillen, ¿realmente vas a interceder por ese hombre?-

No respondió pero el otro estaba ansioso, -No déjame despreciarte. ¿Sabes qué tipo es ese hombre Ramon? -

-Lo sé- Guillen echó una mirada hacia él, luego dio una vuelta y miró a Ramon que no estaba lejos.

Al verlo volverse, en sus ojos se brilló la luz de esperanza.

En seguida oyó la voz tranquila de Guillen, -Señor Ramon, ya que no hay ninguna actividad comercial ilegal, déjeles hacer la averiguación.¿No es cierto?

Al terminar las palabras, dio una vuelta y se fue sin mirar atrás.

Alonzo todavía estaba aturdido. Cuando reaccionó, ya no se vio donde estaba Guillen, echó un vistazo hacia Ramon y luego salió para buscarlo con prisa.

Su rostro estaba pálido. Comprendía que ya había perdido la tendencia general y no tenía más remedio para recuperar.

Después de salir del club, Alonzo siguió buscando su figura y por último, le encontró al lado del coche SUV.

Se apresuró a caminar hacia él, le tocó el hombro y se bromeó con sonrisa -Al principio pensé que irías a perder el límite de la moralidad y intercerder por Ramon. -

Le dio una mirada fría, -¿Soy como una persona sin límite en la moralidad?-

Arqueó las cejas sin contestar sino cambió el tono, -¿Por qué hiciste a Zacarías Mina telefonearme?

Guillen volvió la cabeza para mirar el letrero del Entretenimiento de Cielo que siguió brillando y levantó las comisuras de la boca, -En la Ciudad Paz no se debe existir un club tan ilegal. Estoy por librar al pueblo del daño.-

Al oírlo, Alonzo le dio una mirada enfadada, -Vaya. Los otros no te conocen pero no soy así. Nunca has sido una persona que se ocupe de los asuntos de los demás, así que ¿cómo has podido tener de repente el capricho de eliminar el daño para el pueblo? Debe haber otra razón oculta.-

Guillen no podía evitar sonreír, -Alonzo, no pensé que me entiendes tanto.-

-Por supuesto. No puedes olvidar cuántos años he dormido en la cama inferior debajo de la tuya.- hablando, levantó la mano tocandosu hombro y dijo con una cara llena de curiosidad -Dime, ¿para qué lo hiciste realmente?-

Guillen le dio una mirada, luego levantó la cabeza y posó sus ojos en el firmamento tan oscuro como la tinta sin decir nada.

Alonzo arqueó las cejas, pensando que él era tan orgulloso sin contestarle. Pero era capaz de conseguir las respuestas.

Luego, preguntó tentativamente -¿Para la mujer?-

Todavía se calló.

Pero ya entendió, -Resulta que realmente es para la mujer. Dime, ¿qué le hizo Ramon a tu mujer?-

Guillen volvió la cabeza para mirarlo, -Alonzo, no te has cambiado en tantos años. Sigues siendo un cotilla.

Negó, -No soy cotilla. Estoy preocupado de ti.-

Sonrió y luego puso una cara seria, -Alonzo, esta vez debes dejar el Entretenimiento de Cielo desaparecer de todas maneras.

-Desaparecer- frunció las cejas, -Probablemente sea un poco difícil. A pesar de todo, la Familia Martí tiene personal en la comisaría. Es muy probable que este evento termine sin resultados. -

-Es imposible suceder esto- se rió fríamente cuyos ojos negros relevaban una crueldad, -Si esas personas se atreven a ayudar a la Familia Martí, lo que les espera es caer del poder.-

Lo miró, se calló y luego habló -¿Vas a aprovechar el poder de la Familia Colón?-

-¿Por qué no?- no contestó sino hizo unan pregunta.

-Parece que amas mucho a esa mujer- de lo contrario, no iría a usar el poder de la Familia Colón.

¿La amaba mucho a Alejandra? No estaba seguro, no quería que ella sufriera ni un poco, sólo quería que fuera feliz

-Puedes presentárnosla cuando estés libre- tocó su hombro y luego miró hacia donde estaba el club, -Parece que esta noche volveré a estar muy ocupado. Ya no te acompaño más y nos veremos el otro día.

-Bueno- asintió con la cabeza.

-Pues tengo que entrar- se volvió para dio los pasos grandes hacia el club.

-Oye- de reprente gritó Guillen.

Alonzo dio una pausa, rodeó la cabeza para mirarlo y solo oyó sus palabras -Gracias, Alonzo.

Agitó la mano sonriendo y luego siguió andando hacia el club.

Guillen no subió al coche hasta que vio que entró en el club, echó una vista hacia el Entretenimiento de Cielo y arrancó el coche para salir de este lugar que definitivamente iría a ser el pasado.

Clara y Lydia regresaron a casa respectivamente después de la cena con Alejandra.

Al llegar a casa, vio que Antonio estaba sentándose en el salón.

Se sorprendió un rato y luego se acercó.

Antonio estaba viendo las noticias de la televisión, oyó el sonido de los pasos, volvió la cabeza, descubrió que fue ella y mostró una sonrisa ligera en las comisuras, -¿Regresado?

Le contestó con una sonrisa, -Sí, regresado.

Se sentó a su lado, -¿Por qué no subes para descansar?-

-Estoy aquí para esperarte. -

El corazón de Clara tembló un poco y lo miró, -No soy una niña, así que no necesito que me esperes.

Se veía tan cansado, pero todavía la estaba esperando.

No podía evitar sentirse incómoda. Si supiera que la estaba esperando, hubiera regresado temprano.

Sonrió levemente, -Sin la dama al lado, la habitación es especialmente desolada y siento miedo. -

Ella se divirtió con sus palabras -Eres un hombre de verdad. ¿Cómo es la verdad de que tienes miedo de estar solo en la habitación?-

-¡Claro que sí!- se levantó y de pronto la abrazó..

Ella lanzó una pequeña exclamación y solo escuchó -Vámonos.-

Hablando, subió al piso abrazándola.