Esposa falsa de Simón Capítulo 124: ¿Quién es ella?

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capítulo 124: ¿Quién es ella? de Gato volador

En Esposa falsa de Simón novela Capítulo 124: ¿Quién es ella? autor Gato volador los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a Esposa falsa de Simón Gato volador Capítulo 124: ¿Quién es ella? en readerexp.com

La pregunta avergonzó al hombre, que se levantó para limpiarse el sudor de la frente.

-¿Por qué dices eso? Siempre ha sido una norma de la empresa, y, además, Señora Frida eres la asistente del señor Freixa, así que debe ser algo importante si solicitas fondos por adelantado, y nuestro departamento seguramente estará de acuerdo. -

-Pero antes de …-

Frida quería preguntar más, pero la parte de Naomí ya había terminado el asunto, -Aquí tienes. -

Frida tomó la información, -Gracias. -

- ¡No creas que no te voy a odiar si me das las gracias! - Naomí añadió, -Aunque yo también tengo un ''patrocinador'' atrás, pero la forma tuya es más fastidiosa que la mía. -

Frida, -…-

Al ver lo directa que era Naomí, a Frida no le molestó y se quedó sonriendo, -Gracias a los dos por lo de hoy, os dejo entonces. -

Cuando Frida se fue, Naomí miró a su propio padre con insatisfacción.

-Papá, ¿por qué le das tanto dinero de repente? ¿Y si el señor Freixa nos culpa? Dos mil euros, es suficiente para pagarme unos meses. -

El hombre la fulminó con la mirada y tomó un tono más severo, -La próxima vez no seas tan impulsiva, eso es lo que me llamó el secretario Rafael del señor Freixa, por suerte no dijiste mucho, y menos mal que Señora Frida es lo suficientemente generosa como para no meterse en tu caso. -

-Prrr, sigue siendo generosa así, hasta se pelea con alguien en la cafetería y le tira la comida encima. Se siente fenomenal sólo porque trabaja para el señor Freixa, pero sólo es un perro amenaza basándose en el poder del amo. -

-No te metas en eso, y no escuches la versión de los demás, ¿la ves como esa clase de persona feroz? ¿Y qué sabes de la gente de la empresa? -

Naomí se enfureció, -De todos modos, ¡no creo que esté bien que le tire la comida a alguien! Tres personas fueron hechas así por ella, ¿hay alguna falsedad en este asunto? -

Después de decir eso, Naomí se dio la vuelta y se fue directamente.

Una vez que Frida hubo resuelto el problema por su parte, volvió a su despacho, pero no pudo evitar pensar en el empleado llamado Naomí. Acusó a Frida de entrar por tener un ''patrocinador'' atrás, así que ahora, a ojos de todos, ella, Frida, trabajaba allí por sus relaciones con Simón.

No importa, ¿por qué debería molestarse con eso? Sólo tenía que hacer bien su trabajo.

*

El tiempo pasó volando, y pronto había pasado otro día.

Sofía se alegró mucho al recibir la noticia de que Diego volvía hoy a casa. Llamó a Diego justo antes de que su avión despegara.

-¿Qué tal? - La voz de Diego era tan tranquila como siempre.

A Sofía no le importó, porque hoy estaba extra feliz, pronto encontraría al padre de su bebé para Frida.

- ¿Vas a volver a casa hoy, hermano mayor? -

-Sí, embarque en quince minutos. -

-Hermano mayor, ¿ha llegado a buen puerto el asunto que te pedí que investigaras? -

Los ojos oscuros de Diego se entrecerraron ligeramente mientras miraba a la gente que entraba y salía del aeropuerto, con sus finos labios fruncidos.

-Sí. -

-¿De verdad? - Sofía se rió al otro lado de la línea, - ¡Gracias hermano, sabía que eres lo fenomenal! ¿Puede decirme de antemano la…-?

-Te mostraré la información cuando vuelva, adiós. -

Dicho esto, Diego colgó el teléfono. Una secretaria vestida de forma sencilla se puso a su lado y, al verle colgar, le recordó, -Señor, el vuelo llegará a la Ciudad Norte dentro de cinco horas. La Señora Frida del Grupo Freixa ya ha reservado el restaurante para que podamos ir allí en cuanto bajemos del avión. -

Diego asintió y se aflojó la corbata de su traje, y había unas tenues ojeras bajo sus hermosos ojos, que demostraban que había estado trabajando mucho últimamente. Al ver esto, Carmen, su secretaria, no pudo aguantar y dijo, -Señor, ¿por qué no volvemos a descansar primero? Has trabajado demasiado últimamente y tienes …-

-No hace falta. -

Como se había negado, Carmen Rubio no volvió a mencionar lo de descanso. Ella entregó la información en su mano, -Señor, esta es la información sobre Simón. -

Diego lo cogió y lo hojeó, -Un rival. -

Así lo comentó.

Carmen le devolvió la información, -Sí, desde que se hizo cargo del negocio de su familia, el Grupo Freixa se ha expandido rápidamente y hoy su conjunto ha superado a nuestro Leguizamo en la Ciudad Norte. Su actitud siempre ha sido muy engreída, por lo que la gente no se atreve a hacerle enfadar. Es inesperado que hayan tomado la iniciativa de buscar nuestra cooperación esta vez. Por cierto, este es su nueva asistente, y yo también hice un breve informe de investigación. -

Carmen entregó otra información.

Diego la escudriñó, y sus ojos tranquilos adquirieron una mirada más escrutadora. Se quedó mirando la foto de Frida durante mucho tiempo.

¿Por qué esta mujer le resultaba un poco familiar?

- ¿Hay algún problema, señor? - preguntó Carmen.

Diego arrugó la frente, su mano acariciando la foto del perfil. La mujer de la foto sonreía, pero esos ojos eran muy tranquilos, como un mar infinito, sin exceso de deseo o emoción en ellos.

Como si fuera una calma.

Esta mirada sólo la había visto en una persona.

-Señor, según la investigación, esta Señora Frida y la señorita Sofía fueron compañeras de clase. -

Diego, - ¿Compañeros de clase? -

-Sí. -

Diego se quedó mirando el cuadro durante mucho tiempo, como si fuera un siglo. Carmen nunca había visto a Señor Leguizamo así en todo el tiempo que le había trabajado y se preguntó, -Señor, ¿le interesa esta mujer? -

Diego, -…- La fulminó con la mirada y Carmen bajó inmediatamente la cabeza, -Lo siento, no debería decir eso-

Diego guardó el de la foto y lo dobló en un cuadrado en su bolsillo del traje. - ¿Esa es la persona con la que nos reunimos hoy? -

-Sí. -

-Vamos. -

*

Cinco horas después, el vuelo en el que viajaba Diego llegó a la Ciudad Norte.

Frida se había enterado de su vuelo con antelación, así que vino directamente al aeropuerto a esperar. Entendía que era importante ser sincera cuando quería cooperar con alguien. Ya había recogido y despedido a varios clientes en el aeropuerto.

Había mucha gente en el aeropuerto y Frida se quedó mirando la información del vuelo que aparecía en la pantalla grande y finalmente vio que el que llevaba Diego había aterrizado. Había preguntado con antelación al asistente de Diego y éste le dijo que señor Leguizamo saldría del aeropuerto por el carril VIP.

Tras el aterrizaje del avión, Carmen desactivó el modo avión del celular de Diego. Estaba a punto de ponerse en contacto con Frida cuando sonó el teléfono.

Carmen contestó el teléfono y un destello de sorpresa cruzó su rostro, - ¿Qué has dicho? ¿Has venido a recogernos? -

Diego le dirigió una mirada y Carmen tosió ligeramente, -Señor, la Señora Frida está aquí para recibirnos, está en el aeropuerto. -

Carmen esperaba que Diego se molestara, pero en realidad sólo dijo, -Es sincera, vamos. -

-Sí. - Carmen se apresuró a seguirlo.

Era la primera vez que Diego reconocía al instante a una mujer entre la multitud.

Cuando él y Sofía se habían reunido, Diego ni siquiera se había sentido así.

Pero esta vez, cuando estaba en el carril de salida, sus ojos, agudos como halcones, vieron enseguida a Frida, de pie entre la multitud.