Esposa falsa de Simón Capítulo 155: Maravillosa contraataca

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo 155: Maravillosa contraataca de Gato volador

En Esposa falsa de Simón Capítulo 155: Maravillosa contraataca, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 155: Maravillosa contraataca, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Esposa falsa de Simón Capítulo 155: Maravillosa contraataca del autor Gato volador en readerexp.com

En la Sala de conferencias.

Casi llegaron todas personas, y el gerente de departamento llegó tarde con Frida.

Cuando Frida entró después del jefe de departamento, todos los miraron. Después de unos asuntos, todos los ejecutivos superiores de aquí la conocieron.

Solo pidieron alguna información de Frida, ya sabían que después de que ella se entró a la empresa, sucedieron una serie de cosas entre Frida y Simón.

Además, habían visto a Frida muchas veces en la sala de conferencias. Ella fue molestada por el presidente al principio, pero ellos no son ciegos, especialmente alguien como los ejecutivos superiores, ¿cómo no comprendieron los altibajos de las emociones de una persona?

En cuanto a la última vez que Diego Leguizamo vino a hablar de cooperación, si no fueron ciegos, pudieron ver la actitud de Simón a Frida.

Era sólo que... realmente le importaba a Frida, pero la molestia para ella también era real.

Si no era así, ¿cómo podría ser degradada al puesto más bajo frente a toda la empresa?

El gerente de departamento era un hombre alrededor de cuarenta años, era delgado, con cara y ojos alargados, y una boca un poco puntiaguda, se veía muy amable con espejuelos, ahora parecía un poco enojado.

Fulano dijo -Carlos Cabal, ¡llegaste tarde! ¿No sabes que al presidente no le gusta que llegue tarde?-

La expresión de Carlos cambió e inmediatamente dijo, -No llegué tarde a propósito, pero las informaciones para esta reunión aún no están listas.-

Cuando escucharon esto, todo el mundo se escandalizó.

-¿Qué pasa? ¿No os dije que arreglarais las informaciones ayer? ¿Por qué no lo has terminado hasta hoy? ¿Sabe qué hora es ahora?-

-Sí, las informaciones de nuestro departamento también fueron enviadas ayer. ¿Qué te pasa?-

Carlos esperó un rato, luego miró a Simón quien estaba en el asiento del presidente, con la cara fría y llena de ira, y inmediatamente agarró a Frida quien estaba detrás de él.

Y dijo, -Todos, ella arruinó todas las informaciones.-

¿Ah? ¿El asunto estaba relacionado con ella nuevamente? Todos no entendieron, miraron a Frida que fue expulsada.

Simón estaba inexpresivo, pero su mirada fría se notaba que la mano del gerente de departamento tocó el delgado brazo de Frida.

Su piel era blanca, y vestida con una falda sin mangas, cuando el hombre la agarró, apareció una marca roja en su brazo blanquito.

Esta mujer, sabía que tiene la piel fina pero no quiso cubrirlo. ¡Ja!

-Ella acaba de entrar a nuestro departamento, me gustaría ver cómo está su capacidad de trabajo, y también ella solicitó reorganizar las informaciones para esta reunión. Vi que ella estaba llena de confianza, así que lo aceptó. Inesperadamente, al final no lo hizo bien. Simón, lo siento por no disciplinarla bien.-

Él echó la culpa a Frida al principio, y después dijo que no la disciplinaba bien, era muy hipócrita.

Después de hablar, nadie respondió durante mucho tiempo, los ejecutivos superiores no sabían cómo responder y no podían entender la mente del presidente, por lo tanto, no hablaron.

Frida también era tranquila. Ella tomaba la bolsa en la mano, y no había ninguna expresión en su cara bonita.

Parecía no preocuparse por esta situación.

-Ciertamente no la disciplinaba bien.- de repente, una voz suave pero seria sonó.

Un hombre con camisa blanca se levantó y miró tranquilamente a Carlos Cabal.

Carlos inmediatamente se sintió una presión pesada, la cintura inclinó involuntariamente y dijo, -Vice…Vicepresidente Óliver.-

Óliver dijo con voz firme, -También dijiste que ella es una recién llegada, y las informaciones de este proyecto son muy importante, sabes que estas son para la reunión. Incluso si quieres ver su capacidad de trabajo, debes tener un sustituto para en el caso que ella no pueda cumplir la tarea. Pero le entregaste ciegamente la tarea a una recién llegada, y ahora sucedió problema. No hiciste como un ejemplo, pero echaste culpa indiscriminadamente a otra. Carlos, ¿crees que tu posición es muy estable ahora?-

Estas palabras estaban justificadas y razonables, y la cara de Carlos se puso pálida, inmediatamente se dio cuenta de lo que hizo, miró a los ojos de Óliver con un poco de miedo, pero luego miró al hombre en la posición principal, que todavía se enfocaba en sí mismo, parecía que no le importaba este asunto.

Así que Carlos recuperó la confianza y continuó diciendo, -Estoy de acuerdo con lo que dijo Óliver, no lo organice bien, pero esta vez...-

-¿Y esta vez qué? ¿Quieres eludir la responsabilidad esta vez?-

Carlos bajó la cabeza y dijo, -No, no.-

-¿Dónde están las informaciones?- una voz con frío infinito sonó de repente, sorprendió a los ejecutivos superiores que miraron esto como se fuera una recreación, y apresuradamente se sentaron erguido.

La mirada de Simón se cayó directamente en la cara pálida de Frida, dijo con un mal tono, -El primer día de la degradación, incluso no quieres avanzar, has causado un problema tan grande. ¿Cómo lo compensas?-

De escuchar estas palabras, Frida, quien estaba en silencio durante mucho tiempo, finalmente miró a Simón.

Ella descubrió que sus ojos estaban más fríos que los días anteriores, y como si estuviera en una cueva de hielo cuando sus ojos se encontraron.

Frida sabía que eran sus palabras que le dañaron. No creía que él pudiera perdonarse a ella, pero ... todavía quería buscar una oportunidad para explicar.

Los dos se miraron durante mucho tiempo, luego Frida dijo, -No soy una persona quien no quiere avanzar.-

Simón tenía una cara fría y la miró sin decir una palabra.

Frida siguió diciendo, -Yo tampoco causé problemas.-

Todos no sabían qué quería decir. En este momento, Frida puso su bolso sobre la mesa, y dio la vuelta su palma, una memoria USB pequeña apareció en su palma blanquita.-

-He reorganizado las informaciones, pero la computadora es demasiada vieja y de repente se apaga automáticamente.-

-Afortunadamente, tengo la costumbre de guardar en memoria USB.-

Frida levantó la memoria USB para mostrarse a todos, y adelantó para insertarla en la conexión. Luego comenzó a reproducirla para que todos lo vieran.

-Aquí está las informaciones que he reorganizado, por favor, denme un poco tiempo, lo imprimiré ahora y luego se las entregaré.-

Los ejecutivos superiores, -...-

¿Qué sucedió? ¿No dijo que las informaciones no fueron reorganizadas? ¿Y ahora qué está pasando?

Cuando Carlos, quien acusó a Frida, vio que las informaciones fueron reorganizadas, su expresión facial cambió en un instante y caminó hacia el lado de Frida, y dijo, -¿Por qué no me dijiste que tenías una copia? Me pones como un payaso.-

Frida se quedó sin expresión y dijo, -Gerente, tú no me preguntaste.-

Carlos , -...-

-Sólo me dijiste que te siguiera a la oficina y no me dijiste para qué. Desde el momento que entré a la sala, no tuve oportunidad de explicarte.- Frida siguió decir, parpadeó levemente, como si fuera particularmente inocente.

Carlos estaba muy enojado, pero no podía demostrar.

Los ejecutivos superiores miraron Carlos, se quedaron sin palabras. Rafael estaba detrás de Simón, estaba emocionado y aplaudió a Frida en su corazón.

¡Bien hecho!

¡Maravillosa contraataque!

¡Mostró la verdadera cara de Carlos!

Frida claramente sabía que esa gente quería ver que ella se quedara en ridículo, y Simón también quería ver eso.

¡Pero ella no lo permitió!

¡Ella no era el tipo que pudiera intimidar por cualquiera, incluso si regresara al departamento, la iba a vejar más, ¡también tuvo que defenderse!