Esposa falsa de Simón Capítulo 279: No quiero vivir.

sprite

Leer Esposa falsa de Simón novela Capítulo 279: No quiero vivir.

La novela Esposa falsa de Simón Capítulo 279: No quiero vivir. es muy buena. En Capítulo 279: No quiero vivir., no podía dejar de leer. He leído bastantes historias de Gato volador , pero con el libro Esposa falsa de Simón, todavía tiene mucho regusto por sí mismo. La belleza de la historia Gato volador es que, por dolorosa y angustiosa que sea, sigue atrayendo a personas que no pueden darse por vencidas. No es una fantasía color de rosa, que una niña Cenicienta se enamore de un príncipe en un caballo blanco, luego los dos se dan la mano y viven felices para siempre. Pero el amor es una cosa pequeña en un centenar de otras cosas en la vida. Lee la Esposa falsa de Simón novela Capítulo 279: No quiero vivir. en readerexp.com

Sofía se suicidó.

Esto sucedió inesperadamente. Se enfrentó con esta situación por la primera vez, Frida casi se desmayó viendo un charco de sangre roja en el baño. Pero ella sabía que no podía.

¿Si ella se desmayó, quién iba a salvar a Sofía? Por eso, sólo podía aguantar los miedos en su corazón, levantó a Sofía desde la bañera junto con Jonatán. Se despareció el. color rosa de sus labios. Jonatán tenía más fuerza, abarcó a Sofía al sofá, Frida apretó su mano, intentó a detener el flujo de sangre.

-No vale, no se detuvo. Jonatán...igual no podemos esperar la ambulancia.-La voz de Frida estaba temblada, ella pensó y dijo firmemente, -Jonatán, igual que te molesta abarcarle al coche y le llevamos al hospital más cerca directamente.-

Al fin Jonatán era un hombre y también había experimentado muchas cosas. Al principio estaba sorprendido, pero ahora ya estaba calmado.

Él asintió con la cabeza y abarcó a Sofía directamente, -La bajo ahora misma.-

-Vale.- Frida le siguió saliendo inmediatamente y sacó el móvil buscando el hospital más cerca por la navegación de mapa.

Después de localizar el hospital, ella recordó algo más, envío un whatsapp a Diego, el hermano de Sofía. Le dijo que venía al hospital.

Después de llegar abajo, la gente de lobby se asustó mucho por verlos abarcando a una persona con sangre por todo el cuerpo. Quería preguntar algo pero se retiró por el grito de Frida, -Cierra la habitación de esta cliente.-

-¡Sí, sí, sí!- Esa persona no sabía cuál habitación estaba diciendo, después de marcharse, ellas fueron a verificar la cámara de seguridad.

Frida estaba apretando la mano de Sofía en el coche. Jonatán estaba conduciendo al hospital más cerca bajo su orden. Pero el hospital más cerca todavía tenía sobre diez minutos en coche. Frida estaba muy ocupada y no podía calmarse con cualquiera manera.

Ahora ella se encontraba sobre ascuas.

-Frida...- Una voz débil vino desde al lado, Frida bajó la cabeza y vio que Sofía abrió los ojos mirándole con los labios blancos.

Frida estaba muy triste de ver su apariencia, se puso rojos los ojos y dijo duramente, -No hables, llegaremos al hospital dentro de poco.-

-No... no...- Sofía negó con la cabeza, dijo débilmente, -No me salves, yo... no quiero vivir.-

-¡Qué tonterías estás diciendo!- Frida le reprochó, dijo con los dientes apretados, -Cierras los ojos para descansar ahora, nos faltan unos minutos para llegar al hospital. Los médicos van a salvarte, tienes que vivir.-

-Frida...- Sofía estaba llorando, todavía estaba llamando su nombre.

Frida no aguantó verla más, las lágrimas estaban dentro de los ojos. Ella volvió la cabeza, no dejó a Sofía ver sus lágrimas.

-Lo siento.- Sofía dijo débilmente y se quedó desmayada con los ojos volteados.

-¡Sofía, Sofía!- Frida vio que Sofía estaba desmayada, se asustó con la cara más blanca,-Jonatán, ¡más rápido por favor! Temo que ella no pudiera sostenerse... wa...-

No terminó de hablar Frida había estallado bruscamente en sollozos.

Ella estaba abrazando a Sofía, la mano estaba apretado encima de su herida en el caso de que la sangre salió. Ella tenía mucho miedo, realmente tenía mucho miedo.

Los alrededores se convirtieron en la pequeña habitación oscura como antes, muy oscura y muy profunda. No se veía los dedos. Sin embargo ella estaba sola, la oscuridad llegó hasta ella, casi le anegó.

-No, no... - Frida cogió su labio bajo con los dientes apretadamente. Apareció el sabor de sangre en su boca, el dolor le hizo lúcida.

¡Ella no podía desmayarse.!

¡No podía!

No había nadie podía salvar a Sofía, si ella se desmayó.

-Jonatán, ¡más rápido!-

Frida le apresuró otra vez.

Mal que bien, el coche llegó al hospital por fin. Los médicos y las enfermeras que recibieron las noticias antes estaban esperando en la puerta del hospital. Vieron que ellas bajaron del coche llenas de sangre, acudieron a recibir a Sofía con la camilla.

-¡Rápido! Hay enfermo para atención médica de emergencia, le ponen en la carretilla y llevan a la sala de urgencia.-

Frida les siguió corriendo hacia dentro con los pasos débiles. Porque estaba con Sofía todo el tiempo, por eso la sangre en ella no fue menos que la en Sofía. Las dos se veían horribles.

-¿Doctor, cómo estás ella? ¿Ha perdido mucha sangre o no?- Frida preguntó en voz temblada y los ojos estaban rojos.

El médico le estaba haciendo la atención médica de emergencia mientras le dijo, -¿Eres su amiga? Tranquila, vete a tratar las. sangres en tu cuerpo primero cuando le llevamos a la sala de urgencia después de un rato. Mucha sangre es antihigiénica.-

Jonatán les siguió corriendo. Hasta que Sofía entró en la sala de urgencia, Frida todavía quería seguirle entrando. Frida paró los pasos cuando le detuvieron fuera de la puerta.

¡Plum!

Después de cerrar la puerta de la sala de urgencia, a Frida le parecía que todos sus nervios estaban tensos todavía. Ella estaba mordiendo el labio bajo, su corazón estaba colgada en el aire.

Jonatán estaba a su lado por un rato, se di cuenta de que ella se estaba parado allí sin moverse, se veía muy temerosa.

Sólo podía venir adelante y dijo, -Señora Frida, hay silla acá, ¿quiere sentarse un poco?-

Frida se parecía que no le oyó lo que dijo, se estaba parado allí.

Jonatán le persuadió, pero ella no le hizo caso. Por fin Jonatán no tenía otro remedio, sólo podía caminar a una esquina tranquila apresuradamente. Sacó el móvil para llamar a Simón.

Y Frida quien estaba quieta se dio cuenta de algo de repente, ella volvió la cabeza mirando a Jonatán.

-¿Jonatán, estás llamando a Simón?

Escuchado eso, Jonatán paró los dedos que estaban tecleando. Ella volvió la cabeza y miró a Frida con curiosidad, -¿Qué pasa señora Frida?-

-¿Estás llamándole?- A Frida le ocurrió algo en la cabeza y se abalanzó adelante de prisa diciendo, -No le llames.-

-¿Señora Frida, por qué? Ha pasado algo así tan grave, creo que es mejor decir a Señor Simón.-

-No hace falta.- Frida dijo con frialdad, -Él no hay nada que ver con eso, la persona dentro es mi amiga, no le llames.-

Jonatánvio que ella tenía la cara mala y habló duramente, pensaba que Frida lo rechazó porque no quería que Simón se preocupara por ella. Sólo podía guardar el móvil, -Ya que señora Fridano me deja llamar, pues yo Jonatán lo guardo. Estoy aquí vigilando, váyase a arreglarse un poco.-

Frida bajó la cabeza mirando su ropa y dijo en voz baja, -No hay ropa limpia para cambiarme, ¿cómo me la arreglo? Déjalo, estoy bien. Estoy esperando a ella aquí.-

-¿Señora Frida, quiere sentarse un poco en la silla adelante?-

-La sangre en mi cuerpo va a mancharla.-

Porque su cuerpo estaba lleno de sangre, por eso los familiares de otros pacientes que esperaban afuera se escondían lejos, no se atrevían a acercarse a ella.

Después de todo, el aspecto actual de Frida era muy horrible, estaba llena de sangre por todo el cuerpo, los ojos estaban rojos por el lloro, los pelos estaban desordenados. Se veían horrible de verdad.

Menos mal que ella era una chica, si fuera un chico, todo el mundo casi creyera que ella era una asesino.