Esposa falsa de Simón Capitulo 9 Esposa de segundas nupcias, ¿Estás embarazada?

sprite

Esposa falsa de Simón novela Capitulo 9 Esposa de segundas nupcias, ¿Estás embarazada?

En Esposa falsa de Simón Capitulo 9 Esposa de segundas nupcias, ¿Estás embarazada?, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Esposa falsa de Simón Gato volador Capitulo 9 Esposa de segundas nupcias, ¿Estás embarazada? en readerexp.com

-¿Qué quieren?- Frida solo quería irse, pero ellos la detenían.

-No, no me toquen, déjenme-.

Sin embargo, antes de que Frida pudiera reaccionar, uno de ellos se abalanzó, la cargó y salió corriendo, y los demás rápidamente lo siguieron.

Todos en el lugar se quedaron estupefactos, no entendían que acababa de suceder.

-Simón, hay noticias del hospital-.

A Rafael no le importó lo que pasaba en la sala de juntas, el ingresó y empezó a hablar. Simón estaba atendiendo a un cliente importante, se sorprendió porque Rafael lo interrumpió.

-¿Hay noticias?-

Rafael dio una mirada a la otra persona, y asintió con la cabeza.

Inmediatamente, Simón dijo fríamente -Doctor Patricio, me disculpo por hoy, pero acaba de surgir un asunto muy importante, me encargare que alguien más lo reciba.

Cuando terminó de hablar, no le importó si esa persona estaba de acuerdo, Rafael empujó la silla de ruedas donde estaba sentado Simón para irse.

En el auto, Simón frunció el ceño, - ¿Cuál es la situación? -

-¿Simón no me permite atender las noticias del hospital? Justo ahora mis subordinados me informaron de una mujer que vestía de manera extraña, llevaba un sombrero y una mascarilla, a plena luz del día de manera sospechosa acudió al área de obstetricia y ginecología, y no iba acompañada. -

Al escuchar esto Simón entrecerró los ojos tenía una mirada peligrosa.

-¡Tenía que ser ella!-

-Esa persona ya fue capturada, y está en la Villa Westlong-.

-¿Que quiere hacer? ¡Déjenme ir!- Frida había sido cargada en hombros todo el camino, estaba mareada, y quería vomitar.

Afortunadamente, después de subir al coche, no pasó mucho tiempo antes de llegar a su destino, Frida había sido cargada, no sabía cuanto tiempo fue sacudida, al final fue puesta nuevamente en el suelo.

-Esto es un secuestro, les diré, que no tengo nada, y tampoco deberían molestar a mi señor…-

Al decir esto, volteo a ver a la persona que estaba frente a ella y se detuvo abruptamente.

Frida veía a la persona que tenía enfrente con incredulidad.

-¿Simón?-

-¿Cómo llegó hasta aquí?

Parado detrás de él se encontraba Rafael, viéndola de manera inexpresiva, la mirada de Simón era tan oscura como la noche, su cuerpo expedía una sensación fría.

Solo miraba.

Frida rápidamente bajó la cabeza.

Afortunadamente aún tenía su sombrero y su mascarilla, así que Simón no podía reconocerla.

Solo que, ¿Por qué hizo que la trajeran hasta aquí?

¿Acaso sabia que estaba embarazada? Entonces ¿no puede tolerarlo?

Al pensar en esto, ¡la expresión de Frida cambió drásticamente!

Originalmente ella se casó en lugar de Liliana Casaus, Simón no estaba muy contento con esto, si él descubría que estaba embarazada, entonces él la echaría de La familia Freixa.

Al pensar en esto, Frida empujó a esas personas, dio media vuelta y se echó a correr.

-Rápido atrápenla-. Grito Rafael al ver esto.

Simón miró a la pequeña figura, y recordó la aquella noche hace un mes, sus ojos se oscurecieron un poco y susurró: -No la lastimen-

Donde corriera Frida se encontraba con un hombre de negro, todos ellos eran hombres de Simón, estaban bien entrenados, caminó pocos pasos hasta ser capturada.

Rafael hizo una pausa y asintió con la cabeza -Tengan cuidado, no la lastimen-

Frida estaba sometida, cualquier esfuerzo resultaba inútil.

Simón la miró fijamente a los ojos y luego levantó un poco la barbilla. Rafael lo entiendo y empujó la silla de ruedas hacia adelante.

Frida veía como se acercaba poco a poco, su corazón latía frenéticamente.

Se acabó, se acabó, iba a ser descubierta.

Aunque Simón estaba sentado en la silla de ruedas, él era muy alto, solo un poco más bajo que ella, levanto la mano y para quitarle la mascarilla.

Frida abrió los ojos y volteo a ver hacia otro lado.

Este juego del gato y el ratón había hecho que Simón no dejara de reír, ubo una risa ligera, su voz era algo baja y dulce.

-¿Te gusta jugar?-

¿Cómo…..qué?

Frida lo veía sin poder creerlo.

Con la misma frialdad que antes, ¿Simón no tenía algún tipo de expresión? ¿Cómo es que su tono de voz se volvió tan suave de repente?

Estando en una especie de trance, Simón le quitó repentinamente la mascarilla a Frida.

-¡Ah!- gritó Frida, inconscientemente quería cubrirse el rostro con las manos, intentó moverse pero se dio cuenta que estaba sometida por los asistentes de Simón, ella no podía cubrir su rostro.

En ese momento la expresión y los ojos de Simón estaban tranquilos, después de quitarle la mascarilla pudo ver su rostro con claridad, el suave color de sus ojos se fue perdiendo poco a poco y fue remplazado por un frio desolador.

Después de un momento entrecerró los ojos -¿Cómo? ¿eres tú?-

Frida también estaba confundida, ¿No sabía que era ella?

- ¿Me estás preguntando?, ¿no fue tu gente la que me trajo aquí?-

Al oir esto, Simón pensó un momento entrecerró los ojos y la miró fijamente.

-¿Qué fuiste hacer al hospital?-

El corazón de Frida se detuvo en ese momento, ella no era una buena mentirosa, sus pestañas temblaban, -Estaba resfriada, y fui a ver al médico-.

-¿Oh?- Simón levantó las cejas, sonrió fríamente, -¿en departamento de obstetricia y ginecología? Solo dime, ¿Qué enfermedad fuiste a tratar?-

Es terrible.

-¿Qué sucede?-

Frida mordió su labio inferior, después de pensar un rato, dijo -¿Qué hay de ti?, No sabias quien era yo, ¿entonces a quién querías traer a este lugar?-

Al escuchar esto Simón se quedó estupefacto.

No esperaba esta casualidad, él quería encontrar a la chica de hace un mes, pero no esperaba que sus subordinados la atraparan a ella, y además en el departamento de oncología.

Siempre que él pensaba en obstetricia y ginecología, en los ojos de Simón aparecía la sombra de un ave de rapiña.

-Esposa, ¿estás embarazada?-

Esta sencilla frase hizo que Frida se pusiera pálida, sus labios temblaban, con sus ojos bien abiertos veía a Simón sin poder creerlo.

-Eh. Parece que lo dije mal-. Simón soltó una carcajada - Eso explica porque estaban ansiosa por que tu hermana Liliana se casara con la familia Freixa, parece venias con hijo incluido, y no podías esperar a buscar a alguien.

Detrás de Simón se encontraba Rafael, quien al escuchar esto apretó los puños con furia.

-En que querías convertir a Simón, trayendo a tu hijo a la familia Freixa, eso explica porque fuiste a escondidas al área de ginecología, ¿Nunca pensaste que te atraparíamos?-

Frida no pudo responder.

Originalmente quería tratar el asunto este asunto en secreto, pero no esperaba que este grupo de personas saliera de repente y la atrapara, incluso hasta ahora no entendía lo que estaba pasando.

No, Frida, debes calmarte.

¡Cálmate!

Frida se tranquilizó, levantó la cabeza miro a Simón, -¿Quién dijo que fui al departamento de ginecología por un embarazo? Sabes que es mi segundo matrimonio, y tengo una enfermedad ginecológica, ¿Acaso no puedo hacer cola para ir a tratarme?-

En cuanto terminó de hablar, Simón tocó la barbilla de Frida con su delgada mano.

Su voz fría era infernal.

-Esto aún no se ha acabado-