Matrimonio de primera Capítulo 142: Sobornar a un asesino para que mate a una persona

sprite

Leer Matrimonio de primera novela Capítulo 142: Sobornar a un asesino para que mate a una persona

La novela Matrimonio de primera Capítulo 142: Sobornar a un asesino para que mate a una persona del autor Gato volador es una novela emocionante y fascinante historia En Capítulo 142: Sobornar a un asesino para que mate a una persona, su amor por ella tomó forma y se profundizó. El contenido de los episodios se encuentra entre las dos orillas de la realidad porque es demasiado cruel para ser realista. Autor Gato volador Construcción Cada personaje en Matrimonio de primera es una parte de la personalidad de cada persona. Solo tienes que experimentarlo para saber cuán profundo es. Siga Capítulo 142: Sobornar a un asesino para que mate a una persona y los capítulos posteriores de la novela Matrimonio de primera en readerexp.com

Yadira no vio a Henrico en la empresa en todo el día.

Yadira preguntó a un colega que tenía buena relación con ella, -¿El presidente no vino hoy a la empresa?-

El colega miró a su alrededor y dijo misteriosamente, -Dicen que el presidente se ha ido al extranjero.-

El rostro de Yadira se puso pensativo cuando escuchó sus palabras. ¿Por qué Henrico se fue de repente al extranjero en esos momentos?

De repente, pensó en lo que le había dicho a Henrico antes.

¿Será que Henrico se fue al extranjero para persuadir a Evelio a volver?

Las palabras que le dijo a Henrico antes fueron decisivas.

Aunque las estrategias comerciales de Henrico no eran buenas, aún era consciente de los intereses con mucha claridad.

Yadira se sumergió en sus pensamientos recordando el asunto de la madre de Delfino.

El secuestro de ese año finalmente se concluyó como secuestro malicioso por extorsión, pero al final, debido a que enfurecieron a los secuestradores, provocaron que los secuestradores rompieron el trato acordado anteriormente.

Sin embargo, la madre de Delfino no simplemente murió porque rompieron el trato, sino que murió de humillación por esas personas.

Si solo querían dinero, si la familia Dominguez realmente quería salvar a la madre de Delfino, de ninguna manera dejarían que las cosas llegaran hasta ese punto.

Entonces, solo había dos posibilidades para ese asunto.

Por un lado, el propósito de esas personas podía ser matar a la madre de Delfino desde el principio.

En segundo lugar, había alguien en la familia Dominguez que no quería salvar a la madre de Delfino, ¡solo quería que muriera!

El caso del secuestro fue una noticia grande en ese entonces. El periódico decía que se tomó unos días para encontrar a Delfino y a su madre, pero si los secuestradores solo querían dinero, debían tomar la iniciativa para contactarlos, de ninguna manera tardarían unos días para encontrarlos.

Todos los detalles y los resultados del juicio no eran tan sólidos como para poder pasar por un escrutinio.

Las dudas que se le ocurría a ella, otros también podían pensarlas, y sin duda Delfino las podía pensar.

La mayoría de las veces, cuando las personas se encontraban con cosas que eran irrelevantes para ellas, incluso si tenían dudas e incomprensiones, simplemente lo pensaban por un segundo y lo dejaban atrás, después de todo, no tenían nada que ver con ellas.

Pero Delfino estaba en una situación diferente, esa era su madre biológica, quien, ante sus ojos, fue humillada por un grupo de hombres...

Debía haber estado viviendo bajo el odio y la culpa todos esos años.

Por eso, tenía un aura tan sombría.

Por eso, no se exponía delante de la gente.

Por eso, cuando fue secuestrada por esos dos hombres esa vez, Delfino la salvó con métodos tan despiadados.

Había estado tratando de obligar a Evelio a regresar al país, ¿se podía concluir que Evelio también estaba relacionado con el caso de secuestro de ese año?

¡Paf!

Todos los documentos que tenía Yadira en la mano se cayeran al suelo por susto, entonces volvió a su consciencia.

Parecía saber lo que quería hacer Delfino.

...

Al mediodía, Yadira llamó a Delfino para quedar con él en el almuerzo.

Pero Delfino la rechazó por primera vez.

En cambio, Fidelio le envió un mensaje de Whatsapp, -Yadira, ¿qué has almorzado?-

-No he almorzado todavía, ¿y tú?-

Fidelio le envió un emoticono de “buen chico”, -Qué coincidencia, yo tampoco he almorzado.-

Yadira se rio, por supuesto que entendió lo que quería decir el mocoso.

-Voy a buscar un restaurante para pedir comida, así podrás comerla cuando llegues en coche. Luego te envío la dirección.-

Poco después de que Yadira ordenara los platos, llegó Fidelio.

Se sentó con alegría, cogió los palillos para pillar comida y dar un mordisco, luego frunció el ceño y dijo, -No es tan delicioso como los platos de Yadira.-

Yadira lo fulminó con la mirada, -Deja de hacerme la pelota.-

Los dos salieron del restaurante después del almuerzo, y el móvil de Fidelio sonó de repente.

Se detuvo y miró el nombre en el teléfono por un momento, -¿Sergio?-

-¿El chico que fue golpeado por ti ayer?- Yadira se inclinó y echó un vistazo, tenía alguna ligera impresión por ese nombre.

Fidelio asintió con la cabeza, -¡Sí, simplemente no sé por qué me llama de repente!-

Tan pronto como se conectó, la voz histérica de Sergio sonó, -¡Fidelio! ¡¿Buscaste a alguien para matar a mi papá?!-

-Sergio, ¡estás loco! No te golpeé la cabeza ayer, ¿por qué ahora estás mal de la cabeza?- Cuando Fidelio escuchó ese tono de Sergio, tampoco puso un tono muy amistoso.

-¡Pagarás por la muerte de mi papá!- Después de que Sergio dijo eso, colgó el teléfono repentinamente.

Yadira también escuchó las palabras de Sergio, -¿Dijo que maté a su papá?-

-¿No está loco? ¿Qué odio le tengo a su papá como para matarlo?- Fidelio obviamente no se tomó en serio ese asunto.

Pero antes de que los dos se alejaran mucho, dos hombres se acercaron.

Los dos hombres eran altos y severos.

Intuitivamente, Yadira pensó que esas dos personas podrían ser policías.

Se paró frente a Fidelio con calma.

Efectivamente, después de que los dos se acercaron, sacaron sus tarjetas de policía, -Hola, somos detectives de la Brigada de Investigación Criminal. Sospechamos que Fidelio está relacionado con un caso criminal. Por favor coopere con la investigación.-

Sus ojos se habían fijado firmemente en Fidelio.

Yadira escuchó esas palabras y se volvió para mirar a Fidelio.

La tez de Fidelio cambió levemente y su rostro estaba lleno de sorpresa.

Yadira le tomó de las manos, -Es menor de edad, por lo que necesita un tutor que le acompañe, ¿no?-

Uno de los policías dijo, -Así es.-

...

Yadira acompañó a Fidelio a la comisaría.

Llamó a Delfino en el camino para informarle del asunto.

Cuando llegaron a la comisaría, Yadira vio a Xulio y Apolo en la entrada de la comisaría.

En cuanto Apolo los vio bajar, se acercó perezosamente, -Matías Salas, cuánto tiempo sin verte, cada vez te ves más hombre.-

Matías era el policía que habló antes, tal vez había estado lidiando con criminales durante muchos años, porque su rostro se veía un poco feroz y parecía un poco malhumorado.

Cuando vio a Apolo, se rio, -¿Apolo? ¿Qué estás haciendo aquí?-

Resultó que Apolo y ese Matías se conocían.

Apolo dio un paso adelante para poner su brazo sobre los hombros de Matías como muy buenos amigos, luego levantó la barbilla y señaló en dirección de Fidelio, -Ese chico es un pariente lejano mío.-

Matías bufó, -¿Eres pariente lejano de la familia Dominguez?-

Efectivamente, no podía engañar a la policía.

-Veo que has averiguado sus detalles muy rápidamente, pero creo que eres el único que es tan atrevido de buscarlo sabiendo que es de la familia Dominguez.-

Matías sonrió y dijo, -Aunque sea el rey, lo arrestaré siempre y cuando realmente ha cometido un crimen.-

-Bueno, así que ese es el caso.- Apolo le dirigió a Yadira una mirada de calma, y luego continuó para decirle a Matías, -Solo trátame como el tutor del niño, porque también quiero escuchar lo que digáis después.-

-No hay tales reglas.-

-Venga, Matías.-

-¡Vale!-

...

En la sala de interrogatorios, Matías miró a Fidelio solemnemente.

-¿Sergio es tu compañero de clase?-

-Sí.-

-Su padre fue asesinado a las seis en punto de esta mañana. No tuvo enemigos cuando estaba vivo, pero tú y Sergio tuvisteis conflictos, por eso sospechamos que has sobornado a un asesino para que mate a una persona.-

Fidelio recordó en la llamada que había respondido antes, -¿El padre de Sergio?-