¡Se busca un millonario! Capítulo 16. Pensé que era diferente.

sprite

POV: Ashley.

No sé qué significan sus palabras. Tampoco quisiera hacerme una idea equivocada y luego darme de bruces contra una pared; como hice antes.

Le mantengo la mirada a William, que tiene sus ojos fijos en los míos y puedo notar un tormento extraño. Luego de unos segundos, sacude su cabeza y carraspea; toma la taza de té frente a mí y la lleva junto a la suya hasta el fregadero, las limpia y luego las coloca en su lugar.

Por más que intento ignorar su respuesta, hay algo que no me deja de dar vueltas.

—¿Qué significa eso? —pregunto, sin poder evitarlo; soy curiosa cuando algo me importa.

Me doy cuenta que él evita mi mirada, hace cualquier cosa; poner en su lugar la silla donde él estaba sentado, secar una inexistente gota de agua en la impoluta encimera y mil cosas más que me demuestran que hay algo raro sucediendo con su actitud.

—No es necesario que me ignores si crees que no me incumbe, puedes decirme que no...y ya —declaro, un poco irritada con su actuar.

—No es eso, Ashley —suspira y se vuelve para mirarme a los ojos. Me gusta como suena mi nombre al salir de sus labios—, es que, de verdad, no quiero hablar de algo que me llevó a tomar, en primer lugar, una muy mala decisión.

A pesar de que repite lo mismo de antes y no me saca de dudas sobre cuál fue la mala decisión, no insisto. Sus ojos se ven tristes. Su expresión es de...anhelo.

—Me arrepiento de mi impulsividad, eso es todo —culmina y evita mi mirada, otra vez.

Siento que el aire en la habitación cambia a uno más espeso. Decido entonces que es hora de dejarlo solo; lo que le pregunté provocó algo en él, un cambio irreversible. Me siento como una intrusa y ahora, estoy más confundida que antes.

—Voy a...intentar despertar a Steph otra vez —digo, con incomodidad. Me bajo de la banqueta y espero a que él responda algo, pero no lo hace—. Si lo logro, ¿nos prestarás a tu chófer? Sé que es tarde, pero no creo que un taxi esté dispuesto a hacer una carrera tan larga a esta hora de la noche.

Mi intento de continuar la conversación no surte efecto, solo un «de acuerdo», sale de su boca.

Subo las escaleras con un ardor en el estómago, recién acabo de recordar que no he comido nada, porque al salir de casa la pizza aún no llegaba. Ahora me da vergüenza pedirle algo de comer, supongo que tendré que rogar para que Steph se despierte al fin.

Entro a la habitación y me fijo en que Steph al fin se movió. Eso es una buena señal. Voy hasta la cama y la sacudo, ella gruñe y trata de quitar mis manos de su cuerpo.

—¡Déjame! —exclama, dormida.

—Vamos, Steph, no tengo toda la noche para esto —farfullo, perdiendo la paciencia.

Su respuesta es gruñir otra vez y girarse hacia el otro lado.

Yo resoplo y obstinada de todo esto, me acuesto a su lado, boca arriba. Con mis manos cruzadas en mi pecho, miro el color blanco de la pintura del techo.

Y pienso.

De verdad me gustaría saber qué decía la nota para que William haya cambiado por completo sus intenciones. Ahora estoy segura que él quería algo de mí y que considera un error haber actuado de la forma en que lo hizo. Lo que no acabo de entender, es su posición respecto a Steph. En ningún momento me ha preguntado por ella o ha intentado despertarla. Desde que yo llegué, no ha atravesado esta puerta y me extraña; se supone que tuvieron algún contacto físico y al menos, debe preocuparse por su estado. A no ser, que sea de esos hombres que luego del sexo nada les importe. Aunque no me parece que sea de esos, tampoco puedo asegurar nada; su actitud ha sido un poco bipolar y contradictoria.

Aquí sucede algo raro y quisiera saber qué es. Pero solo sabré lo que sucedió exactamente entre mi amiga y él, cuando ella despierte. Si resulta que se acostó con él, hasta aquí habrán llegado mis deseos por él. No sé por qué creo que hay algo más sucediendo. Es muy difícil que Steph se emborrache, la conozco desde hace años y sé que debe beber muchísimo para al menos considerar que esté ebria. Eso me hace pensar que ella se dedicó a tomar sin sentido y sin importarle su compañía; porque William a una milla se le nota que no está tomado. Además, es difícil que en el estado de embriaguez que mi amiga está, le haya alcanzado el tiempo para completar una sesión de sexo.

También está el hecho de que William no negó esta posibilidad cuando le grité las cuarenta en la puerta de su habitación; lo que me confunde aún más.

Así que, solo sabré la verdad, cuando me siente a conversar con Steph sobre lo sucedido hoy. Que por supuesto, no será cuando despierte. Soy consciente del mal carácter que se gasta cuando tiene resaca y estoy segura, que se levantará con una bastante fuerte.

para ella, mañana no tiene universidad. Pero sí le toca trabajar en la cafetería, al ser hoy su segundo día laboral, no se vería bien que ya esté pidiendo días de vacaciones. Aunque de ella espero cualquier cosa.

Me mantengo así, pensativa y dándole vueltas a todo por un largo rato. Llega un momento en que el cansancio me puede y cierro los ojos.

(...)

Me despierto sobresaltada con el sonido insistente de un timbre. Me siento en la cama, asustada al no reconocer donde estoy y miro a mi alrededor. Al instante, recuerdo mi misión de hoy y me tranquilizo.

lado mío duerme Steph, todavía. Cuando voy a sacudirla para despertarla, siento mi estómago sonar, la dejo estar y decido que mi necesidad de comida es más grande que mi orgullo; así que decido bajar otra vez y pedirle a William que me brinde algo de comer, al menos un caramelo que engañe al

Me levanto sin mucho cuidado y salgo de la habitación. Cuando llego al pie de la escalera, escucho voces masculinas. Reconozco la de William y dos más.

Me quedo ahí, pensando en que seguro voy a interrumpir con mi presencia. Me debato entre mantenerme en el lugar, regresar a la habitación o bajar de una vez. Un segundo después, mi estómago suena con más fuerza y sé lo que debo hacer.

Las voces se hacen más cercanas a medida que bajo los escalones y presiento que ya no están en el salón. Otra vez, pienso en subir del todo y encerrarme en la habitación, pero ya es tarde cuando decido hacerlo.

hombres, además de William, me miran sorprendidos cuando atraviesan la puerta que divide el salón del comedor. Me quedo en el lugar, sin saber

que acabo de meter la pata», pienso, rodando mis ojos

dos hombres son idénticos, pero uno lleva un traje gris oscuro y el otro, azul marino. Ambos son rubios, como William, pero tienen los ojos marrones. Los tres se parecen mucho, lo que me hace pensar que son hermanos. Luego recuerdo, de las revistas de cotilleo, que William tiene una hermana y dos hermanos que son gemelos; los cuatro forman y administran el imperio O' Sullivan en sus diversas

sonrisa ladina se forma en los labios de ambos. Yo miro a William y él no se nota muy contento con

sabíamos que estabas acompañado —dice uno de ellos, mirando de su hermano a mí, mientras el otro no me quita los ojos de encima—. ¿Es tu compañía de esta

y, a pesar de la indiscreta y nada educada pregunta, me veo observando a William, esperando su

creo que sea de tu incumbencia, Leonel —responde William, lo mira con ojos asesinos y veo que aprieta

pongas así, hermano —interviene el otro—. Nosotros sabemos lo que haces de puertas para adentro, a pesar de que pintas la imagen de caballero seductor —ríe y es secundado por el otro. A mi garganta sube un nudo de angustia, al escuchar

Rafael, nos estás faltando el respeto. No des las cosas por hechas, la señorita y yo, no tenemos absolutamente nada entre nosotros; así que no seas tan

hombres, tienen la decencia de parecer avergonzados. Me miran a mí, buscando tal vez la confirmación a las palabras de

y camina hasta

¡Se busca un millonario! novela Capítulo 16. Pensé que era diferente. de C. P. Cruz

En ¡Se busca un millonario! novela Capítulo 16. Pensé que era diferente. autor C. P. Cruz los detalles son llevados al clímax. Es porque ella no llora por sí misma, administrará el tiempo de trabajo y descanso de la heroína. Pero cuando está enojado, no levanta la voz para asustar a la gente, no hay clase de clase como enseñar a los niños. Toda su actitud hacia la protagonista femenina es sentida por todos. Sigue a ¡Se busca un millonario! C. P. Cruz Capítulo 16. Pensé que era diferente. en readerexp.com