Una Chica Diferente (COMPLETA) Epílogo

sprite

Dos meses después.

—Y en este día tan especial, yo les pregunto a ustedes, ¿tienes la fortaleza que se necesita para llevar a cabo de principio a fin su matrimonio?

—Sí. –respondemos Jared y yo.

—¿En la salud y en la enfermedad?

—Sí.

—¿En la riqueza y en la pobreza, así como en los logros y fracasos?

—Sí.

—Dafne Marín, ¿prometes ser fiel ante el pacto con Jared, que hoy, frente a Dios se está llevando a cabo?

—Lo prometo.

—Jared Krause, ¿prometes ser fiel al pacto con Dafne, que hoy, frente a Dios se esta llevando a cabo?

—Acepto.

—¿Prometen amarse y respetarse ante cualquier adversidad y obstaculo que la vida les depare en el camino?

—Lo prometo. –respondemos.

—Por el poder que se me fue otorgado mediante la iglesia, yo los declaro marido y mujer. Pueden sellar esta promesa con un beso.

Jared se acerca a mí y besa mis labios de manera dulce, como siempre lo ha hecho. Sonrío cuando se separa y besa mi enorme vientre, puedo sentir a frijolito moverse en respuesta.

El sentirlo moverse dentro de mi es la sensación más maravillosa del mundo, después de que casi lo perdemos el día del incendio sentirlo es un alivio, pues sé que sigue conmigo.

Durante estos dos meses las cosas se estabilizaron por completo, o casi por completo, Nelly volvió y arregló las cosas con mi padre, ambos decidieron no empezar nada entre ellos hasta solucionar lo del divorcio y esperar a que papá estuviera totalmente de acuerdo con sus deseos, Aída formalizó su relación con su novio el cual resultó ser un chico maravilloso, Grecia esta a punto de graduarse y eso nos tiene felices a todos, Gabriel por fin sentó cabeza y encontró a una mujer que merece toda su atención. Diego se despidió de mi, se fue porque quería avanzar y estando aquí le era difícil por mi.

Mi madre sigue en su papel y no se paró ni a la boda, eso me entristece en verdad mucho pero no puedo obligarla a que asista cuando no lo desea.

Mabel ya no ha dado problemas, no desde que se supo que ella había ordenado incendiar la casa, obviamente esta en prisión y suena loco pero me da una inmensa pena que este ahí, pero no podemos hacer nada, lo que hizo no estuvo bien y lo sabe, aunque claramente dijo que no se arrepentía y que se odia por haber fallado.

y yo... estamos más felices que nunca, tenemos una familia hermosa, nuestro hijo esta sano y crece a diario, ya es menos lo que debemos esperar para que nazca.

Confieso que, al inicio de todo esto jamás creí que mi vida cambiaría así tan de repente, que terminaría en el altar junto al hombre que me coqueteó en un bar y me conoció en un café, un hombre del cual huí como ladrona por la madrugada y del cual quedé enamorada en cuanto lo vi. Un hombre con un pasado y dieciocho años mayor que yo, un hombre que es lo mejor de mi vida.

Me siento realmente feliz a pesar de que seré una madre joven, no extraño las fiestas, el alcohol, las salidas nocturnas o los excesos, amo la idea de cuidar a mi pequeño, ser feliz y sentirme orgullosa de sus logros a lo largo de su vida, ser ama de casa y apoyar al hombre que amo en todo lo que sea necesario, vivir y disfrutar de mi propia familia, de una que hasta ahora, me llena de total

Ahora es que me doy cuenta que el amor se encuentra donde no se espera, yo no esperaba encontrarlo en un bar, conocerlo en un café y amarlo en su casa, para después seguirle hasta el infinito.

—¿Te he dicho ya que eres lo mejor que pude obtener de un bar?

—Eso en definitiva no suena romántico.

—Pero si no dije que fuera romántico, solo dije lo que es.

—A veces eres un tonto.

—Pero uno sensual, ¿verdad?

no puedo negarlo, sabes lo que

que mi ego doble su

hablas del ego? –cuestiono divertida.

que tú pienses en otra cosa es cosa

su comentario y acaricio

—Espero que sea como tú.

—¿Loco y paranoico?

que sea así de sencillo, de amable, de simpático.

—Yo deseo que sea como tú.

Leer Una Chica Diferente (COMPLETA) novela Epílogo de Alexandra Figueroa

En Una Chica Diferente (COMPLETA) Epílogo, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Epílogo, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee Una Chica Diferente (COMPLETA) Epílogo del autor Alexandra Figueroa en readerexp.com