(COMPLETO) El Loco De Mi Prometido Capítulo 14

sprite

Los ojos de Nicolas se posaron en mi en cuanto me vió, pero gracias a Dios, cuando intentó acercarse fue rodeado por ese grupo de mujeres desesperadas por su atención que no dejaban de preguntarle si de verdad estaba soltero, si le habían roto el corazón y le pedían permiso que las dejaran acompañarlo esta noche.

Mientras estas chicas le impedían el paso aproveché para escaparme, cosa que estaba decidida a dejar de hacer.

Entré al salón y me senté en la mesa que me correspondía, decidí distraerme por un momento mientras veía a las personas bailar y disfrutaba de mi copa de champagne ¿No debería acercarme a Nicolas para hacer las pases esta noche? Nuestra posible vida empresarial aún sigue en vida.

Una figura se posó frente a mi cuando me empezaba a perder en mis pensamientos, devolviéndome a la realidad del lugar.

—¿Te apetecería bailar conmigo está pieza?— ahí se presentaba de nuevo, con una atmósfera renovada, distinta a la que me había mostrado anteriormente.

—Señor McQuoid, disculpe yo...— traté de buscar una buena excusa pero ante mi renuencia, fui solitada nuevamente.

—Llámame Edward, por favor ¿Bailarías conmigo?— algo me decía que toda excusa que pudiera dar iba a ser reprochada y correspondida con una insistencia más.

—Es muy amable de su parte pero...—

Estuve a punto de rechazar su oferta cuando vi a Nicolas, aún no estaba lista para enfrentarlo y escuchar lo que tenía que decir, por lo que acepté la propuesta de Edward.

—Claro que sí—Tomó mi mano y me guió a la pista de baile. Me acercó a él y colocó una de sus manos en mi cintura. Estaba tan cerca de él que podía sentir su tonificado cuerpo a través de su traje. Nuestros cuerpos se movían a la par de la música, el escalofrío de una mirada penetrante a mis espaldas recorrió mi cuerpo pero no me importó, la verdad se sentía bien estar en los brazos de un hombre que no estaba tratándome como un objeto.

Cuando la música se detuvo, Edward me miró fijamente sin apartar mi cuerpo del suyo, pensé que duraríamos toda la noche así pero sentí como de un tirón retiraba su mano de mi cintura. Seguí la mirada de Edward detrás de mi, me giré y vi a Nicolas hecho una furia.

—Retira tus manos de mi prometida— ahí lo tienen de nuevo.

—¿Disculpa?— se notaba la confusión en sus palabras.

—Nicolas, cálmate, estás haciendo una innecesaria escena—me agarró del brazo y me atrajo hacía él —¡Nicolas, suéltame! ¿Qué crees que estás haciendo? ¿Quieres que toda la prensa se entere, es eso?— No puedo estar más furiosa ahora mismo pero no puedo darme el lujo de enloquecer en esta situación.

—Debería escucharla, Señor Augier, no haga algo de lo que se pueda arrepentir— Se notaba que Edward es una gran hombre.

—Ella se irá conmigo— tomandome del brazo, trató de guiarme a su gusto.

lo haré— debo mantenerme firme ante él, ante

porque ella se irá conmigo— cuando pensaba que esto no podía tornarse peor, de repente David había entrado en la escena.

no dejamos que la Señorita Wilson tenga la libertad de eligir con quién se irá esta noche?— Me percaté del escandalo que estábamos armando en medio de la pista, me liberé del agarre de Nicolas y salí hecha una furia de la fiesta. No tuve tiempo de buscar a Sam, habíamos venido en su auto, por lo que tuve que empezar a caminar. Mientras caminaba rompí uno de mis tacones y me lastimé el tobillo nuevamente, no pude evitar pensar en lo similar que era esta escena a cuando me escape de casa de Nicolas. Mi enojo no me permitía detenerme a descansar mi cojeante pie, pero el dolor era tan intenso sumado a las copas que me había tomado que pensé que me desmayaría y así fue. Mientras sentía como mi fuerza abandonaba mi cuerpo me preparaba para el impacto contra el suelo pero este nunca llegó y no supe por qué...

mañana siguente, me desperté confundida y con el dolor en mi pierna un poco disminuido. Me encontraba en una habitación de hotel con una camisa puesta en lugar de mi vestido.

pasó anoche?— pregunté al vacío y me giré para bajarme de la cama pero ni siquiera pude terminar de apoyar mi pie en el piso —¡Ahh! per....— Revisé mi tobillo y estaba vendado, tomé el teléfono que estaba al lado de mi cama y llamé a

días. Disculpe, soy Alice Wilson, ¿podría decirme si esta habitación está a mi nombre y quién me trajo aquí sí tiene esa información a su disposición?— La recepcionista estaba a punto de decirme un nombre cuando vi entrar a un hombre a mi habitación—Olvídelo, ya no es necesario, muchas gracias, tenga buen día— Colgué el teléfono y seguí con la vista al sonriente hombre que venía caminando hacía

hemos hech... — interrumpió mis palabras para aclarar las

descuida, yo soy un caballero, Alice, jamás tocaría a una mujer inconsciente— Él comenzó a explicarme como me siguió al salir de la fiesta para impedir que David y Nicolas lo hicieran. Luego cuando me vio a punto de caer desmayada me sostuvo y me trajo hasta

tu dirección por eso te he traído a uno de tus hoteles. Ya hice que un doctor revisara tu pierna— no puedo creer todos los recaudos qué tomó por mi, sin dudas es un hombre fantástico.

lo agradezco muchísimo, lamento haberte ocasionado tantas molestias. Llamaré a una amiga para que venga a recogerme— traté de ubicarme en tiempo y espacio no sabía dónde se hallaban mis cosas, ni yo en

Leer (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido novela Capítulo 14 de Ara Borealis

En (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido Capítulo 14, lo entiendo perfectamente, el matrimonio contigo es forzado. Pero aun así aceptó, porque su corazón pronto se dio cuenta de la mitad de su vida. En Capítulo 14, la toleró, la mimó y se sacrificó por ella. Él la dejó seguir sus propios pasos, pero como estaba preocupado de que se cayera, todavía la observaba para sostenerla. Su amor no es un cliché, ni irrealmente dulce, sino muy verdadero y abnegado. Lee (COMPLETO) El Loco De Mi Prometido Capítulo 14 del autor Ara Borealis en readerexp.com