Encuéntrame Capítulo 29

sprite

¿Quién es el hombre que te violó?

Esa pregunta perturbadora estuvo en su mente por días enteros. La respuesta parecía ser muy fácil para muchos, incluso para el mismo hombre que Ana pensaba la entendía mejor que nadie.

Pero no era tan fácil como se esperaba, «no lo era», pensó Ana mientras Andrew la sacudía varias veces.

—Debemos irnos —dijo la voz del chico mirando hacia ambos lados del salón.

Ana parpadeó varias veces volviendo en sí y asintiendo para colocar el bolso en sus hombros. Salieron de su salón en completo silencio y mientras caminaban por los pasillos, la preocupación de Andrew aumentaba por su amiga.

Ella parecía perdida, ensimismada y muy baja de ánimo. Le preocupaba las ojeras que estaban apareciendo en sus ojos y aún más que no estuviera atenta como ella solía estar en sus clases.

Entonces justo cuando iban hacia el auto de Andrew, él se interpuso en su camino deteniéndole el paso de golpe.

—No puedes seguir de esta manera, Ana, ¿Qué es lo que te está pasando? Quiero ayudar…

Anaelise abrió sus ojos hacia Andrew, pero no pasó un segundo hasta que su mirada se desvió en otra dirección.

Xavier caminaba a paso apresurado a su propio auto en la otra ala del estacionamiento, en todo su recorrido nunca se giró a observarla y cuando entró a su auto que pudo hacerlo, tampoco lo hizo. Y eso le dolía tanto.

Su relación estaba completamente rota, ahora no existía nada entre ellos sino los recuerdos dentro de su pecho y una simple consulta que, a la larga Xavier, quería terminar cuanto antes, o al menos eso era lo que ella pensaba. Luego de que vio que su auto desapareció del estacionamiento volvió los ojos hacia la otra esquina y allí estaba Olivia de pie, viendo la misma escena que ella.

Por un momento ambas se miraron a la cara, pero fue Anaelise quien decidió romper con aquella rara situación.

Andrew captó todo aquello, la mirada de Ana sobre Cox, el momento incómodo con aquella profesora, y el desánimo que su amiga supuraba por los poros.

Aunque temió su respuesta esta vez no dudó en enfrentarla.

—Entonces, Xavier Cox es el motivo de tu desánimo…

El corazón de Ana se disparó y volvió a regresar los ojos hacia Andrew.

—¿Puedes llevarme a casa? —le preguntó ignorando su supuesto.

El chico asintió un poco irritado y caminaron en silencio hacia el estacionamiento para luego comenzar andar sobre la carretera.

—No hay nada de lo que piensas —dijo ella soltando el aire no aguantando por mucho tiempo la tensión que había dentro del auto. Ya era suciamente con sus problemas para que la amistad con Andrew también se dañara.

Andrew giró por un segundo y luego asintió.

—Sé que no confías en mi Ana, y no te lo reclamo, aquí solo te he ofrecido mi amistad, una amistad sincera. Solo quiero tu bienestar, pasarla bien cuando hacemos algo juntos, somos compañeros, amigos, ese es mi único interés.

El malestar de Ana aumentó en desmedida con las palabras de Andrew, esto parecía no tener fin y creyó que no soportaría por mucho tiempo.

—¿Podemos ir a tu casa? —preguntó Ana en susurro mientras algunas lágrimas caían por sus ojos—. No prometo decirte todo, pero por algo puedo comenzar…

El pecho de Andrew se agitó, estaba seguro de que su amiga no se sentía nada bien, y no era su intensión presionarla hasta que ella expulsara lo que la atragantaba, pero al menos quiso brindarle alivio mientras la escuchaba a lo poco o mucho que ella tuviese por decirle.

Entraron a la casa de Andrew, y él la condujo al salón donde estuvieron la última vez estudiando, Andrew pidió no ser molestado y más tarde llevaron almuerzos para ambos. No sería fácil para Ana contarle algunas cosas a Andrew, ni tampoco le comentaría que Xavier era su psiquiatra, pasaría por alto muchas cosas de la que simplemente no podía narrar, pero trataría de hacerle entender lo mejor posible.

Ahora, ella valoraba su amistad, cuando Andrew le dejó en claro sus intenciones realmente se sintió aliviada sabiendo que él era una persona incondicional a su lado.

Comenzó con platicarle sobre su madre, la degradación de Edward después de la muerte su esposa y como ella tuvo que ser cuidada por diferentes personas desconocidas a lo largo de su vida. Detalló algunas situaciones hasta que llegó a su peor parte.

—Fui violada, Andrew… físicamente cuando tenía 8 años, pero fui abusada de otras formas mucho antes.

A Andrew le dolía la garganta y eso sin sumar que no salían palabras de su boca. Su cuerpo se quedó estático por largos segundos y antes de que pudiera decir cualquier cosa, fue interrumpido por el tono del móvil de Ana.

Ana observó su móvil y vio en el identificador, que se trataba de la abogada que estaba llevando la situación de su casa y no esperó para contestar.

—Señorita Clark —respondió.

—Señorita Becher, ¿Cómo está? Disculpe que haya demorado tanto en llamarla… la semana pasada se presentó una situación y me llevó parte de esta semana en buscar una solución.

Ana arrugó el ceño, las palabras enredadas de la abogada solo la confundieron.

—Mmm, ¿está todo bien?

—Creo que hay algunas cosas, señorita Becher, ¿Usted podría pasar por mi oficina ahora mismo? Es necesario hablar personalmente con usted.

Ana miró a Andrew y luego sintió con los labios resecos.

—Sí, creo que podría ir ahora mismo. ¿Cuál es la dirección?

—Estoy en el edificio nacional del condado, pero le enviaré la dirección y el número de la oficina, cuando entre y se registre, diga que tiene cita conmigo, dé sus datos de identificación y la harán pasar. Ahora mismo informaré que usted viene, ¿de acuerdo?

—De acuerdo —respondió Anaelise levantándose del sillón donde estaba antes.

La mujer se despidió colgando y al minuto Ana ya tenía la dirección en un mensaje que la señorita Clark le envió enseguida.

«Parecía algo serio», se dijo varias veces en su mente y luego comenzó a recoger sus cosas.

—¿Qué ha pasado? —pregunto Andrew levantándose también.

—¿Recuerdas que mi casa está en proceso de venta? Bueno, ella es una abogada que el estado me ha proporcionado desde hace unos años para todas las acciones legales, cuando mi padre murió, debí firmar cláusulas e infinidades de documentos, ya que ellos pagaban mi manutención; así que decidí pedirle que se encargara en el papeleo de la casa para poder venderla —Su amigo asintió siguiéndole el hilo—. Parece que hay algo que se presentó y ella quiere que vaya ahora mismo, porque debe decirme

Andrew se acercó y luego colocó una mano en su hombro.

—No será nada, lo más seguro, sean más cosas legales, tu asunto no es igual que las demás personas, ellos deben hacer papel tras papel para que no haya huecos.

de Andrew crearon cierto alivio ante una frustración que su cuerpo creó desde que la llamada se hizo. Entonces asintió hacia él y le pasó una sonrisa pequeña para que no se preocupara como ella ahora mismo lo estaba.

—Te llevaré.

—No, Andrew, no es necesario…

—Si lo es, vamos.

Cuando Ana llegó al edificio se despidió de Andrew y entró para anunciar su cita. Tal y como su abogada le indicó, se registró y le dijeron que esperara unos minutos para

de unos minutos en que comió un poco de su uña por los nervios, una mujer la hizo pasar a un pasillo largo y le indicó en donde se encontraba la oficina de Diana Clark.

Cuando ella apareció en la puerta la mujer se puso de pie y le extendió la mano saludándola e indicándole que se sentara.

—¿Cómo estás, Anaelise? —esta vez fue menos formal mientras juntaba sus manos recostando sus codos en el escritorio.

—Bien… creo.

y luego tomó una carpeta que

Ana, hay un asunto aquí. Hemos arreglado todo lo concerniente a lo de tu padre, como ya sabes la manutención se elimina y todos los gastos anteriores —Anaelise asintió—. Solo queda la beca de la universidad, y esta vez con la condición que tu puntaje

sabía esta parte, pero nunca fue mal estudiante, así que no temió por tener

acuerdo —respondió Ana un poco más calmada, si era este el asunto, ella ya podía

hecho todo el papeleo de la casa, pero hay un asunto

—¿Qué es?

tomó una hoja de la carpeta y luego se la pasó para que pudiera leer un poco, pero Ana solo leyó unas líneas que hablaban sobre legalidades, y el nombre de su madre

—pidió Ana pasando el papel y la mujer asintió en

para eso estoy aquí. Tu madre compró esta casa antes de juntarse con tu padre… ¿Sabías que ellos no eran casados, o al menos su unión no fue de forma legal? —Ana negó—. Bien, cuando tu madre compró la casa… ella hizo un papel, algo así como un acuerdo donde declaraba que la mitad de su casa pertenecía su hermano… tu tío, Ned Overent hasta que ella pudiera pagarle, ya que él dio parte del dinero para la

ojos de Ana se abrieron y su estómago se

con un poco de terror en

nunca pagó esa deuda, Ana, este documento nunca fue saldado ni firmado en paz y salvo. Por lo tanto, me tomé el atrevimiento de llamar al señor

un trago amargo mientras tomó sus manos sudorosas por debajo de la

—¿Y?

el aire y la miró

dijo que no tenías la capacidad de adquirir ningún bien, que estabas en consultas psiquiátricas y que él se encargaría

no es posible —se levantó Ana de

—la mujer también se levantó—. Llamé a tu doctor, sabes que el estado tiene todo lo pertinente a tu situación económica y debe hacerse caso de tu bienestar y de lo que te pertenece.

Encuéntrame de Majo Capítulo 29

En Encuéntrame novela Capítulo 29 , el contenido de la serie fue llevado al clímax. Honestamente, la única razón por la que me gustó el libro Encuéntrame fue por el protagonista masculino. Es uno de mis dos protagonistas masculinos favoritos hasta ahora. En Encuéntrame de Majo Ambos fueron elegantemente educados, tranquilos como si nada pudiera excitar sus nervios. Lea Capítulo 29 y los capítulos posteriores de la serie Encuéntrame en readerexp.com