Matrimonio de primera romance Capítulo 417

De repente, se congeló el aire en toda la oficina.

Delfino Dominguez levantó la vista mirándola con furia. Dijo, -¡Fuera!

Apareció una ira horrible en sus ojos hermosos.

Licia Dominguez nunca lo había visto así. Se asustó tanto que no pudo sostenerse y perdió sus palabras en ese momento.

Delfino sonrió en tono de burla. De repente se levantó, se dirigió a Licia y le estranguló ferozmente su cuello.

Todo sucedió tan rápido que incluso Xulio Ruiz no pudo contener el grito de sorpresa, -¡Señor!

La estranguló con tanta fuerza que la cara de Licia se había puesto rojo azulino.

Ella agarró el brazo de Delfino tratando de apartarlo. Pero como si su mano estuviera soldada al cuello. No importaba cómo la abofeteara o la agarrara, Delfino no se movía en absoluto.

Ella se esforzó mucho y logró decir, -Déjame.

-¿Cuando eras una niña, no creías que yo era un demonio? Y hasta te atreves a mentirme una y otra vez. ¿No sabes el resultado de enfadar al demonio?

La fijaba con una mirada fría, sin nada temperatura.

Xulio tampoco lo había visto tan feroz antes. Si no lo impidió, Delfino mataría a Licia de verdad.

-Señor, déjala por favor, ¡vas a ahorcar a la señora! -sabiendo que Delfino era muy raro de carácter, Xulio no se atrevió a tocarlo sino que solo intentó disuadirlo.

Tampoco pudo llamar a la guardia. Porque este tipo de asunto no era conveniente difundirse.

Al verla próxima a desmayarse, de repente se le ocurrió algo a Xulio. Sacó su teléfono y llamó a Yadira.

Afortunadamente, la llamada fue rápidamente atendida.

Era la voz de Yadira, -¿Hola?

-Señora Yadira, soy Xulio. Por favor diga algo al señor Delfino.

-¿Decir qué? ¿Qué ha pasado?

-Cualquier cosa.

Al decirlo, Xulio pasó el teléfono a Delfino.

-Señor, llamada de la Señora.

Pero Delfino no le hizo caso. La intención de matar a Licia apareció en sus ojos.

Efectivamente quería matarla.

Nunca había sido Delfino una persona buena. Incluso había matado a algunos.

Ya no le quedó más tiempo de vacilación, por eso Xulio dijo directamente, -¡Es la llamada de Yadira! ¡Tiene algo urgente! ¿La coges?

Como conmovido por la palabra Yadira, Delfino se despertó un poco por fin. Lo miró y le dijo en voz frío, -¿Yadira?

-Sí, Yadira -lo confirmó asintiendo con la cabeza.

Como Xulio había encendido el altavoz, Yadira también oyó sus palabras.

Incluso a través del teléfono, Yadira podía sentir que Delfino estaba un poco raro en este momento.

Así que llamó tentativamente por teléfono, -¿Delfino?

Al oír su voz, Delfino se quedó suspenso por un momento. Cogió su teléfono y soltó naturalmente a Licia.

Sin el apoyo, Licia se desplomó al suelo al instante.

Xulio no tenía tiempo para preocuparse por Licia. Su atención estaba puesta totalmente en Delfino.

De pie en su lugar, Delfino llamó por su teléfono, -Yadira¡.

Su tono no sonaba diferente de lo normal, pero sentía algo extraño.

Se le ocurrió a Yadira la conversación entre Delfino y Xulio. Preguntó, -Delfino, ¿qué estabas haciendo?

¿Qué estaba haciendo?

Comentarios

Los comentarios de los lectores sobre la novela: Matrimonio de primera