¿Mi hijo es tuyo? romance Capítulo 211

Las dos mujeres estaban conversando con mucho ánimo, sin darse cuenta de que el jefe estaba justo detrás del vidrio.

—¿Es cierto que la señorita Torres trabajó como anfitriona hace cinco años?

Escuchar esa pregunta hizo que Elías se detuviera en seco y frunciera el ceño.

—¡Claro que es cierto! ¡Érica, de la recepción, es la hermanastra de Anastasia! ¡Ella misma lo dijo! ¡Escuché que Anastasia no podía pagar sus estudios en el extranjero, así que iba al club a trabajar como anfitriona! Aunque, al final, su padre la echó de casa.

—En ese caso, ¿con quién tuvo su hijo?

—¿Cómo no iba a quedar embarazada al vender su cuerpo? Si tienes mala suerte y te encuentras con un cliente con fetiches raros, es fácil que te pase.

Tras oír esto, Elías sintió que algo le había atravesado el pecho y su mirada se enfureció, el aura que lo rodeaba enfriándose. «¿Ese es el pasado del que Anastasia nunca me quiso hablar? ¿Era la historia del nacimiento de Alejandro?», pensó, pues cada vez que hablaban de su pasado, ella hablaba con cautela, como si quisiera ocultar gran parte de este.

—¿De qué departamento son ustedes dos? Después de comer, se largan de la empresa. —A Elías le disgustaban las personas que chismeaban a horas del trabajo. Además, estas mujeres se cruzaron con él cuando estaba de mal ánimo.

—¡Ah!… ¡Presidente Palomares! —Las dos se cubrieron las bocas y parecía que sus almas salieron de sus cuerpos.

Sin embargo, antes de que pudieran recobrar los sentidos, Elías se fue. Ellas se voltearon a ver y sintieron que de repente se iban a desmayar por lo que acababa de pasar. ¿De verdad las iban a despedir así?

Mientras tanto, la puerta de cristal de la oficina de Anastasia bloqueaba todo el caos del exterior. Ella, inmune ante todas las distracciones, sostuvo su iPad con una mano; con la otra, tomó su pluma, dibujando varios diseños según su inspiración.

Justo cuando estaba muy concentrada, alguien empujó la puerta y la interrumpió, cosa que odiaba. Al alzar la cabeza, fulminó con la mirada al hombre con cara triste que entró sin permiso. Tras hacer el iPad a un lado, le preguntó:

—¿Pasa algo?

Capítulo 211 ¿Fuiste una anfitriona? 1

Capítulo 211 ¿Fuiste una anfitriona? 2

Capítulo 211 ¿Fuiste una anfitriona? 3

Comentarios

Los comentarios de los lectores sobre la novela: ¿Mi hijo es tuyo?