El despertar del Dragón romance Capítulo 216

—¿Estás bien, Jaime? ¡Estas vivo!

Josefina corrió con emoción y abrazó a Jaime con fuerza.

Para entonces, ya no le preocupaba la presencia de otras personas. Apretó al hombre con fuerza contra ella, su agarre implacable.

Su cuerpo aún estaba frío al tacto, pero, aun así, ella lo agarró con fuerza.

—¡Suéltame! ¡Si no aflojas tu agarre, en verdad me voy a asfixiar! —instó Jaime, tosiendo.

Al escuchar eso, Josefina se sintió tan afectada que de inmediato dejó caer las manos alrededor de él. Sin embargo, Jaime estaba bien. De hecho, incluso la estaba mirando con una sonrisa en su rostro. En ese momento, Josefina lo fulminó con la mirada y lo pateó con fuerza.

Mientras tanto, todos estaban encantados de que Jaime estuviera vivo, ya que significaba que Falco ya no podía salirse con la suya.

—Niño, ¿quién eres exactamente que todavía estás vivo incluso después de absorber energía helada? —Falco preguntó con la perplejidad grabada en su rostro.

—¡Soy tu maestro! —El rostro de Jaime se contrajo en una máscara de furia.

Cuando estaba cultivando la energía helada antes, ¡aprovechó la oportunidad para herir a Tomás e incluso insultar a Josefina! En verdad, escuchó todo eso, pero no podía moverse.

—¡Debes tener un deseo de muerte! —La expresión de Falco se oscureció al instante ante esa burla.

—¡Si me das la Brújula Estrellada ahora, podría concederte una muerte menos dolorosa!

Jaime le hizo una seña al hombre, no estaba de humor para intercambiar palabras con él.

—Ah, ¿entonces quieres mi Brújula Estrellada?

La expresión de Falco cambió, oscureciéndose de forma espantosa. Agarró con fuerza la Brújula Estrellada, aparentemente poco dispuesto a dársela al hombre.

—¡Te di una oportunidad, pero no la apreciaste!

Jaime miró al hombre con indiferencia, sus ojos llenos de sangre asesina.

—¡Incluso si no moriste por absorber la energía helada, chico, no eres rival para esta Brújula Estrellada mía! Por lo tanto, ¡deja de presumir aquí! —Una intención asesina abrasadora irradió de Falco.

No se atrevió a subestimar al hombre, porque alguien que podía permanecer con vida después de absorber energía helada en definitiva no era una persona común.

Capítulo 216 Soy tu maestro 1

Capítulo 216 Soy tu maestro 2

Comentarios

Los comentarios de los lectores sobre la novela: El despertar del Dragón