Encuéntrame Capítulo 44

sprite

Él se fue, se había ido del recinto sin decirle una palabra, mientras su estabilidad se iba haciendo añicos cada vez. Se sentó en la silla de nuevo mientras sus ojos se nublaron y pasó un trago amargo que presionó su pecho.

Andrew apretó nuevamente su mano en silencio por largos segundos, para luego ver que volvía a salir gente de allí adentro. No se levantó, pero supo que el Sheriff estaba dando unas indicaciones y luego salieron dos policías, con su tío Ned esposado.

Robert la observó asintiendo y luego les dijo a los policías que continuaran. Y como si el tiempo se hubiese estancado, ella vio como de forma lenta pasaba Ned por su lado y le enviaba una sonrisa deteniéndose frente a ella, y así reteniendo a los policías que lo llevaban.

—Que tengas una buena vida, sobrina… —fueron sus palabras mientras un oficial lo empujó.

—¡Camina!

Sin embargo, algo dentro de Ana se disparó, un impulso acompañado entre euforia y valentía, atrapó el brazo del oficial y luego se detuvo frente a su tío levantando la cabeza firmemente.

—Lo haré —respondió firme—. Tendré una buena vida, tío, mientras tu culo se pudrirá en esa celda, y espero que tengas buena compañía sabiendo que tu esposa también gozará en otra, y tus hijos negaran tu existencia, avergonzados de tener un padre como tú…

La sonrisa de Ned Overent se borró, y por un momento forcejeó con los policías como si quisiera golpearla. Ana no dio un paso hacia atrás, y solo vio como su tío estaba siendo metido en un carro de la comisaria mientras su cuerpo experimentaba una sensación apabullante.

Se estaba acabando todo, estaba llegando a su fin todo lo que puso en desgracia su vida pasada, y por un momento se preguntó; «¿Con qué agallas podía un familiar atentar contra una niña? Una niña de su propia sangre… ¿Qué se debía tener en el corazón, para transformar un amor filial en una aberración que no se le podía ni siquiera llamar sentimiento?».

Ned Overent, era la materialización de todos sus miedos, de toda su oscuridad, de su baja autoestima; una persona que dañó su niñez y su inocencia, incluso marcó su futuro.

Vio como ese auto se iba y como Robert se despedía prometiéndole con la mirada que todo acabó, dejando concluido en solo unos minutos lo que le llevó años superar, y que aun, no sabía si lo había logrado completamente.

Una lágrima salió de sus ojos mientras miró como el cielo se oscurecía, y suplicó en silencio que alguien en el mundo pudiera ir en ayuda de aquellas personas que, pasaron, o estaban pasando lo mismo que ella.

Su parte rota estaba pasando la página, ahora debía girar, caminar y ver que hacía con los pedazos que le quedaban…

***

Ana estaba sentada en el balcón de su apartamento dejando que los rayos de sol penetraran su piel pálida, hacía frío, y aunque estuvo en la cama durante casi toda la mañana, no pudo calentarse de ninguna forma.

Su cuerpo estaba helado y entumecido. Tenía unas medias y un pantalón largo de pijama, mientras abrazaba sus piernas y miraba a un punto perdido. La verdad no observaba nada en particular, ella solo estaba sumida en sus pensamientos y lo suficientemente triste como para no levantarse de ese lugar.

Este era el quinto día después de los sucesos en la universidad. Era el quinto día en que había dejado de ver a Xavier y no encontraba una respuesta en ninguna parte. Lo llamó más de mil veces a su celular, estuvo preguntando a todos lo que pudo por él, incluso fue hasta su casa, pero fue todo en vano.

Parecía que se lo hubiese tragado la tierra.

Recordó su última mirada y luego reprimió sus ojos lentamente para soltar un suspiro en su boca.

No entendía qué estaba pasado, pero temía lo peor de este asunto porque a pesar de que su tío estaba tras las rejas y ahora su tía Lía estaba siendo enjuiciada, el hueco dentro de su pecho era aún más profundo que antes.

«¿Dónde estaba Xavier? ¿Por qué no hablaba con ella? ¿Por qué había desaparecido de esa manera?», fueron sus pensamientos cada cierto tiempo.

Sabía que él estaba bien de alguna forma, porque la primera persona a quien recurrió fue a Oliver, pero solo obtuvo un silencio de su parte, para luego hacerle comprender que Cox, necesitaba unos días de tiempo a solas.

No entendía a que se refería con ello, no sabía qué pensar, y mucho menos qué hacer…

Y no era que estaba quejándose de la vida, de hecho, el problema de su casa se estaba resolviendo y sabía que en unas cuantas semanas después de que se vendiera la propiedad, ella tendría un dinero que le aseguraría parte de su estabilidad.

Ayer trabajó hasta que su cuerpo no pudo del cansancio y no fue ni un solo día a la universidad porque tenía mucha vergüenza. Y además tampoco sabía qué hacer con ese asunto, ella esperaba por todos los medios hablar con Xavier para saber si seguiría su carrera.

Andrew la llamó todo el tiempo y cada día, se quedaron horas charlando, y le contaba los avances de la situación sin mencionar mucho lo de su tío, como también le aseguró que iría esta nueva semana que comenzara a la universidad, y se colocaría al día con todo.

Pero no estaba segura de que esto sería así. Ni siquiera sabía qué hacer en los próximos minutos, porque la zozobra de su corazón era apremiante.

Si tan solo supiera dónde estaba Xavier, y por qué había desaparecido de esa forma, entonces ella pudiera estar más tranquila. Porque hubiese preferido que la mandara a la mierda que estar en este silencio tormentoso.

Revisó la hora del reloj y vio que ya era medio día. Volvió a tomar su móvil e hizo las llamadas hacia el número de Cox nuevamente, como todos los días, y con cada intento su corazón se desmoronaba.

Era domingo y no había mucho por hacer, así que no le quedó de otra que marcar al único número que siempre estaba para ella, porque si se quedaba aquí un minuto más, supo que no lo iba a soportar. No podía con esta preocupación que se la estaba comiendo viva.

—Hey, Ana… —escuchó a Andrew al otro lado respondiendo al teléfono.

—Andrew, ¿cómo estás? —preguntó de forma casual.

—Todo bien aquí, y muy preocupado por ti, lo sabes, no me dejas verte, no has ido a la universidad… si es por lo que dicen, Ana, nadie habla de eso, entiendo que…

—¿Lo has visto? —ella lo interrumpió mientras escuchó como su amigo soltó un bufido.

—No, no hay alguna noticia nueva, no sé nada de Cox…

—¿Alguien dice algo de él en la universidad? —todos los días hacia las mismas preguntas, pero nunca era suficiente para Anaelise.

—No hay ninguna novedad, Ana, el viernes como te lo dije ayer, hubo un suplente en su clase. Pero no nos dio ninguna información sobre él.

Ana sintió que la garganta se le apretó.

salir de aquí, podemos ir algún lado a… caminar, no lo sé…

—Por supuesto. ¿Dónde puedo buscarte? —preguntó agitado esperando una respuesta.

Ana limpió una lágrima en su mejilla y luego giró hacia su alrededor. Este era su espacio con Xavier, y no podía decirle a Andrew que la buscara aquí.

—Nos podemos conseguir en la avenida Maint, allí hay un lugar nuevo de comida rápida y…

¿estás bien? —después del silencio que se hizo, Andrew preguntó, pero Anaelise estaba tratando de quitar la presión de su garganta.

vemos allí en unos 20 minutos, no tardes, por favor.

—No lo haré, Ana. Voy para allá.

Ella tomó un baño rápido y se esforzó mucho por verse presentable. Maquilló un poco su cara pálida y se secó el cabello con el secador. Se puso un reloj de pulsera, colocó su móvil en una bolsa pequeña y cerró su apartamento con la melancolía marcada en su rostro.

Cuando Ana llegó al lugar, Andrew estaba de pie recostado en su

Nunca lo vio vestido de esa forma, ahora tenía una camisa de cuadros manga larga y su cabello más arreglado de lo normal. Su amigo se veía como chico más maduro y su ánimo mejoró cuando él le asomó una sonrisa dulce.

—Este sitio nuevo, está cerrado —dijo señalando el restaurante que ella había visto varias veces cuando pasó por aquí hace unas semanas atrás.

—No lo sabía…

—Eso es porque no has salido en una semana, parece que cerraron hace unos días, pero podemos ir a otro lugar que es muy bueno, y no te preocupes, yo

Ana suspiró para luego mirar hacia todas partes como si buscara algo, entonces Andrew le asomó el brazo aleteándolo para que ella se despistara. Ahora tenía su puerta abierta, esperando que en él.

En 5 minutos llegaron a un lugar bonito, y como las demás veces que iba con Andrew, fueron recibidos de la mejor manera, aunque a veces le costaba adaptarse a que él era un niño rico.

sus comidas para luego quedarse a solas teniendo la mirada inquisitiva de Andrew encima de

que decirte algo… no sé si esto ayudará —las palabras de su amigo captaron su

se trata? —preguntó juntándose más a la

estuvo hablando con el rector, y le pedí que tuviera

¿Qué fue lo que te dije sobre ese asunto?, ni siquiera sé qué pasará con Xavier, no

—le asomó la palma para frenarla y tranquilizarla a la vez—. Sabes que solo yo sé de este asunto, y mi padre me informó que el rector no tenía alguna intensión de sacarte de la universidad… Papá solo dijo que necesitaba información de una amiga de una familiar, y el rector dijo: que no había

el ceño hacia su amigo no entendiendo las

le dijo mi nombre y apellido? —preguntó

—Sí…

—¿Cuándo lo llamó?

fue el viernes por

un momento un calor dentro de su cuerpo la hizo sentir extraña. Ella fue interrogada de una forma muy voraz aquel día, de hecho, se le advirtió que esta situación tendría sus consecuencias y que, por ser becada, estudiarían su caso. También dijeron que ella volvería a ser llamada y que estuviera preparada para cualquier cosa, porque podía perder su beca, incluso le exigirían abandonar

pasó la mano por su frente sintiendo una carga muy pesada en sus hombros. No podría con este desasosiego, necesitaba ver a Xavier lo más pronto

su amigo y pensó que quizás estuvieran ocultando información, ellos no iban a permitir que Xavier resultara afectado y más sabiendo que el rector, estaría de su lado, como las demás veces. Y ella esperaba que

Andrew, quizás las cosas no hayan sido muy

vez, Andrew no estuvo de acuerdo con

solo quiero que estés bien, mi consejo es que replantees tu vida de ahora en adelante… tu futuro es primero, y entiendo que… tienes una relación bastante complicada con ese tipo, pero… ¿Acaso ha aparecido en estos 5 días en que estás

se estremeció tanto que no pudo ocultar como sus labios

Encuéntrame novela Capítulo 44

En Encuéntrame Capítulo 44, el amor entre él y ella es hermoso y cálido. Me gusta mucho su personalidad sobria y decidida, a diferencia del conejito blanco colegiala de voluntad débil. Cuando está en peligro, sabe cómo protegerse. Cuando no sea reconocida por todos, usará sus acciones para demostrarlo todo. Por supuesto, una heroína de élite también se debía a que su presencia apoyaba el cielo para ella. Lee Encuéntrame Majo Capítulo 44 en readerexp.com