Matrimonio de primera romance Capítulo 354

Al inicio, cuando Yadira supo que Delfino encontró a una mujer y dejó a los médicos que le hicieran cirugías plásticas para que fuese parecida completamente a Rosa, Yadira estaba sorprendida y dudosa.

Luego se enteraba de que esa Rosa lo hizo voluntariamente, en su mente había múltiples pensamientos complejos y paradójicos.

Lo que se sentía raro e incómodo fue que encontraría a su hija de nuevo por el sacrificio de otra persona.

Todas las personas fueron iguales, pero cada individuo fue de egoísmo.

Viendo que Yadira estaba callada durante mucho tiempo, Rosa le consoló con una sonrisa, -Señora, no sientas que me debes algo. Todo lo he hecho por mi voluntad. Además estoy convencida de que lo que he hecho muestra el valor de mi vida. Si yo no hubiera sido salvada por Señor, había muerto temprano ya.

A pesar de que Yadira se encontraron con muchas dificultades al crecer, pero en comparación con Delfino, creía que todos los obstáculos suyos encontrados fueron meramente nimiedades.

Con la cabeza bajada, después de reflexionar un rato, le dijo, -Muchísimas gracias.

Meditando un momento, le advirtió a Rosa, -Aquel tipo Jaime es muy astuto. Al llevarte con él, ten cuidado.

***

Cuando el avión llegó a la isla pequeña, fue la madruga del día que habían quedado con Jaime.

Cuando Yadira y Delfino llegaron ahí, Jaime aún estaba ausente.

Después de que los subordinados de Delfino hicieron una búsqueda completa en esa isla, más allá de unos sirvientes, no encontraron nada.

Viendo el mar azul, Yadira le preguntó a Delfino preocupada, -¿Es posible que cambie de su idea bruscamente y no venga aquí?

Con ojos brillantes, Delfino le respondió, -No, le conozco bien.

Ellos dos podían llevarse bien durante muchos años, debido a que ellos tenían unas características similares.

Lo igual entre ellos fue que seguramente se trataba de ciertas personas y ciertos asuntos.

Para Jaime, Rosa absolutamente fue una persona particular.

Jaime creía que Perla fue parecida a Rosa, por eso amaba a Perla y le mimaba mucho.

Dado que podía tolerar todos los defectos de Perla, y ahora Delfino le preparó una mujer parecida a Rosa por completo.

Por eso fue seguro que Jaime vendría aquí.

Yadira, acompañando a Delfino, esperaba a Jaime ansiosa.

Ellos le esperaba desde la madrugada hasta el puesto del sol. Por fin, Jaime vino por la noche.

Jaime tomó un barco y llevó muchos subordinados.

Las dos partes se encontraron en el salón de un chalet.

Jaime había comprado esa isla pequeña y había construido un aeropuerto y varios chalets lujosos.

Los subordinados de Jaime estaban de pie a ambos lados, dejando un camino en el medio.

Jaime andaba lentamente. Su mirada cayó en Delfino y le dijo con voz suave como la pasada, -A causa del barco lento, vengo tarde. Lo siento que te deje esperarme.

La cara de Delfino estaba un poco seria y fría, -¿Dónde está mi hija?

Jaime aplaudió y una mujer de mediana edad se acercaba abrazando un bebé.

Yadira estaba de pie detrás de Delfino. Cuando vio a aquella mujer abrazando un bebé, no podía reprimirse de adelantar y llamar el nombre de Raquelita sin cesar.

Delfino le impidió con la cara tranquila. Mirando a Jaime le dijo, -¿Cómo juzgamos que ella es mi hija?

Jaime le dijo riendo, -Ja, siempre eres tan inteligente.

Después de hablarlo, otra mujer de mediana edad vino con otro bebé.

Yadira se puso muy sorprendida, de inmediato, escuchó que Jaime les dijo con voz desatenta, -Trata de adivinarlo. ¿Cuál es tu hija?

Al terminar de decirlo, el subordinado que estaba detrás de Jaime le pasó una pistola.

Comentarios

Los comentarios de los lectores sobre la novela: Matrimonio de primera