Esposa falsa de Simón romance Capítulo 417

-Sólo haz que recoja el teléfono y me lo devuelva. Entonces, deja que se vayan.- Xenia se acercó por detrás de Simón, susurrando.

Los ojos de Xenia se posaron en el rostro de Delfina. Los ojos de la chica estaban rojos, parecía que había sufrido una gran agresión. Obviamente era ella la que acababa de maldecir, también era la arrogante y dominante. Pero ahora, ¿por qué parecía que era ella la intimidada?

Pero no le importaba.

Xenia la miró y le dijo. -La culpa es mía por chocar con tu coche. Me he disculpado. También he hablado de la compensación. Esta señorita no dejas de molestarme agresivamente, y no querías para resolverlo. Cuando llamé a la policía, te apresuraste y me quitaste el teléfono. Esto es culpa tuya. Pero hemos llegado a este punto. No pido tanto y sólo tienes que recoger el teléfono y devolvérmelo.-

La disculpa no le importaba a Xenia, pero tenía que recogerlo por ella.

Xenia nunca hizo compromiso en este punto.

Habría sido un paso atrás. Pero Delfina seguía gritando con los ojos abiertos. -¿Por qué debo recoger el teléfono por ti? Has destrozado mi coche. ¿Y qué pasa si te echo la culpa? ¿Y qué si te tira el teléfono? ¿No puedes merecer soportar cuando has hecho algo mal?-

Hubo un momento de silencio.

Simón frunció el ceño, infelizmente dio un paso adelante.

Xenia extendió la mano y tiró de él hacia atrás. -Lo haré yo misma.-

-¿Tú?- Simón entrecerró los ojos, hablando repentina y peligrosamente. -Será mejor que dejes de contenerte sin decir una sola palabra. De lo contrario, me temo que podré destruir el Grupo Lain yo mismo.-

Xenia le miró con extrañeza. ¿Qué le pasó a este hombre? Era obvio que quería humillarla, ¿no? ¿Por qué seguía ayudándola ahora?

A pesar de que no había podido entenderlo, pero Xenia no se molestó en darle más vueltas. En cambio, se acercó frente a Benito y a Delfina.

-Porque no quieres coger el teléfono. Tampoco está dispuesta a disculparse. Entonces no seré responsable de lo bueno o malo del coche.-

Era la mayor concesión que había hecho. Ella misma recogerá el teléfono, pero el coste de mantenimiento de la parte trasera destrozada no pagaría ni un céntimo más.

-¡Tú!-

La cara de Delfina se puso enojada, y la empujó con fuerza. -¿Cómo puedes ser irresponsable?-

Su fuerza era tan fuerte que casi empujó a Xenia hacia abajo.

Justo cuando la multitud pensaba que iba a caer. En su lugar, una figura la sostenía.

Tomó a ella directamente en sus brazos. Miró a Benito y se rió fríamente. -Benito, hoy me acordaré. Te vas a morir..-

Terminó y no dio a nadie más la oportunidad de hablar. Directamente levantó a Xenia en horizontal.

Xenia gritó, -¡Bájame!-

-¡Rafael!- Gritó Simón con voz fría. Rafael, que se encontraba escondido entre la multitud como un invitado, reaccionó inmediatamente con una sacudida.

¡Jesús!

Sentía que se escondía muy bien. ¿Cómo era posible que aún se le descubriera?

-Ven y resvuelvelo.- La voz de Simón sonaba potente. Rafael se dio cuenta de que el señor Simón estaba enfadado, no se atrevió a seguir escondiendo entre la multitud.

-Señor Simón.-

En realidad, no llevaba mucho tiempo aquí. Además, no había podido ver la cara de Xenia desde el ángulo en el que estaba.

Sólo quería saber qué mujer había obsesionado a Simón últimamente.

Ahora, tras acercarse a Simón, Rafael por fin pudo ver bien a la persona que estaba en brazos de Simón. Sus ojos se abrieron con incredulidad.

-¿A qué esperas? Te lo dejo a ti.-

La fría voz de Simón hizo que Rafael volviera por fin a sus cabales. Asintió con la cabeza. -Sí. Me encargaré de ello, señor Simón.-

Simón se llevó a ella. No le importaba si Xenia estaba de acuerdo o no.

Xenia fue empujada a un coche. Cuando se agachó para abrocharle el cinturón de seguridad, ella reaccionó.

Estaba a punto de decir algo, pero Simón la miró. -Si quieres decir que vas a volver. Eso no va a suceder.-

Después de decir esto, cerró la puerta del coche con un golpe, luego fue al otro lado para conducir.

Xenia se quedó sin palabras.

Comentarios

Los comentarios de los lectores sobre la novela: Esposa falsa de Simón